¿Quién motiva a quién?

by Eduardo Martí


Eduardo Martí - Conferencista motivacional

Recuerdo que en una ocasión fui contratado para dar una conferencia en una convención de ventas de una importante empresa de alimentos. El evento se desarrollaba en las lindas instalaciones del Hotel Isla Bonita en la Isla de Margarita. El avión que me llevaba llegó algo retrasado lo que me hizo llegar justo a tiempo para subir al escenario.

No tuve tiempo de familiarizarme con la gente ni con el ambiente. Por norma me gusta llegar mucho tiempo antes al lugar donde dicto mis conferencias, de esa manera me aclimato y me ambiento con el grupo y el espacio.

En esa ocasión me dio chance apenas de instalar mi MacBook, colocarme el micrófono, mientras los organizadores me mostraban el programa del evento. Tenía una hora para la charla y luego todos iríamos a almorzar. Mientras hablábamos, pude ver el folleto impreso que los asistentes tenían en sus manos y donde se anunciaba el tema a tratar en la conferencia.

Silenciosamente leía la descripción. Decía: 11:30 AM a 12:30 PM Conferencia Motivacional “El Éxito no es cosa de Suerte” por el motivador Eduardo Martí. Al leerlo me di cuenta que ése era un buen motivo para iniciar mi charla.

Al subir al escenario, llevo en la mano el programa impreso, y después que me presentara el moderador, inicio levantando la mano agitando el folleto. Seguidamente digo: “Aquí debe haber un error, en este folleto dice que voy a dar una conferencia motivacional y que yo soy un motivador. Esto es un error, yo no soy un motivador”. Enseguida miro a los organizadores y gerentes de la empresa con cara de sorprendidos y empezando a buscar qué hacer y cuál es la cabeza que van a cortar ¡Alguien debe pagar por ese error!

Luego de una muy breve pausa en silencio, dando espacio para incrementar el desconcierto intencionalmente provocado, continúo diciendo: “Yo los veo a ustedes allí sentados, más de 400 personas, todos adultos, como esperando a que yo venga a motivarlos. Me perdonan, pero eso sería una falta de respeto de mi parte hacia ustedes. Nadie puede asumir la responsabilidad de motivar a nadie, ni ustedes deberían esperar que alguien venga a motivarlos”.

Ahora pretendo explicarte amigo lector, qué fue lo que quise decir y hacer con esa estrategia y cuál es el mensaje que quiero dejarte. Eso amerita hacer varias precisiones.

Primero que nada, me gusta jugar con la palabra MotivAción. Viéndola con calma, es una palabra compuesta por Acción y Motivos. Motivación quiere decir tener motivos para la acción. Es aquello que te mueve en la vida, son esos motivos y razones que te impulsan a accionar. Estar motivado es ser dueño de los motivos de tu vida. Es eso que te enciende y levanta todas las mañanas.

Por lo tanto, desde esa premisa, asumo que la motivación es algo estrictamente personal e individual. Me cuesta imaginar que hayan adultos sentados en un auditorio esperando que venga un extraño a darte esos motivos y que ellos, pasivamente, los asuman y los hagan salir pegando brincos con ganas de comerse el mundo.

He sido testigo presencial de conferencias y conferencistas que logran encender una pasión efervescente en la audiencia con niveles altos de adrenalina, con cantos y gritos eufóricos, donde el espectáculo domina el ambiente. En esos momentos me lleno de tristeza al ver una sutil y seductora manipulación emocional que se desvanece al poco tiempo y deja una sensación de frustración y desespero en la espera de otra carga motivacional externa.

Remontándome a la convención de ventas, recuerdo que les dije que mi intención era dotarlos de elementos reflexivos para que vean de frente cuáles son sus motivos de vida y descubran los bloqueos que impiden sacar lo mejor de sí y acercarse al éxito que se merecen. Una vez que hice esas precisiones, el alma volvió al cuerpo de los organizadores y se dieron cuenta que estaba jugando con las palabras y ese susto que pasaron era parte del contenido de mi conferencia y del tema motivacional.

Entendieron, organizadores y participantes, que no deben entregarle a ninguna persona el poder de motivarlos y alimentar su entusiasmo. Buscar esos motivos ya es en sí mismo un motivo. Entender que los motivos cambian, que lo que me motivó ayer no debe hacerlo hoy, y que lo me motiva hoy no lo hará necesariamente mañana, que la acción es la manifestación más elocuente de la vida y que esa acción la dirige los motivos.

¡Los motivos llevan la vida y la vida es para tener motivos!

Es verdad que a mis conferencias las llaman “motivacionales” por el sentido humano que encierran y que se refieren a mi persona, en esos espacios, como un motivador. Lo acepto porque es el uso generalizado, sin embargo, lo miro con respeto. Soy un <Conferencista Motivacional> que busca despertar y alimentar los motivos, más no pretendo darles los míos.

En cuanto a ti amigo lector, no deseo que dependas de un <Motivador> más si que te detengas en esos espacios a revisar tus motivos, actualizarlos y también depurarlos.

Quiero hacerte una invitación muy seria. Anda, te recomiendo que asistas a la mayor cantidad de eventos de desarrollo personal y eso que llaman <charlas motivacionales>. Es realmente importante que te expongas a esos estiramientos que te sacan de la zona de confort y que te impulsan a llevar tu vida a un nivel superior de calidad. Involúcrate activamente en diseñar TU vida y no esperes que sea otro quien te de esos motivos. Desconfía de los motivadores “charlatanes” que tienen fórmulas mágicas y que buscan “motivarte” para luego venderte más y más libros y audios.

Ahora sí, para cerrar estas líneas, deseo insistir en la idea central: Motivación es tener motivos la para la acción, para la vida, ya es suficiente motivo salir a buscar los motivos. No desesperes si no los tienes claros aún, ésa es una buena razón para motivarte y no deprimirte. La esencia está en la búsqueda más que en la posesión. Una vez que los tengas, empieza de nuevo a buscar otros, eso es lo divertido.

En cuanto a mí, seguiré siendo un Conferencista Motivacional y entraré a los auditorios desde mi propio amor a la vida y con el convencimiento de que tengo algo imprescindible que debes conocer, que tú eres un ser con un potencial insospechado que merece sacarlo a la vida y hacerte fuerte para que todo lo que te toque hacer sea mejor gracias a esa fortaleza y potencial hecho realidad. Ése es mi motivo… apoyarte para que descubras tus motivos.

¿Quién motiva a quién?. A mi entender, nadie motiva a nadie. Lo más cercano a motivar es estar a tu lado animándote, apoyándote, estimulándote a que encuentres esos fósforos, que son tuyos, sólo tuyos y que sólo tú los puedes encender.

Hasta un nuevo escrito.

Déjame tu comentario, sabes que los respondo todos.

{ 30 comments… read them below or add one }

Alexander Abril 7, 2014 a las 10:32 am

Excelente enfoque. No lo había escuchado antes y me parece muy importante sáberlo y compártirlo con los demás. Yo también comparto el motivo de ayudar a los demás y por eso intento aprender de ti y de otros muy buenos. Recomiéndame porfavor los mejores libros de desarrollo personal que conozca…. Mucha gracias y q Dios te bendiga

Responder

Eduardo Martí Abril 10, 2014 a las 4:00 pm

Que bueno lo que dices Alexander.
En cuanto a libros, los hay muchos y muy bueno.
Sería injusto mencionar sólo alguno.

Responder

Berta Villasmil C. Enero 26, 2014 a las 6:47 pm

Estimado Eduardo, gusto en saludarte verdaderamente tus palabras son muy sabias y sinceras que si efectivamente motivan, cada uno de nosotros tenemos de manera individual, buscar cual es la esencia de nuestra vida y que es ese motivo que nos genera el accionar que cada dia debemos descubrir para el crecimiento personal y profesional. Gran abrazo y que Dios y Jesús te sigan dando esa energía y sabiduría que posees no solo para hablar sino para crear con tanta naturalidad todos tus artículos que si influyen de alguna y otra manera en la conciencia de quien gratamente los lee y disfruta de su contenido.

Responder

Eduardo Martí Enero 27, 2014 a las 7:20 am

Lo que mas importa es que te sirvan a ti como a cada uno de los lectores. Contigo es suficiente.
Escribo para mi, y si te sirve a ti… ufff mucho mejor.
Besos Berta

Responder

Arturo Figueroa Enero 24, 2014 a las 10:01 am

Eduardo,

Leer este articulo fue como ver rayo de luz dentro de un panorama y un entorno que muchas veces nos hace ver todo con tono pesimista. Definitivamente, debemos ser pro-activos en la búsqueda de los motivos que nos permitan actuar constantemente en para alcanzar aquellas cosas que nos llenen y nos den satisfacciones; siendo siempre útiles y respetuosos con nosotros mismos y con los demás.

Responder

Eduardo Martí Enero 27, 2014 a las 7:21 am

Espero que ese rayo de luz se mantenga encendido y te acompañe en el diario andar.
Saludos Arturo

Responder

Tyrone Núñez Enero 18, 2014 a las 9:05 pm

Eduardo, lograr despetar eso que denominaste “encender una pasión efervescente” es de pocos. La clave esta en lograr que la audiencia consiga “su propia voz” parafraseando a Covey y lograr encontrar los motivos que nos muevan a la acción. Ahi esta la clave de actuar responsable y arquitecto de nuestras vidas. Y tú llegas con ese mensaje. Gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 20, 2014 a las 8:26 am

Gracias Tyrone por tu comentario y tu solidaria y constante presencia.
Aprecio que pienses que yo llego con mi mensaje. Solo creo que hago lo que hago y a ti y a los demás te toca hacer lo que te corresponde.
Te mando un abrazo

Responder

Miguel Enero 8, 2014 a las 8:17 pm

Es una excelente reflexión Eduardo, comparto esta forma de pensar desde siempre, uno tiene que encontrar sus propios motivos.

Responder

Eduardo Martí Enero 8, 2014 a las 11:02 pm

Así es Miguel. Un abrazo y gracias por visitar este espacio.

Responder

Napoleón Villalobos. Enero 4, 2014 a las 7:27 pm

Hola Eduardo.
Gracias por sus reflexiones, gracias por ayudarnos a desaprender, cada ser humano en esta tierra debe cumplir un propósito para el cual fue creado, lastimosamente algunos se van sin saber, mucho menos sin hacerlo. Gracias por que a través de sus escritos y conferencias está realizando su “tarea”.
Es probable que trabaje este principio ” Y conocerás la Verdad y la Verdad te hará libre”, asi como trabaja el principio de “Entusiasmo” en este artículo de Motivación, nos está diciendo muchas verdades, hace mucho rato, cuando vivía en la “I” , me consideraba un motivador, hoy estoy de acuerdo en ser un “Tutor Motivacional”. Continua llevando estos mensajes y recibiendo las bendiciones, mientras transita este corto peregrinaje.
Un abrazo

Responder

Eduardo Martí Enero 6, 2014 a las 10:47 am

Buena esa de Tutor… Me gusta
Gracias Napoleón

Responder

Israel Enero 2, 2014 a las 1:47 pm

Buenas tardes Sr. Eduardo. Me despido del año 2013 con este escrito, porque es mas acción que motivo, tener para el venturoso año 2014. Mi propósito es ser mas afectivo y comprometido con lo que hago. Dios siga bendiciendo en ti, porque eres una herramienta para el mundo. Un abrazo y éxito en el año entrante 

Responder

Eduardo Martí Enero 3, 2014 a las 9:31 pm

Gracias Israel por compartir tu propósito y por los deseos que me entregas.
Te mando un abrazo.

Responder

Ana Diciembre 30, 2013 a las 9:10 pm

Buen día
Eduardo, gusto en saludarte. Son muchas las veces en que nos hablan de talleres, charlas etc. que nos lleva a la motivación. Realmente pienso que estos seminarios nos pueden dar herramientas para tratar de identificar, descubrir aquello que nos apasiona y que en muchas oportunidades podemos realizarlas no sólo por lograr una recompensa en metálico sino por lograr la satisfacción de lo alcanzado. Pero el motor para el logro solo está en cada quien y creo que día a día debemos indagar que es aquello que al conseguirlo nos llena de alegría sin importar la opinión de los demás y así poder identificar lo que nos impulsa a convertir nuestros sueños en hermosas realidades. Feliz día para todos.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 31, 2013 a las 8:01 am

Si Ana… Por allí van los tiros.
Un abrazo

Responder

Mario Reyes Diciembre 30, 2013 a las 12:59 pm

buenos dias Eduardo:

por años busque la forma de mantenerme motivado en lo personal, (de muchas maneras: Charlas, amigos, eventos, reuniones sociales, cine, vicios, Etc)) y siempre me desvanecia, hasta que encontre, parte de la verdad y centro de mi motivacion: Aprendi a enfocarme y responsabilizarme, personalmente, ocupandome de las cosas de Dios( Aprender de El), Luego de mi familia, y en tercer lugar, la Iglesia. cuando amas a Dios sobre todas las cosas,te nace un motivo de vida, para tu familia, y empiezas a motivar a los demas, con la verdad, con los consejos, con las sanidades provocadas por Dios, con direccion para los que estan a tu lado, y eso, llena de regocijo nuestra vida, cada momento de nuestra vida. el saber, que fuimos diseñados con un propocito no egoista, para nosotros mismos, sino, para darnos para los demas en conclusion, con la iglesia del Señor.

un abrazo a la distancia, y te exhorto a que te mantengas en el camino de Dios, y a darte a los demas, como hasta ahora, puedo ver que lo haces.

Bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 31, 2013 a las 8:10 am

Gracias Mario por tu compartir.
Me alegra que encontraras el centro de tu motivación.
Esa es una búsqueda diaria e infinita.
Y cada quien es libre de encontrarla a su manera.
Te deseo lo mejor en ese camino.
Saludos Mario.

Responder

Vilma Diciembre 29, 2013 a las 11:06 pm

Muchas gracias por sus enseñanzas, yo sabía de una motivación interna y otra externa, lo que no sabía es que otra persona no me podía motivar.
Mucha bendiciones a Usted y a su familia.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 30, 2013 a las 7:38 am

Si puede llegar a hacerlo. Lo que no esta bien es que para estarlo dependas del otro. Tu eres Ma dueña Vilma.
Saludos

Responder

Patricia Diciembre 18, 2013 a las 12:01 pm

Por cierto, estoy de acuerdo con no tener que esperar que alguien me motive para estar motivada yo. Veo eso a menudo y me horrorizo; peor aún cuando necesitan que su “media naranja” los haga Felices. más no son felices por su cuenta

Responder

Eduardo Martí Diciembre 19, 2013 a las 9:47 am

Eso al menos lo tienes claro Patricia, y eso es bastante.
Por lo tanto, trabaja y vive para ti.
Besos

Responder

Patricia Diciembre 19, 2013 a las 11:01 am

Seguiré este camino maravilloso de conocerme y ser feliz por mi misma y por lo que soy. Eso hará que le llegue la misma señal a los que están a mi alrededor y me respeten y quieran por lo que soy.
Besos y Feliz día!

Responder

Eduardo Martí Diciembre 20, 2013 a las 6:13 am

Todo comienza y termina en ti. Nadie es culpable ni responsable de lo que te pasa a ti a menos que tu se lo permitas. Nadie nos va a respetar si notan que no lo hacemos con nosotros mismos.
Adelante Patricia.

Responder

Patricia Diciembre 18, 2013 a las 11:02 am

Hola Eduardo.
Nuevamente gracias por cada minuto que tomas para regalarnos palabras de enseñanza para nuestras vidas.
A mi me ha preocupado siempre que a mis 37 años me pregunte. ¿Esto es lo que me gusta?, por qué unos ha logrado definir desde temprana edad lo que quieren y por qué yo no? No quiero que crean que es envidia, no lo soy para nada, pero sé que puede sonar así. Será que yo misma no me he motivado a averiguar más o simplemente me he creado barreras en mi vida que no me dejan ver más allá de lo que tengo frente a mi?. Soy Diseñadora Gráfica y Fotógrafo. Me encanta ver trabajos de diseñadores y mucho más ver fotografías de profesionales y cuando salgo a hacer algún trabajo y no logro lo que quiero me digo… esto como que no es para mi. Me gusta pero me siento muchas veces confundida. Para ser más honesta, el factor inseguridad me ha frenado a salir a la calle y fotografiar lo que quiero, pero sigo viendo colegas haciendo trabajos increíbles de calle y surge nuevamente la pregunta en mi cabeza. ¿Por qué ellos y yo no? ¿Que los hace diferente? ¿Qué debo hacer?
Adicionalmente a eso siempre he querido aprender de todo un poco en la vida, otras carreras, estudiar, conocer, siempre tengo esa chispa encendida de inquietud por querer hacer y hacer más y más. Quizás eso es lo que me tiene confundida?
Gracias a ti y a cada uno de los que participan escribiéndote sus historias o experiencias ya que con eso aprendo y tomo lo que necesito aplicar a mi vida.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 19, 2013 a las 9:46 am

Te leo patricia y lo que me viene a la mente es “perfeccionismo” y por ende “insatisfacción”.
Creo que sabes lo que quieres solo que no logras sorprenderte ni sorprender a otros como otros si lo hacen contigo.
¿Para quien vives? Vives para los demás o para ti.
Son solo ideas que me surgieron Espero que te sean útiles y perdona mi atrevimiento al soltarlas.
Un abrazo Patricia y feliz camino.

Responder

Patricia Diciembre 19, 2013 a las 10:59 am

Wowww has dado en el clavo, sabes por qué? Porque me lo han dicho varias veces “perfeccionismo” y muuuuy “exigente” conmigo misma y siempre siento que lo que hago no está bien. Adicionalmente diste también en el clavo cuando me preguntas, ¿Para quien vives? me satisface lo que hago pero necesito aprobación de ello, sino, me cuesta terriblemente tomar una decisión pensando si le gusta o no a mi familia y no debe ser así. Tranquilo que me lo pregunto mil veces y me digo, por qué sigo esperando que me digan si está bien o mal?, si es lo que yo quiero y es correcto pues debo hacerlo y ya!.
Mil gracias por tomarte el atrevimiento de soltar tus maravillosas ideas que te surgieron.
Feliz día y me has hecho sonreír con tu respuesta 🙂

Responder

Eduardo Martí Diciembre 20, 2013 a las 6:11 am

Me alegras Patricia. Allí tienes un camino para recorrer. Un beso

Responder

Eric Munoz Diciembre 17, 2013 a las 10:21 am

Eduardo, muy buen día, espero que estés muy bien. Para mi como siempre es muy grato poder sentarme unos minutos a leer tus reflexiones, más que educativo es muy aleccionador leer tus enseñanzas. Poder leer lo que tu inspiración nos regala realmente enciende el deseo de buscar esos motivos que nos van ayudar a lograr el éxito. Mi hijo mayor esta ya por iniciar su carrera universitaria y esta muy confundido hoy le gusta una carrera y mañana otra o no le gusta nada, yo quisiera ayudarlo motivándolo, mas de lo leído veo que tengo que ayudarlo a buscar en su interior eso que a el lo mueve y no tratar de entusiasmarlo con una carrera en particular, tengo que ser esa llama que lo ayude a encenderse a el mismo y a luchar por conseguir ese motivo que lo aliente cada día a ser una mejor persona. Que trabajo nos toca realizar. Mil gracias por tus comentarios y por ayudarnos a poner en cada lectura más luz y sabiduría a nuestras vidas.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 17, 2013 a las 10:00 pm

Los padres tenemos nuestras ilusiones y fantasías con nuestros hijos y a vece nos olvidamos de las de ellos mismos. Creo que lo has dicho muy bien e tu escrito.
Cual será su vocación?
Que es lo que le apasiona?
Que haría de gratis?
No importa si no lo tiene definido del todo. Yo se que no es fácil. Yo encontré mi actual camino a los 30 años aunqu estuve siempre rondando mi pasión no fue hasta esa edad que lo pude hacer mi trabajo rentable.
Por eso digo que siempre hay tiempo para encontrar la verdad.
Un abrazo Eric.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: