Dios diga bien de ti

by Eduardo Martí

Gracias por volver a visitar mi blog! No olvides suscribirte al boletín para poder descargar gratis "20 Reflexiones para Incrementar tu Poder Personal y Liderazgo"


Hace unos días vi por televisión una entrevista al padre Luis Ugalde, Rector por muchos años de la prestigiosa Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela. Al finalizar el programa la moderadora le pidió al Jesuita que bendijera al país. Para mi sorpresa dijo algo que no esperaba.

Hasta ahora yo había entendido que bendecir a alguien sólo era desear que Dios lo protegiera.

Cuando una persona le da a otra la bendición de Dios, es un gesto de amor de la persona que bendice al bendecido. Cuando deseas y das la bendición de Dios, le estás pidiendo a Dios que lo cuide y que, aunque ande por “mal camino” Dios lo acompañe.

Buscando un poco por internet me encontré que “la bendición invoca el apoyo activo de Dios para el bienestar de la persona, habla del agradecimiento, confiere prosperidad y felicidad en la persona que recibe buenos deseos de nuestra parte”.

Esta es la visión más generalizada sobre la expresión “Dios te bendiga”.

Sin embargo, mientras escuchaba la bendición del padre Ugalde me di cuenta de la cantidad de veces que usamos frases vacías, y solemos decir cosas sin tener muy claro el sentido.

También pude ver lo limitado que estoy ante la diversidad de significados activos. Que Dios te proteja es una bendición pasiva. Significa que a pesar de ti y de tus actos, que aunque andes por malos caminos, Dios te cuide.

Pues resulta que hay una visión mucha más activa y es con la que me quiero quedar en consciencia.

La Palabra “Bendición” tiene 2 aspectos, que la encontramos en el Antiguo Testamento (BERAKAH en hebreo) y el Nuevo Testamento (EULOGEO en griego);

1) BERAKAH se traduce como: “Transferir el poder o favor de Dios”

2) EULOGEO: (elogiar) se traduce como: “Hablar bien de alguien”

En la interpretación del Nuevo Testamento BENDECIR tiene que ver con BIEN DECIR, así como “Maldecir” viene de “mal decir” o “hablar mal de alguien”, no sólo desearle mal.

¿Interesante no?

El padre Ugalde nos dio la Bendición diciendo “Dios hable bien de ti”. Nos decía por televisión, obra y actúa de tal manera que Dios esté orgulloso de ti y “hable bien de ti”.

Esta versión es más activa. Me dice que debo ganármela y no sólo recibirla porque otro simplemente me la entrega.

No sé que te dice a ti esto que descubrí y que ahora comparto contigo. A mí me ha marcado profundamente y me hace mas consciente y responsable.

Ahora cuando le doy la Bendición a mis hijos y seres queridos, no sólo quiero que el Señor los proteja, también es una invitación a comportarse y ganársela siguiendo sus preceptos.

Bendecir es “decir bien”.

Cuando en los salmos leemos: “Bendecid al Señor” es bien decir de sus atributos, virtudes y proezas. Es como por ejemplo decir: Tú, eres Excelso, Todopoderoso, nadie puede hacer las grandiosas obras que Tú haces, oh Señor!”… (etc.)

Cuando bendecimos a un hermano u otra persona, no es meramente decir: “Yo te bendigo” o “Que Dios te bendiga”! También quiere decir hablar bien de él (en público y en privado)… por ejemplo, cuando reconoces las virtudes de tus hijos, tales como “Hijo, eres tan cariñoso, esforzado, etc” le estás bendiciendo. Estás hablando bien (Bendiciendo). Pero, cada vez que le dices un sobrenombre, o eres un flojo, desordenado, eres un cochino nunca te bañas, etc. no le estás bendiciendo, sino maldiciendo.

Y siendo más extremo, el Señor nos insta a que bendigamos incluso a nuestros enemigos. Hablemos bien de ellos como una forma de superarnos a nosotros mismos.

Saliéndome un poco del tema, pero vinculándolo con el liderazgo personal, el principal atributo de un líder es su INTEGRIDAD para que sus colaboradores “digan bien de él”. Jugando con las ideas, el seguidor que valida a su Jefe y/o Líder de alguna manera lo está bendiciendo merecidamente.

Cierro este escrito con el deseo de haber abierto una nueva posibilidad en ti.

Para finalizar, quiero “echarte” la bendición. Que Dios te bendiga, es decir, que Dios Diga-Bien de ti. Que Él al mirarte esté orgulloso de tu actuar. Que sus otros hijos, tus hermanos, hablen bien de ti. Que tus colanboradores, compañeros, pares, hablen bien de ti.

No esperes pasivamente que Dios te proteja. También gánatela.

Ahora no es sólo una tradición ni una frase vacía, Dios te bendiga tiene un nuevo significado para mí, y espero que ahora para ti.

Un gran abrazo y espero por tu comentario más abajo. Recuerda que los contesto todos.

Eduardo Martí

Publicado el 27 noviembre 2012 en la categoría emocionalidad, Visión
Compártelo con otros o guardalo | 279 comentarios

{ 81 comments… read them below or add one }

rosie enero 31, 2014 a las 4:27 pm

De verdad me sirvió mucho tu comentario esta duda la habia tenido ya por tiempo gracias a Dios porque el dejó encontrar la respuesta a través de ti, Dios te bendiga. Feliz día

Responder

Eduardo Martí febrero 1, 2014 a las 10:50 am

Me sacaste una sonrisa Rosie. Gracias

Responder

Juan antonio Gómez Rivero octubre 23, 2013 a las 4:46 pm

Un solo comentario Padre de la filosofía de la vida, eminente Eduardo: DIOS LO BENDICE CADA DÍA. TAMBIÉN YO.
J.A.

Responder

Eduardo Martí noviembre 7, 2013 a las 6:49 am

jajaja AMEN y Gracias

Responder

Edwimar Mavares abril 21, 2013 a las 11:47 pm

Excelente reflexión, como cada una de las que haces y que siempre llegan al corazón! Sabes al hablar del liderazgo se proyectó en mi mente la imagen de mi antigua jefa, persona a quien admiro porque se que Dios me bendijo al colocarla en mi camino, hoy tengo la fortuna de agradecerlo, ya que entre sus enseñanzas aprendí a bendecir cada persona ( hablar bien de cada una) y a recibir bendiciones (que esas personas hablarán bien de mi). Una vez más agradecida por tus hermosas palabras, siempre enfáticas y muy objetivas!! Bendecida y agradecida con Dios por colocar en mi camino de vida personas como tu! Saludos

Responder

Eduardo Martí abril 24, 2013 a las 8:53 pm

Wuaooo Edwimar. Que afortunada eres y yo también al leerte. Gracias

Responder

Candy Morales abril 21, 2013 a las 8:24 pm

Escelente reflexión, me hace ver lo equivocada que he estado,
una de las palabras que mas detesto es maldecir, y sin saber la
he dicho una y otra vez haciendo comentarios negativos de los seres
que amo, espero poder bendcirlos a mi anchas de ahora en adelante
Muchas Gracias por compartir esto, Dios hable bien de ti Eduardo.

Responder

Eduardo Martí abril 24, 2013 a las 8:53 pm

Amén Candy.

Responder

selene abril 19, 2013 a las 6:07 pm

yo no soy lider pero soy una colaboradora con ganas de superarme y ser un lider en la empresa, mi es una persona vacia, sin sentimiento a él le importa solo ganar, sin importarle sus empleados, me llamo mucha la atencion este articulo mas en el parrafo donde nos menciona que el principal atributo de un lider es su INTEGRIDAD para que sus colaboradores digan bien de él, lo bendigan. En el caso de la empresa donde laboro es pequeña y me he dado cuenta que no hay un solo empleado que hable bien de el jefe, hablan a sus espaldan y solo cosas negativas de él.

Responder

Eduardo Martí abril 21, 2013 a las 8:38 am

Selene, esa persona hace lo mejor que puede con lo que tiene y sabe. Y también está allí para mostrarte y mostrarle a los demás lo que tienen que hacer distinto. No hay que ser tan severo con quien también nos enseña. Recuerda que tu jefe está lleno de miedo por las exigencias que tiene y sabe que no está cómodo con sus resultados. Aprende tu Selene, eso es algo que si puedes hacer. Un Abrazo

Responder

Juan abril 13, 2013 a las 10:13 am

Gracias por compartir tus conocimientos que Dios realmente te bendiga y te de sabidurìa para que la disfrutes y la disfruten los demàs.

Responder

Eduardo Martí abril 13, 2013 a las 8:39 pm

Lo aprecio mucho Juan. Saludos

Responder

Huberd Ccapa abril 10, 2013 a las 5:39 pm

Muy interesante Eduardo, pues muchas veces decimos las cosas sin saber su significado. Este articulo insita a pasar de espectadores a protagonistas y actuar sabiendo que hay un Dios que hablará por nosotros y no solamente eso, sino crees en él hay algo que está dentro de nosotros que nos juzgará y se llama conciencia. Un abrazo desde Perú.

Responder

Eduardo Martí abril 13, 2013 a las 8:42 pm

Captaste muy bien el mensaje Huberd. Saludos desde Venezuela

Responder

Carlos Gutiérrez Navas marzo 21, 2013 a las 1:23 pm

Eduardo: Gracias por compartir esto con quienes te seguimos. Esto prueba una vez más que hoy es la gente como tu y los jesuitas, la que hace la diferencia, por su calidad humana y profesional, siendo lo primero la espiritualidad. Soy uno que suelo usar ese deseo con quienes comparto. Ahora ya lo desearé con mayor fe. Que Dios te bendiga, Eduardo. Un abrazo!

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:41 pm

Gracias Carlos por tus palabras y sobre todo por tomarte el tiempo de compartirlas. Un abrazo

Responder

israel guerrero marzo 11, 2013 a las 10:10 am

Buenos días sr Eduardo, siempre he tomado lo activo de usted. Hablando siempre de su sentido ético, has sido para mí una herramienta de impulso para mis colaboradores y familiares; tomo tu experiencia y anécdotas para ir poco a poco construyendo la excelencia. Doy gracias a ti, porque con eso he ganado que hablen bien de mí. Gracias, saludos desde Trujillo

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 2:49 pm

Me alegras con tu escrito Israel. Todo tiene sentido en ti. Un abrazo

Responder

Ariadna Gutierrez Martinez marzo 10, 2013 a las 7:16 pm

El hablar bien de ti como líder

Muy buen análisis de la palabra “Dios te bendiga”, pues muchas personas suelen usarla para desearse entre sí las mejores bienaventuranzas. El hecho de darle la bendición a otra persona, desde la perspectiva en la que la describe, hace también un énfasis en la acción de ganarse la “bendición” es decir, ¿De qué manera un cristiano se puede ganar la bendición “el bien decir de este mismo”? ¿Los subordinados que esperan de un líder? Desde mi muy particular punto de vista, todo está en la palabra de Dios, pues esta indica que todas las cosas que debemos hacer deben de ser para bien, de lo contrario cualquier acción que una persona haga para mal esta no será por parte de Dios ni agradable a Él mismo. Así mismo, esta es una manera en la cual automáticamente la misma gente hablará bien de ti y podrán hacer un buen juicio hacia tu persona, en este caso como líder por parte de tus subordinados. El que estos emitan un buen juicio tuyo aumentara la confianza, motivación e inclusive la propia producción y de esta manera así mismo estarás ganándote tu propia bendición.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 2:46 pm

Nada que agregar Ariadna. Comparto tus ideas. Me alegra que las hayas escrito.

Responder

freddy alexander febrero 20, 2013 a las 6:48 am

hola eduardo.
siempre he escuchado decir dios te bendiga. no lo habia visto desde el punto de vista que expones. me parece excelente tu explicacion. y compartire tus ideas con los mios.
siempre que necesito reconfortarme personalmente, busco tus articulos. son muy interesantes. se necesitan millones de personas como tu.

Responder

Eduardo Martí febrero 21, 2013 a las 9:38 pm

Que bueno Freddy… me alegras.

Responder

Marianela Malpica enero 30, 2013 a las 7:46 pm

Hola Eduardo! Excelente reflexión! Nunca vi la expresión “Dios te bendiga” desde la perspectiva que tu la presentas y de verdad Dios se vale de personas, como tu, para movernos y cuestionarnos. Gracias por compartirla. Dios te bendiga!

Responder

Eduardo Martí febrero 1, 2013 a las 8:03 am

Amén Marianela. Gracias a ti por compartir este espacio conmigo.

Responder

david alfonso enero 27, 2013 a las 8:29 pm

Hola Eduardo leerte siempre es reconfortante pero lo mejor de todo es que siempre haces que cuestione cosas en mi vida que no están tan bien y me ayudas a tomar conciencia de lo que debo cambiar; por eso estoy seguro que Dios habla bien de ti. Pero mi pregunta es la siguiente: y cuando mis pares y hasta subalternos hablan bien de mi y de alguna manera me bedicen con su palabras, pero yo en lo profundo de mi corazón se que Dios no puede hablar bien de mi por que no estoy siendo del todo sincero con mis compañeros ni con mi familia tambien debo cambiar? asi ser sincero destruya a muchas personas que me rodean?

Responder

Eduardo Martí enero 28, 2013 a las 12:11 am

David, lo qu dices es interesante de reflexionar y aprecio tu verdad. Solo quiero decirte que debo tomarme en cuenta y también ser cuidadoso y considerado con los demás. Al final de cuentas, cuando te miras en el espejo debes estar en Paz. Un abrazo

Responder

Rosalva enero 21, 2013 a las 5:32 pm

Hola Eduardo, gracias por compartir tu sabiduria y experiencia, me gustan mucho tus articulos y me han ayudado mucho tambien en la vida diaria con todas las personas con quienes me relaciono, te mando un abrazo y que DIOS TE BENDIGA, y ahora te lo digo con consciencia de lo que significa
Saludos Rosalva

Responder

Eduardo Martí enero 21, 2013 a las 9:12 pm

Me alegras a leerte Rosalva. Que bueno que estás de ese lado dándome ánimo. Te mando un abrazo

Responder

julio hernandez enero 18, 2013 a las 10:37 am

Eduardo adradezco el que dios te utilice como instrumento para trasmitir todos estos mensajes, que no hacen sino, mejorar la actitud frete a la vida, y que ojala todos tuvieramos la oportunidad de recibir estos mensajes.
yo particularmente, un dia de viaje escuche un programa de radio y en una tarjeta telefonica anote el nombre de tu block, y el dia de hoy revisando la encontre y por curiosidad estoy viendo la informacion y todo me a parecido interesante.
Respecto a la palabra bendicion, yo la utilizo con frecuencia, casi sin sentirla, pero tus investigaciones le han dado un renovad significado, mas profundo, cercano, y donde el que recibe la bendicion, tambien recibe un llamado, a hacer mejor, gracias por compartir con nosotros todo esto

Responder

Eduardo Martí enero 19, 2013 a las 9:27 am

Que bueno lo que me cuentas Julio… anotar el blog en algo tan provisional y luego entrar, leer y comentar. Espero que mantengamos el contacto y que Dios siga usándome para transmitir ideas que nos impulsen también a ganarnos su Bendición. Un abrazo Julio

Responder

Jennifer Hernandez enero 11, 2013 a las 11:19 pm

Que increíble Eduardo…!!!! Que increíble el modo automatico en que vamos por la vida, sin detenernos a analizar lo que decimos. También me sorprendió bastante el análisis que hiciste de la expresión “Dios te bendiga”, es como decirle a alguien Portate bien o cuida de tus actos, al mismo tiempo que se le pide a Dios que la proteja y la cuide. Es una hermosa expresión que nos recuerda nuestra responsabilidad en la vida. Aun no salgo de mi asombro…… siento mas compromiso a trabajar este año que comienza para sentir que cada día Dios y las personas que me rodean me bendicen.

MIL GRACIAS Eduardo por compartirlo, por este regalote de inicio de año.

Dios te bendiga..!!!

Responder

Eduardo Martí enero 13, 2013 a las 6:43 am

La efusividad de tu escrito no deja de mostrarme tu sorpresa y emoción. Con ello me emocionas a mi también. Te mando un abrazo Jennifer

Responder

Esperanza enero 5, 2013 a las 11:21 pm

” Que DIOS hable bien de TI”,excelente reflexión.. he quedado estúpida y agradecida por ampliar mis conocimientos pero ante todo por confirmar una vez mas, que DIOS siempre hará su parte y el resto me corresponde a Mí,que solo su bendición no basta sino el propósito de hacer que esa bendición se haga realidad con mi esfuerzo y ante todo para agradarle a El y la satisfacción propias de haber hecho lo que tenia que hacer, para luego ser luz en los demás y el entorno en que vivo.
Un abrazo en este 2013, muchas pero muchas bendiciones para que DIOS hable bien de Ti por colocar este granito de arena con tus reflexiones para una sociedad desesperanzadora.

Responder

Eduardo Martí enero 6, 2013 a las 10:10 am

Que bueno Esperanza por lo que compartes. Creo que se produjo en ti lo que quería lograr con mi escrito. Tu comentario así me lo demuestra. Ojalá se mantenga encendido en el tiempo. Saludos

Responder

marcela enero 2, 2013 a las 4:47 pm

Dios le bendiga y continue dandole sabiduria….1abrazo

Responder

Eduardo Martí enero 3, 2013 a las 8:45 am

Amén Marcela Igual para ti

Responder

Felix enero 8, 2013 a las 8:11 pm

Muy buena definicion Sr:Marti,a partir de hoy tengo un tema que hablar con mi equipo,ademas de interiorizar herrores que sin querer cometemos,ya que desarrollo una Red de Mercadeo y el conocimiento sobre liderazgo es fundamental,MUCHAS GRACIAS,por los email y espero conocerlo un dia;que Dios este orgulloso de Ud.

Responder

Eduardo Martí enero 9, 2013 a las 8:05 am

Gracias Felix Yo espero que también nos conozcamos Lo virtual es buenísimo pero mejor lo presencial 🙂 Saludos

Responder

Carmelo enero 2, 2013 a las 3:18 pm

Me parece muy acertado tu comentario, pues muchas veces decimos palabras solo por decirlas, y cuando damos una bendicion con toda la intencion que ello implica estamos cumpliendo el verdadero mandamiento de dios, desear el bien atro indistintamente si es o no amigo. Te felicito pues por tu valiosa interpretacion y a la vez es bueno asi como este tipo de busqueda del verdadero significado de las palabras sagradas, todos tomaramos el interes verdadero de buscar el camino de Dios, que esta expresado en la santa Biblia. Amen. Dios te bendiga a ti y a todos los lectores de tu articulo.

Responder

Eduardo Martí enero 3, 2013 a las 8:56 am

Amén. Que bueno que tu estás aquí para leerlos. Hagamos conciencia mayor de lo que hacemos y decimos. Un abrazo

Responder

Johnny Cuevas enero 2, 2013 a las 11:09 am

Excelente articulo, me gusto mucho y la reflexión que hace es muy acertada.

Para ti y tu familia muchas felicidades en este 2013.

Responder

Eduardo Martí enero 2, 2013 a las 9:33 pm

Gracias Johnny… igualmente

Responder

Martha Yaneth Acosta diciembre 30, 2012 a las 5:34 pm

HOLA EDUARDO , ESPERO QUE ESTÉS MUY BIEN DE SALUD.
PRIMERO QUE TODO QUIERO DECIRTE QUE LAS PERSONAS QUE UTILIZAMOS “DIOS TE BENDIGA” SOMOS PERSONAS QUE SABEMOS CUAN GRANDE Y PODEROSO ES DIOS Y SABEMOS TAMBIÉN QUE DIOS NOS DA PODER PARA HACERLO, DESEARLO Y SENTIRLO POR QUE CONSTANTEMENTE LO TENEMOS CON NOSOTROS.
BENDECIR A NUESTROS HIJOS Y PERSONAS QUE QUEREMOS REALMENTE ES PROTEGERLOS DE TODO MAL Y PELIGRO QUE HAY EN SOCIEDAD. ESPERO QUE ESTA REFLEXIÓN NOS AYUDE A ENRIQUECERNOS CADA DÍA MAS.
EDUARDO QUE DIOS TE SIGA BENDICIENDO GRANDEMENTE Y GRACIAS POR COMPARTIR ESOS MENSAJES. QUE TENGAS !!!UN FELIZ AÑO!!!!.

Responder

Eduardo Martí diciembre 30, 2012 a las 6:05 pm

Amén Martha. Lo mejor para ti también

Responder

jeannett villalobos diciembre 30, 2012 a las 4:59 pm

Me encanto! Dios le Bendiga!

Responder

Eduardo Martí diciembre 30, 2012 a las 6:04 pm

Amén Jeannett. Un abrazo

Responder

laydi diciembre 30, 2012 a las 1:31 pm

Agradezco desde el corazon las bendiciones de cada dia. bendecida por el Señor

Responder

Oralia Barrera diciembre 30, 2012 a las 1:15 pm

Me encanta su reflexión, edifica mi alma, DIOS LO BENDIGA, y lo siga inspirando para compartir los dones que Dios le ha dado, y me haga ser una mejor persona para Dios, para Mi y para el mundo, Gracias.

Responder

Eduardo Martí diciembre 30, 2012 a las 6:02 pm

Gracias a ti Oralia. Un abrazo

Responder

misael diciembre 28, 2012 a las 11:42 am

buenísimo, gracias por compartirlo.

Responder

Eduardo Martí diciembre 29, 2012 a las 8:33 am

jajaja.. de nada

Responder

Leopoldo Romero diciembre 20, 2012 a las 11:01 am

Algunas personas acompañan a la Bendición con la expresión ¨Dios me lo ampare y me lo favorezca¨, que está más en relación con el sentido de protección que el activo que nos entregan el Padre Ugalde y tu.
Esta es una invitación a hacernos cargo y parte de lo que nos pasa, que estamos contínuamente afectando lo que ocurre a nuestro alrededor y esto demanda reconocernos, cuando menos, corresponsables de la situación en la que estamos.
Gracias Eduardo, un gran abrazo y que Dios te Bendiga

Responder

Eduardo Martí diciembre 21, 2012 a las 10:20 am

Mi querido y apreciado Leopoldo… esa es la idea del escrito. Y, estimo que con el recorrido que hemos emprendido juntos últimamente, Dios estará “diciendo bien” de nosotros. Lo que yo si puedo decir, es que me honra estar cerca de ti por la persona que ERES en totalidad. Siento que debes estar colmado de bendiciones. Feliz Navidad amigo mio.

Responder

ALFREDO CUCHO GUEVARA diciembre 19, 2012 a las 4:20 pm

El bendecir, hablar bien, no sólo de palabra, sino lo valioso que sólo la conciencia refleja, es porque la hemos puruficado primero, y sale como expresión sincera del alma purificada por Dios. El hablar bien del prójimo, nos hace libres, nos purifica, nos limpia para ser más humanos y nos aproxima al Hacedor del Universo. El único que bendice es ÉL.

Responder

Eduardo Martí diciembre 21, 2012 a las 10:16 am

Obrar con acciones y palabras con el prójimo hará que Dios nos Bendiga… Sólo que no creo que el “único” que puede hacerlo es Él. Cada uno de nosotros puede desear que Dios lo haga, y también podemos hacerlo nosotros al “decir bien” de los demás. Una nueva y diferente forma de bendecir. Saludos Alfredo

Responder

José diciembre 13, 2012 a las 12:13 pm

Excelente… Es bueno contar con personas que nos recuerdan lo importante que puede ser un simple detalle como decir “Dios Te Bendiga”.

“Dios te Bendiga” también tiene otro significado, el cual es dar la bendición que Dios nos ha dado a otras personas. Cuando pronunciamos “Dios hable bien de Ti” o “Dios Te Bendiga”, estamos siendo también intercesores de Ti ante Dios, cosa que a Él le agrada. Pero para poder dar bendición o interceder necesitamos primero que “Dios hable bien de Nosotros”. La clave de todo es tratar al máximo de ser semejante a su hijo amado “Jesús”, la cual es la única formad de recibir las bendiciones y dar bendiciones. Así Dios hablará bien de “Mi” y bien de “Ti”, el pronunciar “Dios Te Bendiga”.

“Dios Te Bendiga Siempre”
Te felicito Sr. Eduardo por tus enseñanzas, excelente trabajo.
Desde Maracaibo.

Responder

Eduardo Martí diciembre 14, 2012 a las 6:10 am

Que bueno José. Agradezco que te tomaras el tiempo para compartir tu reflexión. Saludos

Responder

Salvatore Pacheco diciembre 19, 2012 a las 1:26 pm

Eduardo, felicidades he estado siguiendote, es interesante como el liderazgo y el discernimiento segùn la biblia, se traduce en compartir la palabra, tal como lo estas haciendo..ya que como dice la palabra es verdad y esta nos harà libre, y compartida para ser mejores personas es mejor…nuevamente te felicito y recibe bendiciones!

Responder

Eduardo Martí diciembre 21, 2012 a las 10:13 am

Que bueno Salvatore. Me honra que estés pendiente de mis escritos. Hago lo que está a mi alcance y un poco más… creo en el poder de la palabra y me atrevo a usarla. Gracias a ti por usarla también conmigo al dejar tu comentario alentado. Un abrazo

Responder

Noemi Medina diciembre 13, 2012 a las 10:28 am

Dios te bendiga , que Dios hable bien de usted y de mi :=))))

Responder

Noemi Medina diciembre 13, 2012 a las 10:29 am

Bendiciones a usted y los suyos.

Responder

Eduardo Martí diciembre 14, 2012 a las 6:11 am

Amén Noemi

Responder

Eduardo Martí diciembre 14, 2012 a las 6:12 am

Amén… ya sabemos que tenemos también que ganárnoslo. Saludos Noemi

Responder

felicidad diciembre 10, 2012 a las 5:39 pm

que lindo tu mensaje QUE DIOS TE BENDIGA A TI Y A TODA TU FAMILIA
te cuento que me leo todas tus publicaciones y reviso con mucha atención todos los correos que me envías
MIL BENDICIONES Y GRACIAS ERES UN LINDO …………..

CON CARIÑO FELY DE COLOMBIA

Responder

Eduardo Martí diciembre 14, 2012 a las 6:17 am

Gracias Felicidad. Me anima saber que estás de ese lado pendiente de lo que escribo. Te tendré en mi mente al momento de hacerlo. Cariños

Responder

Ana Romano diciembre 6, 2012 a las 7:34 pm

Eduardo, cuando leí este Dios diga bien de ti… simplemente me encantó, aunque lo más importante que veo en esto, y sin restarle valor al tema, es lo maravilloso del modelaje que haces, mostrándonos la capacidad de vivir como estúpidos, asombrándonos de las cosas más simples, que muchas veces vemos, escuchamos y hacemos en automático. Ese detalle de ver el contenido de una frase y una “bien decir” más allá de lo que expresamos literalmente en ella. Ya en esta interacción, no puedo evitar muchas veces hacer lo mismo, escuchar en silencio lo que se expresa más allá de lo dicho. Gracias por regalarme esa chispa que me permite asombrarme de muchas cosas!! Dios diga siempre bien de ti!

Responder

Eduardo Martí diciembre 9, 2012 a las 6:15 am

Que decir ante lo que escribes? Aprecio que lo hagas, que te compartas, que valores mi modelaje. Yo me reto y desafío constantemente. Escribir es hacerme público. Es obvio que me expongo a la critica y al aprecio. Cuando te leo sigo animándome. Te mando un abrazo Ana María

Responder

Walter diciembre 6, 2012 a las 6:52 pm

-Es cierto, uno utiliza palabras o frases en la vida cotidiana y muchas veces no le da importancia al verdadero significado de ella, me parece exelente su aporte señor Eduardo Martí…gracias por compartir el conocimiento, que ¡Dios hable bien de usted!

Responder

Eduardo Martí diciembre 6, 2012 a las 6:57 pm

Así es Walter. Amén. Hasta pronto

Responder

Adrian Ortgioza diciembre 6, 2012 a las 9:08 am

Gracias, ¡que Dios hable bien de ti! ¿Sabes que tienes que hacer para que dios hable bien de ti y de tus hijos? y si crees que lo sabes ¿estas seguro de estar en lo correcto? si te interesa yo te puedo explicar, es un tema muy interesante y no te quitaría mucho tiempo… y Dios hablaría bien de ti y de tus hijos.

Espero que contestes mi mensaje ya sea con un si o con un no.

Tito 3:5 El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo

Responder

Eduardo Martí diciembre 6, 2012 a las 6:59 pm

Creo estar en el camino correcto Adrian… eso no invalida leer tu propuesta. Saludos

Responder

jordy boscan diciembre 5, 2012 a las 12:13 am

dios te bendiga Eduardo maravillosa interpretación del regalo que que te da alguien al bendecirte gracias al compartir tus pensamientos y refecciones de alguna manera nos bendices a todas de verdad mil gracias

Responder

Eduardo Martí diciembre 6, 2012 a las 6:59 pm

Que bueno que te gustó Jordy. Gracias por tu comentario

Responder

Walter Fausto diciembre 4, 2012 a las 8:15 pm

Excelente articulo, a veces por las prisas que llevamos no nos detenemos a a analizar el significado de las palabras.
Termino con lo que aprendi hoy “Dios hable bien de ti”

Responder

Eduardo Martí diciembre 6, 2012 a las 7:00 pm

Amén Walter

Responder

Elizabeth diciembre 4, 2012 a las 11:43 am

Extraordinario Eduardo.

Quiero pillarme constantemente para que dios y todas las personas que entren en contacto conmigo “hablen bien de mí”. Ufff gran tarea. Pero sobre todo para que YO MISMA diga bien de mi. Y desde allí dios seguro dirá bien de mi.

Responder

Eduardo Martí diciembre 6, 2012 a las 7:01 pm

Completamente de acuerdo Eli. Me encanta tu punto y, desde donde yo te conozco, yo hablo bien de ti. Te quiero mucho

Responder

Ydenna diciembre 3, 2012 a las 8:34 am

Excelente!!! muy interesante… Felicidades por lo que escribes y haces… que Dios lo Bendiga 🙂

Responder

Eduardo Martí diciembre 3, 2012 a las 8:53 pm

Amén

Responder

L. Soraya diciembre 2, 2012 a las 8:55 pm

Sr Eduardo ¡ ¡ ¡ Gracias ! ! ! Muchas gracias por esa reflexion. Ahora comprendo mejor el “DIOS TE BENDIGA” Lo voy a compartir.
Que Dios le bendiga, le guarde a usted y familia.

Responder

Eduardo Martí diciembre 3, 2012 a las 7:29 am

Me alegra Soraya

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: