Yo era un Bruto Emocional

by Eduardo Martí


 

Un libro que valoro mucho es el titulado “Inteligencia Emocional” escrito por Daniel Goleman y que llegó a mis manos en 1996. Este es uno de los 14 libros que elegí llevar conmigo como parte de mi equipaje cuando salí a vivir en el exterior. Fue un libro que causó gran impacto en su lanzamiento porque vino a darle fundamento serio a un tema que muchos sabíamos que existía pero que no podíamos sostener sobre todo en el mundo gerencial.

Recuerdo muy bien cuando lo ví por primera vez en la vitrina de una importante librería en Caracas. Fue notorio al encontrarlo ya que había una pareja de personas mayores al lado mío haciendo comentarios sobre el libro. Recuerdo que la señora le decía: “ése es el libro que tú deberías leer”, y seguidamente señor respondió: “yo no, tú”. Obviamente ambos debían más que leerlo.

Recuerdo que lo compré un día viernes por la mañana y esa misma tarde me fui con la familia a nuestro apartamento de playa a pasar el fin de semana. Le iba a dedicar esos dos días a tan esperado libro. Ya mi familia sabía de mis intenciones y me dejaron tranquilo, ellos se fueron a la playa y a la piscina dejándome cómodamente instalado en el apartamento, con el aire acondicionado a buena temperatura, con esa linda vista de fondo sobre el mar, mi buena butaca y con la música de ambiente, todo listo para instalarme a leer. Obviamente tenía un buen escocés en las rocas ya servido. Yo me decía, éste va a ser mi fin de semana especial.

Una vez que estuvo todo dispuesto, llega el momento más esperado y me preparo para leer, abro el libro en su primera página y había una cita de Aristóteles. Permítanme hacer aquí la coletilla que, Aristóteles es un personaje de hace más de 2500 años, 500 a.C. Es decir, no es de ayer, ni del año pasado, ni del antepasado, son 2500 años atrás en la historia de la humanidad. Y esta cita decía: “Cualquiera puede ponerse furioso… éso es muy fácil, pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta… éso ya no es tan fácil.”

Después de leerlo como tres veces seguidas, cerré de inmediato el libro. Comencé a pensar sobre mi y cuando me pongo furioso, ¿Cómo me pongo? ¿Me pongo furioso por el motivo correcto, en la intensidad correcta? ¿Le doy demasiada o poca importancia?. Es más, ¿Cuántas veces pago con mi esposa una rabia, cuando tendría que haberlo hecho con otro?. Y mis rabias ¿las canalizo un mes después, que es cuando exploto, porque no lo hice en su momento correcto?

Pues déjenme contarles que no volví a abrir el libro ese fin de semana, sólo leí esas tres líneas varias veces. Aquello me causó tal conmoción que no pude avanzar de allí. La música continuaba, el trago se renovó, y yo seguía rumiando en ¿cómo soy cuando me enfurezco?. Le comenté a la familia lo que estaba reflexionando, les pedí sus opiniones. A partir de allí, cada vez que algo me enfurece, procuro hacer una pausa y reviso ¿cómo lo estoy haciendo esta vez? Cada vez que hay un motivo para que me ponga furioso, reviso cuál es la intensidad que debo darle, en qué momento y quién es la persona con quien corresponde canalizar esta emoción.

Debo confesarte que me descubrí siendo dominado muchísimas veces por la bestia que habita en mi y que cada vez que salía causaba desastres. No tengo dudas que por muchos momentos me comporté con una brutalidad emocional de la que siempre me avergoncé. Tanto, que creía que lo mejor era tratar de no molestarme por nada… y también estaba equivocado.

¡Es verdad! Cualquiera puede ponerse furioso, a todos nos resulta fácil ponernos furiosos. Pero ponernos furiosos con la persona correcta, por el motivo correcto, en la intensidad correcta, en el momento correcto, eso ya no es tan fácil. Cómo ya te comenté, muchas veces me atrapé siendo un carente de esa inteligencia, en pocas palabras, era un bruto emocional por lo torpe que reaccionaba ante algunas circunstancias.

Gracias a esa cita de Aristóteles y las posteriores lecturas y reflexiones puedo concluir que se requiere un cierto grado de conexión espiritual y compromiso de superación personal, para hacer el justo uso de tu derecho a ponerte furioso. El asunto no es dejar de molestarte, el tema es aprender a hacerlo. Ese es uno de los rasgos de las personas INTELIGENTES EMOCIONALMENTE.

No renuncies a tu derecho de ponerte furioso, pero hazlo bien.

Afortunadamente los Gerentes de hoy cuentan con todos los elementos para elevar sus competencias emocionales y así poder liderar a la gente talentosa que merece respeto y buen trato. Ya hoy un trabajador consciente de su dignidad no le permitirá a ningún jefe un tratamiento despótico. Esos jefes “mal humorados” y gritones están en vías de extinción.

Cierro con estas ideas de Alain Gauthier que tomé de otro excelente libro “La Quinta Disciplina” escrito por Peter Senge. Guatier dice: “El líder tiene la responsabilidad de buscar el dominio personal, no sólo por su bien, sino por el bien de los demás integrantes de la organización. Si el líder no posee un grado de autoconocimiento y autocomprensión, existe el riesgo que utilice la organización para encauzar sus propias neurosis. Ello puede surtir una influencia tremenda en los demás”.

El dominio emocional es y será uno de los elementos más importantes de los que tendrá que ocuparse el Ser Humano para seguir en su evolución. Ya el reconocimiento que recibe de ser una inteligencia, nos desafía a ser inteligentes, ya no sólo intelectualmente, sino emocionalmente.

Si te estás haciendo la pregunta de qué hacer para elevar tu nivel de respuesta emocional, simplemente te diría hacer una cosa por ahora: Observa como te pones furioso, eso hice yo. Pregúntate si lo hiciste bien o tu reacción fue desmedida. Sigue los elementos que plantea Aristóteles: persona, momento, motivo, intensidad y forma. Pregúntate si lo hubieses podido hacer mejor. De qué estarás pendiente la próxima vez. También pide apoyo. Pregúntale a los demás. Pide información. Pero no abandones, insiste, que por allí es la cosa.

Espero por tus comentarios.

¿Cómo eres cuando te pones furioso? ¿Dominas tu ira o ella te domina a ti?

En tu mundo laboral, ¿qué importancia se le está dando a la inteligencia emocional? ¿Sientes que ha habido algún progreso? Tú crees que si hicieras un mejor uso de tus emociones, ¿hubieras llegado más lejos?.

No importan estas preguntas, lo que importa es tu comentario.

{ 23 comments… read them below or add one }

Ana del Valle Inciarte villasmil Marzo 15, 2014 a las 5:44 pm

Buenas tardes, ayer escuché la entrevista que Eduardo Rodríguez les hiciera a usted y a Roossana Gómez. Confieso que hace mucho que me enfurezco con suma facilidad y al estar consciente he realizado algunas actividades para controlar esta emoción. Escuché lo de canalizar la emoción, realmente quiero mejorar pues suelo dañar a quienes mas amo y eso no me parece justo. Quisiera aprender estrategias que me ayuden en este aspecto.

Los felicito por su programa

Responder

Eduardo Martí Marzo 20, 2014 a las 2:05 pm

Gracias Ana por escribir.
Sabes, desde que escribes lo que escribes puedo ver que estas mejor que antes o de lo que tu crees. Ya hay un cierto nivel de consciencia en ti. Ahora sigue buscando. Las preguntas ya están hechas. Saludos

Responder

killoquin Junio 22, 2013 a las 3:03 pm

En los negocios a veces son frios.. es cierto, pero emocionalmente si nos cuesta creo que a todos trabajar nuestras emociones, ¿porque? es simple porque seguramente a mas de uno, si esta en una oficina habra escuchado a su jefe, “quiero que me tengas este trabajo para mañana”, y cual es la reaccion que tienes en ese momento… Quizas te enojes, quizas creas que no puedes permitir que te impongan…. Ser un emocional consciente a veces nos cuesta…Pero como escuche una vez en una conferencia, tenemos que crearnos el personaje…. El personaje de trabajador, el personaje de estar en casa con tu pareja, tu mujer… Ese personaje que cada dia se levanta con humor y con el pie derecho, para lograr el sueño que uno mismo desea para seguir en esta sociedad un poco extraña…Con complementos como el trafico, la inseguridad en algunos paises… Entre otras cosas…Pruebas o quizas retos que nos pone la vida para seguir creciendo en armonia pero sobre todo aprendiendo a creer en nosotros mismos y crear empatia con los demas

Responder

Eduardo Martí Junio 24, 2013 a las 11:44 pm

No estoy tan seguro que debamos crear nuestro personaje. entiendo que es como una practica engañosa de no aceptar quien soy. Al menos eso entendí. Nunca habrá un mejor personaje que yo mismo. Saludos Killoquin

Responder

Elio Julio 30, 2012 a las 10:05 am

Todo tiene su momento, hay momentos de alegría, tranqulidad,meditacion, introspección,etc y arranques emocionales cargados de manifestación negativa en la mente, alma y cuerpo “un trino” perjudicial a la estabilidad personal y tambien ionterpersonal; si no hay aservitividad con uno mismo y no estas entrenado menos lo será frente a otros ; este proceso de autopercepción y y cremiento es una constante en el tiempo y espacio y de reconimientos de los límites que tenemos en el día a día.

Responder

Esthela Fernandez Abril 27, 2012 a las 10:38 pm

Muchisimas gracias Eduardo !!!. Wow que enseñanza!!!.. Aprendi muchisimo, siempre me sentia culpable por no controlar mi ira!!!. Porque no lo canalizaba con la persona adecuada!!!… Quien me llenaba de ese sentimiento!!!.. Lastimaba a quien no lo merecia!!!.. Pero tambien aprendi a valorar muchisimo mas a este ser pequeño que con su ternura siempre entendio y nunca me reprocho!!! Mi amada hija…. Gracias porque ahora entiendo y valoro muchisimo mas porque mi hija formo un caracter fuerte y dulce a la vez!!!. Son lecciones que nos deja no solo para ser buenis lideres , tambien buenos ser humanos millon de gracias por este gran aporte!!!!

Responder

Eduardo Martí Abril 29, 2012 a las 8:16 am

jajajaja puedo sentir tu euforia al escribir. Que bueno que encontraste utilidad. Ahora te toca estar consciente y “pillarte” como te manejas al enfrentar nuevos momentos de ira. Mis cariños para ti Esthela

Responder

irma Enero 19, 2012 a las 11:21 pm

es verdad y me identifico contigo ,las personas tenemos mucho afan de conocimientos,queremos competir con los demas,los atropellamos,cuantos seres humanos prepotentes y odiosos creen que el tener los hace mejores,pero vamos amirar su comportamiento personal,su interactuar con su medio,en su hogar con sus hijos,con ellos m ismos,son seres llenos de soledad,que no saben manejar su vida.conoci un hombre muy inteligente,cientifico,te habla de lo que quieras,es educador,pero su vida personal es un desastre,separado,mal padre etc,le dije,tu no sabes ni conoces de la inteligencia emocional,por ende no la sabes manejar,cuando le hable de esto lloro´,me dijo que tenia razon,hablamos horas,y comprendio que para ser felices debemos aprender a mirar la vida con ojos de inteligencia,que debbemos educar hijos de caracter y no de aplauso.eduardo lo que pasa es que en esta sociedad hay muchos niños huerfanos con padres vivos,padres que no conocen a sus hijos,no les dedican tiempo,por ello vemos tantos adultos hoy en dia que no saben para donde van,mucha neurosis,.

Responder

Eduardo Martí Enero 21, 2012 a las 4:16 am

Coincido contigo Irma en la cantidad de niños huérfanos de padres vivos. Es carencia se manifiesta en la adultez con incompetencias emocionales. Gracias por tu aporte

Responder

Pedro Enero 13, 2012 a las 8:22 pm

Eduardo, excelente meditacion en tu paseo y te comento que estoy trabajando con mi menor hijo de 10 años en el control de su ira utilizando la biblia, por ejemplo le estoy inculcando este pensamiento “demora en enojarte…” Santiago 1.19-21
Lo mas importante de este trabajo con mi hijo, es que nos hemos dado cuenta que ambos necesitamos ayuda. Este comentario tuyo me sirve mucho y se lo voy a mostrar a él.
Dios te bendiga, estas haciendo una excelente labor.
Pedro

Responder

Eduardo Martí Enero 14, 2012 a las 9:08 am

Me contenta Pedro. Gracias. Además me gusta que te involucres con él al reconocer que tu también quieres aprender. Es un mensaje muy poderoso para él. Saludos

Responder

augusto velez Diciembre 29, 2011 a las 9:48 pm

por mas que leo soy torpe para entender pero entiendo que todos pensamos diferente la brutalidad de la ira nos aleja de la realidad.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 30, 2011 a las 10:25 pm

Esa así mi estimado Augusto. Al final de todo se trata de “sentir” la necesaria IRA pero saberla usar inteligentemente. Un Abrazo

Responder

Rosmary Diciembre 12, 2011 a las 11:36 am

Gracias, gracias. No sabes la Falta que me hacia leer algo así. Antes me creía una persona que reaccionaba bien porque no decía mis molestias al momento, para no causar un problema mayor, pero explotaba horrible o me sentía muy mal por no decir lo que realmente me molestaba. Yo pensaba que el ponerse furioso estaba mal pero hoy te leí y vi: No renuncies a tu derecho de ponerte furioso, pero hazlo bien”.

Trabajare para ser una persona realmente inteligente emocionalmente.

Gracias Eduardo.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 12, 2011 a las 8:16 pm

Eso es… no renuncies a tu derecho de ponerte furioso, pero hazlo bien!. Cariños Rosmary

Responder

Magaly Cano Diciembre 7, 2011 a las 12:37 pm

Tremenda ensenanza nos deja el articulo de Aristoteles, gracias porque aprendi, me pareceia estarme senalando mi personas y otros que conozco.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 8, 2011 a las 12:59 pm

jajaja… espero que no te quedes solo con eso querida Magaly.

Responder

fanny Diciembre 1, 2011 a las 8:53 pm

EDUARDO QUERIDO
QUE SABIO TEXTO EL QUE DESTACAS DE ARISTOTELES.
lO HE ESCRITO EN UN CUADERNO APARTE PARA TENERLO PRESENTE EN MI DIA A DIA. hE PERTENECEIDO AL GREMIO DE
LAS PASIVAS –AGRESIVAS Y COMO IMAGINAS MI CORAJE O MI FURIA LA GUARDO HASTA QUE ESTALLA Y LO HACE COMO IMAGINARAS FUERA DE LUGAR, DE SITIO, CON PERSONA EQUIVOCADA Y HASTA EL MOTIVO NO ES EL MISMO Y ETC. ETC.

CON TODO LO QUE ME HAS ENSEÑADO ME RESULTA MAS SENCILLO LIDIAR CONMIGO MISMA; CON LOS ASUNTOS MAS VITALES COMO EL QUE HOY NOS MUESTRAS, COMO TODO LO QUE
NOS PERMITES APRENDER EN FORMA DE GUIA QUE NO CONTROLA.
TE DIGO ¡GRACIAS , EDUARDO! DE CORAZÒN Y TE MANDO MIS BENDICIONES
fANNY

Responder

Eduardo Martí Diciembre 4, 2011 a las 8:07 pm

wuaoooo Fanny, Gracias por tu regalo.

Responder

yolanda Noviembre 12, 2011 a las 4:38 pm

Hola Eduardo.

Que linda frase de Aristoteles y tienes toda la razon, hace reflexionar ondamente cuando nos ponemos furiosos. Como es posible que cuando este sentimiento se hace presente en nosotros, nos dejamos llevar y explotamos en el momento, lugar y con la (s) persona equivocada; pero creo que esto es porque nos falta un autoconocimiento de nuestra persona para saber canalizar nuestras emociones.

Saludos.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 16, 2011 a las 10:28 am

Así es Yolanda. Esa cita de Aristóteles a mi ma marcó cuando la conocí y me cambió por completo. Ese es un desafío diario que llevo conmigo. Saludos

Responder

Lisbeth Noviembre 7, 2011 a las 5:25 pm

Buenas tardes amigo Eduardo;permite decirte amigo porque asi te siento cada vez que leo tus articulos, aprendo mucho de ti y de tus concejos y por eso te agradezco mucho.
Eduardo ahora con el tema de donde?como?con quien? en donde? y de que manera ponerte bravo es bastante dificil para mi, porque yo no me permito ponerme brava, me produce verguenza,quisiera saber si esto tambien es una distorcion y si lo es que debo hacer??
Gracias
Dios te bendiga por la mision de vida que tienes!!
Lisbeth

Responder

Eduardo Martí Noviembre 10, 2011 a las 10:05 am

Gracias AMIGA… :- ) pienso que evitar manifestar tus insatisfacciones y malestares (ponerte brava) si es una distorsión. Callar y no sacar es tan grave como sacar con ira. De eso se trata el artículo… como aprender a manifestar nuestras emociones sin hacer daño. Un abrazo

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: