¿Sabes decir que NO?

by Eduardo Martí


No estaba previsto que en mi reciente charla de los miércoles surgiera la conexión de dos temas importantes: sentido y propósito de vida y la capacidad o dificultad de saber decir NO.

El enfoque más difundido a la dificultad de decir NO que tiene mucha gente, tiene que ver con la búsqueda de aceptación y/o con la dificultad de encarar el posible conflicto en que el otro puede entrar al sentirse rechazado por tu negativa.

Todos, absolutamente todos los seres humanos por el simple hecho de ser seres emocionales y relacionales queremos y necesitamos sentirnos queridos y valorados. Queremos sentir que formamos parte de algo, por lo tanto incluidos y aceptados. Es fácil deducir entonces que le tenemos mucho miedo y temor al rechazo, a la exclusión y al conflicto. Perfectamente comprensible.

El problema es cuando yo, por estar en búsqueda de esa aceptación, me desdibujo y dejo de existir para ser lo que los otros quieren que sea y haga. A veces, y con mucha frecuencia nos encontramos en relaciones que son netamente transaccionales, es decir, si me das te quiero, si no me das, no te quiero. Y de allí aprendemos desde muy pequeños a ser complacientes… y mejor aún, a ser sacrificados. “Yo no importo, lo que importa es nuestra relación” “Yo no importo, lo que importa es que no tengamos conflictos” y así van pasando los años y el YO queda relegado… tanto, que cuando intenta aparecer puedes llegar a ser tildado de “egoísta”.

Aquí hay mucha tela que cortar. Vale la pena decir que el YO existe en armonía con los OTROS, pero no habrá nunca armonía auténtica si alguno de los dos está sostenidamente sacrificado y negado. Es tan nocivo negar el YO para privilegiar a los OTROS como para poder ser YO niego a los OTROS. La verdadera convivencia, y por eso es tan difícil, implica el respeto y valoración de ambos. No quiero parecer iluso. Es cierto que hay momentos en que alguno de los dos componentes puede disminuir su presencia, es normal, el problema es cuando es sostenido. Y eso le suele suceder a quienes no saben decir NO.

El NO es una declaración que puede ser tan amorosa como agresiva. Eso también la hace una palabra peligrosa. Puede ser tan inocua pero también puede romper relaciones. En fin, es una palabra que sirve para poner límites y hasta para poner un BASTA YA. A estos niveles solemos llegar por nuestra constante incapacidad de decir los pequeños NO, los pequeños BASTA.

Insisto, hay mucho que desarrollar alrededor de este tema.

Quiero agregar un toque adicional y poco explorado en el arte de decir NO. Y tiene que ver con nuestra claridad de metas y objetivos con la que llevamos nuestra vida. Con el propósito y sentido de dirección que le damos a nuestra existencia. No solo hoy, sino la que estamos construyendo.

Muchos sabemos y tenemos claros del porqué nacimos, porqué estamos vivos, porqué estamos en este planeta. Es indudable que sabemos lo que hicieron papá y mamá para que eso sucediera. Pero es sorprendente la cantidad de gente que desconoce “para qué” nacimos, es más, viven sin ni siquiera hacerse la pregunta. El “porqué” está claro, el “para qué” muchos no lo llegan a encontrar a lo largo de la vida. De allí esa sensación enorme de mucha gente que vive y experimenta el vacío en sus vidas.

Cuando yo tengo claro mi “para qué” y le imprimo a mis días un propósito, comienzo a experimentarme dueño de mi tiempo y de lo que hago con él. Las cosas que emprendo vienen más cargadas de ganas y convicción que de obligación y malestar.

Cuando esos propósitos lo llegamos a formular se hace más sencillo tener metas claras. De allí salen las acciones y tareas que podemos iniciar para lograrlas. Esto es sencillo, pero la cosa empieza a ponerse buena cuando las peticiones y solicitudes de los OTROS lo que hacen es sacarnos y distraernos de esa ruta que hemos trazado para llegar a las metas.

Tener claridad de metas te simplifica distinguir a que le dices SI y sobre todo a que le dices NO. Si es todo aquello que te acerca, No es todo aquello que te aleja.

La ausencia de metas te lleva a vivir las metas de otros, te lleva a ser una esponja que absorbe gran cantidad de tareas que al final del día te dejan agotado en la sensación desagradable de no avanzar, de seguir en el vacío. A lo mejor con OTROS agradecidos por tu apoyo y a veces ni con eso. Y alerta, no es que esté promoviendo el individualismo ni negando la solidaridad. Muchas veces me alejo de mi camino para apoyar a otros, pero regreso a él, porque existe, me emociona, y lo quiero recorrer.

Otro lío que tiene mucha gente es la dificultad para encontrar ese “para qué”, pero la búsqueda no debe cesar. Ya le dedicaremos otro escrito.

Por ahora quédate observándote a ti mismo con atención y paciencia. Por ahora fíjate en la cantidad de veces en las que te encuentras diciendo SI y si es auténtico u ocupó el lugar de un NO que impediste que saliera. Pregúntate por qué no dijiste NO. Pregúntate para qué dijiste SI. Qué evitaste o qué buscaste a cambio.

Sólo desde la rigurosa auto observación podrás encontrar respuestas y este escrito tendrá sentido.

Por favor, deja tu comentario y las respuestas a estas preguntas. Comparte tus reflexiones. Así no se quedarán en el aire, te exiges a concretarlas y le sirves de inspiración a quienes nos leen.

Hasta muy pronto.

Eduardo Martí

Publicado el 1 febrero 2010 en la categoría Efectividad
Compártelo con otros o guardalo | 36 comentarios

{ 36 comments… read them below or add one }

alfredo enero 15, 2014 a las 5:04 pm

considero que es importante , el articulo ya que muchas veces por no contrariar a la gente decimos si , aun a sabiendas que no queremos realizar la tarea o lo que nos encomiendan, por esto considero que nuestro camino es lo que debemos dar prioridad sin dejar de ser solidarios y agradecidos con las personas, saber cuando si queremos y cuando no, es de vital importancia para tener una vida con propositos y metas firmes .

Responder

Eduardo Martí enero 20, 2014 a las 8:19 am

Completamente de acuerdo Alfredo. Saludos

Responder

Enrique Hdz. abril 8, 2011 a las 2:40 pm

Pero también muchas veces nos encontramos diciendo no cuando en realidad queremos decir un sí, necesitamos empezar a reconocer nuestras verdaderas necesidades, si lo que buscamos es no ser rechazados, tenemos que comprender, que nadie puede rechazarnos, a menos que nosotros lo permitamos, la responsabilidad está en uno mismo y desde este nivel podemos hacer algo para mejorar, pero si dejamos la responsabilidad en el otro desde ese nivel poco se puede hacer para mejorar. Decir no o si implica como dice Eduardo claridad de metas además de ser congruentes con nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos, siendo diplomáticos y prudentes para decir no o si.
Piensa ¿cómo sería nuestro mundo, si realmente decimos no o si verdaderos?
Creo que palabras tan cortas como no o si, definen mucho de nuestro futuro, vale la pena expresar mis verdaderos pensamientos y sentimientos.
Saludos Gran Eduardo

Responder

Eduardo Martí abril 10, 2011 a las 10:58 pm

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices Enrique. Y aprecio ver como cada vez mas hay gente con esa claridad como la que tu muestras. Te pregunto ahora ¿Cómo eres tú con tus SI y tus NO? No tienes que responder. Lo que quiero es incitar a practicar mas nuestra auto observación. Pretendo que la claridad de nuestros discursos sirvan para mirarnos mejor.
Aprecio mucho tu constante presencia Enrique. Un abrazo. Te veo en Junio.

Responder

Ana Andrea Labrador febrero 28, 2011 a las 7:46 pm

Precisamente, por estar en ese aprendizaje de decir NO, decidí lo que decidí, era muy grande tu oferta y es muy importante pararse y ver que posibilidades te abre o te cierra el decir Si cuando quieres decir que NO, o por lo menos cuando no estas claro. Decir si y no comprometerte y estar convencido de el si que diste, creo que te da muy poca satisfacción. Creo que cuando no tengo el aprendizaje de decir NO, los sufrimientos son muy grandes y los desencantos también. Gracias por compartir tu reflexión.
Un gran abrazo.

Responder

Eduardo Martí marzo 1, 2011 a las 8:09 am

Amiga y admirada colega… tienes toda la razón. En tu caso como en todos, es preferible escuchar un NO que un Si a medias.
Aprecio muchísimo el Ser que eres y seguiremos buscando vías para fortalecer los encuentros. Mucho éxito.

Responder

Luisa Elena Sucre enero 7, 2011 a las 9:47 am

¡Excelente reflexión Eduardo! Mil gracias…

Cada vez que elijo decir NO, pienso en todas las cosas a las que les estoy diciendo SI.

Comparto abajo un poema excelente acerca del NO… que lo disfrutes!

Luisa E.
______

La declaración del “NO”.
Por Hugo Finjkelstein.

No es no, y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
“No” se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.
No.
Se dice una sola vez, No.
Con la misma entonación, No.
Como un disco rayado, No.
Un no que necesita de una larga caminata u una reflexión en el jardín, no es No.
Un no que no necesita explicaciones y justificaciones.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un no, para el otro porque ya fue para uno mismo.
“No” es No, aquí y muy lejos de aquí.
“No”, no deja las puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo se pongan patas para arriba.
“No”, es el último acto de dignidad.
“No”, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
“No”, no se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos, ni con pena y menos aún con satisfacción.
“No”, es No, porque No.
Cuando el no es No, se mira a los ojos y el no se descuelga naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.

Hugo Finkelstein

Responder

Eduardo Martí enero 8, 2011 a las 12:34 am

Me encanto el escrito de Hugo, Luisa Elena. Gracias por eso y por mucho. Me gusto lo de la dignidad y como el No se descuelga solito despues de una mirada segura de su No. Cariños.

Responder

Fernanda Estrella mayo 24, 2010 a las 1:49 pm

Sr. Marti, leyendo este artículo o reflexión confirmo una vez más que casi toda mi vida me he dejado arrastrar a lo que la otra persona desea. Esta situación de no saber decir NO me incómoda de tal manera que muchas veces no quiero saber de esas personas. Me pongo a reflexionar y digo, si esta persona en el pasado me ha herido emocionalmente porque rayos no me atrevo a decir un NO. Realmente ya es tiempo de que comience a valorarme para que me respeten. ESTOY CANSADA DE QUE ME MANIPULEN, debo trabajar en eso. Gracias.

Responder

Rosana mayo 13, 2012 a las 2:47 pm

Querida Fernanda, comparto contigo tus palabras y vivencias, tengo 38 años, después de que ciertas situaciones se repitieran para poder ELEGIRME al decir NO, con AMOR HACIA MI, vi que una parte de mi, creia que era débil, que no podia salir de mi boca , ese NO, entonces estube reflexionando y con ayuda de un buen terapéuta, me hizo ver el REGALO que tenia al DECIR LO QUE SENTIA , AL DECIR NO, EL REGALO ES LA FORTALEZA INTERIOR, me perturbaba mucho relacionarme con una persona sabiendo que yo me dejaba manipular (inconscientemente ) y también queria sacarlo/a de mi vida para siempre. Y mi aprendizaje por fin lo pude SENTIR DENTRO DE MI, decidi RECUPERAR MI FORTALEZA INTERIOR, siguiendo en contacto con estas personas que emocionalmente me “he dejado herir”, y creeme que cuando TOMAS TU PODER INTERIOR, TU FIRMEZA, FORTALEZA, (palabras desconocidas para mi, jeje) TODO CAMBIA. Ya no te sientes “débil” o a expensas de sus decisiones y actitudes. Pueden volver a aparecer personas y situaciones en mi vida antiguas, pero NO JUZGO A ESAS PERSONAS, PORQUE ME TRAEN EL REGALO DE MI FIRMEZA AL DECIR NO. Te envio un fuerte abrazo y mucho AMOR , PERDON Y COMPRENSIÓN PARA TU VIDA. NADIE NOS HA ENSEÑADO A DECIR NO.Asi que a practicar, jeje

Responder

Eduardo Martí mayo 15, 2012 a las 12:44 pm

Upaaa que buen comentario

Responder

Gisela F. febrero 23, 2010 a las 10:05 pm

Mi vida cambio positivamente en el momento que aprendí a decir que NO, es una catarsis y liberación para el alma. Un SI puede significar compromiso, malestar e inseguridad. Somos producto de nuestras decisiones, decir SI o NO es una decisión y para hacernos respetar necesitamos colocar límites. Así que los invito a decir que NO, por muy egoísta que suene. Quien no se complace así mismo no puede estar bien con los demás y en paz, y para conseguir ese nivel de estabilidad emocional requerimos alimentar nuestro espíritu y liberarnos de lo que nos carga. El equilibrio es parte del éxito. Saludos, GF.

Responder

Paola febrero 8, 2010 a las 9:15 am

hola Eduardo! que bueno que sigues alimentandonos con tus reflexiones….Gracias….
Y como decirle que no al jefe…y a todos aquellos que intentan imponerse…?? es a veces un tema de seguridad tambien, mas que de falta de para què…
Saludos

Responder

Delfina febrero 4, 2010 a las 10:30 pm

Dar respuestas como un si o un no, esta determinada por nuestros objetivos, para no entrar en dilemas de ser o parecer egoistas, al tener claro nuestro camino no tiene porque existir confusión.
Para ello es necesario dar respuesta a las preguntas que haces en esta vida, me gusta el texto porque al final aterriza con la vida de cada quien, conocer el “para que” despiertas todos los dias, ayuda a no sentir rechazo o sentir la necesidad de ser aceptados cuando se presenta el momento de decir NO, mas bien hay que romper viejos paradigmas y cambiar alguna informacion para sentir seguridad en la persona, para que nuestra capacidad de decidir sea libre.

Responder

WILFRIDO GONZALEZ CONTRERAS febrero 4, 2010 a las 7:40 pm

ESTE TEMA ES MUY IMPORTANTE, PORQUE COMO LO MENCIONAS NOS DA MUCHO TRABAJO DECIR NO, PERO ES NECESARIO APRENDER, PORQUE SI NO LO HACEMOS MUCHAS DE LA VECES VAMOS CARGANDO POR LA VIDA UN COSTAL DE COSAS REALIZADAS QUE NO DEBERIAMOS VERLAS EMPEZADO, PERO POR NO ATREVERNOS A DECIR NO, LAS VAMOS REALIZANDO Y HACIENDO UNA CARGA MUY PESADA PARA EL ESPIRITU Y CADA DIA MAS DIFICIL DE QUITARLA, HASTA QUE NOS ATREVAMOS Y LIBERARNOS Y HACER LA VIDA MAS SENCILLA CON LO QUE SI ESTAMOS COMPROMETIDOS A REALIZAR YA SEA EN EL TRABAJO, EN LA VIDA CONYUGAL, O COSAS PERSONALES, ES IMPORTANTE SABER A QUE DECIR SI Y A QUE DECIR NO, PARA TENER UNAS METAS BIEN DEFINIDAS Y LLEGAR A CONCRETARLAS AL 100%.

Responder

Luz Maria febrero 4, 2010 a las 6:06 am

Gracias tema complicado.
Una de las respuestas mas dificiles de dar ,en que momento decirla , importantisimo como decirla,y en que tono hacerlo,para que al decirla nosotros no cargemos con fantasmas .

Todo es tambien responsabilidad de nuestros “viejos paradigmas ” que tenemos incrustados y que son mas dificiles de cambiar, que el aprender a usar lo desechable.

Responder

Nelly Rojas febrero 3, 2010 a las 11:08 pm

Estimado Eduardo:
Estás en lo cierto, a nivel de esposa me he pasado muchos años diciendo SI cuando muchas veces debí haber dicho NO; ahora que he decidido NO MÁS; creen que estoy chiflada, cuando estoy segura que ahora estoy más lucida y saludable que nunca. Es que la educación tradicional en eso de “te sentirás mejor cuando complaces al otro”, “si tu matrimonio es una cruz, cárgala hasta el final” y otros tantos absurdos donde la persona se pierde al someterse al otro.
Lo siento por los demás, en cuanto a mi, por lo menos asi tenga que vivir un solo día, voy para adelante, decidida y por supuesto con muchas agallas porque para esto se necesita eso “agallas”.
Ahora me gustaría que me escribieras. Por favor, ahora tendrás que decir SI, después sera el NO.
Gracias por todo, cuídate,
Tu amiga Nelly

Responder

Juanita febrero 3, 2010 a las 6:41 pm

Hola Eduardo,

Gracias por la informacion de decir NO. La palabra es muy fuerte y hasta poco aprendi a usarla seguido en mi vida. Especialmente con mi familia era casi imposible de decir NO. Siempre me pregunto si me lleva mas cerca a mis metas. El tema de para que naci? Es aun mas poderoso saber para que nacimos.

Responder

SAMUEL febrero 3, 2010 a las 4:01 pm

ES IMPORTANTISIMO ESTA INFORMACION POR Q HAY VECES Q TENEMOS MUY MARCADO EL SENTIDO DE AYUDAR A LOS DE MAS Y LAMENTABLEMENTE SACRIFICAMOS NUESTRO OBJETIVO Y SE PUEDE DAR COMO UNA JUSTIFICACION Q POR HABER AYUDADO X PERSONA NO PUDE CONCRETAR MI OBJETIVO …ME CAYERON VEINTES JJEJEJJEJ

Responder

carmenzaruedajimenez febrero 3, 2010 a las 3:12 pm

hola EDUARDO, gracias por estos temas que cada dìa me ayudan a interiorizar la verdad en temas que a veces tratamos de ignorar, tenemos que enfrentar con sabidurìa todos la avenires de nuestra vida, saber decir NO y no dejarnos manejar por situaciones que nos hacen sentir comprometidos. DE AHORA EN ADELANTE A DECIR NO, CON CRITERIO Y SABIENDO QUE PRIMERO ESTA NUESTRO CARACTER POR ENCIMA DE LAS PERSONAS QUE NOS QUIEREN MANEJAR. GRACIAS.

Responder

Karol febrero 3, 2010 a las 12:09 pm

Es de suma importancia aprender a decir no, cuando sabemos que es algo con lo que no vamos a poder cumplir, que se escapa de nuestro alcance o sencillamente porque en el momento no contamos con el tiempo para realizar. Siempre que nos enfrentamos ante decisiones que demandan de nosotros una elección es bueno determinar si lo puedo hacer, si tengo el tiempo para hacerlo, si cuento con los recursos necesarios. Esa respuesta de “no” ante una petición se puede acompañar en ciertas ocasiones con una justificación, para que las personas que no están acostumbradas a que le digamos que no, entiendan que existe una razón ante nuestra negativa. Muy buena reflexión.

Responder

Magui febrero 3, 2010 a las 1:34 am

Sr. Eduardo Marti muchas gracias por su escrito de mi parte le comparto que aun me es dificil el encontrar el para que en mi vida y me esta trayendo tanta perdida de oportunidades esto me da mucha luz para reflexionar y ojala pueda seguir compartiendo estos escritos que son muy vitales en nuestra vida.

Gracias

Responder

Jesus Rodriguez C febrero 2, 2010 a las 6:58 pm

Si es realmente cierto hay que saber y tener mesura en cuando debemos decir si y cuando debemos decir no, ya que es importante tener la certeza de lo que en verdad queremos.

Responder

Henry febrero 2, 2010 a las 6:43 pm

La verdad me senti un poco sorprendido cuando encontre la palabra NO como centro del contendio, porque?, porque normalmente la consideramos como una palabra con cierto grado de negativismo y a veces con la idea de que no se debe pronunciar. Yo la quiero enfocar a nivel de pareja, muchas veces nosotros en la relacion de pareja nos atrangantamos para decir NO o simplemente no la decimos, por temor a no contradecir a la otra persona, por agradar, para que no me abandone, para que me ame mas etc. Pero en verdad que engaño, ahi lo que uno esta haciendo es proporsionar de que los demas se aprovechen de uno y no hacer valer nuestro punto de vista. La verdad eso no funciona, antes por el contrario aburrimos dejando la sensacion de hombre perfecto y pronto abandonado por la otra persona.

Responder

Lisandro febrero 2, 2010 a las 1:52 pm

En verdad yo era una de esas personas que nunca le decia que no a nadie, e incluso llegue a meterme en lios por querer complacer a los demás, prometiendo cosas que sabía no podía cumplir; pero por ser aceptado decia que si.
Gracias a Dios aprendi cuando debo decir que si y cuando debo decir que no, y en verdad cuando comience a decir que no a lo que debía decir no, la gente comienzó a aceptarme más, porque observaron que comence a formar un caracter firme.

Responder

anita febrero 2, 2010 a las 1:51 pm

todo lo que dicen es muy cierto y me sirve mucho soy una persona muy timida me relaciono poco con las personas , tengo muchos miedos a comunicarme y a hacerme de amigos, es por ello justamente que cuando considero a alguien como mi amigo doy mucho, demasiado, y muchas veces me salgo de mi camino por que rara vez pienso en mi , y cuando tengo que decir que no me siento culpable y termino diciendo que si y cuando tengo que decir que si muchas veces por errores pasados digo que no y tambien me siento culpable, tengo que trabajar mucho sobre mi personalidad para poder ser feliz en mi vida mi trabajo y con mis amistades, estos escritos me sirven muy mucho de consejos, poco a poco estoy tratando de cambiar para superarme y salir adelante muchas gracias por todo.

Responder

Elysaul febrero 2, 2010 a las 1:15 pm

El detalle mas importante es la manera que dices No.

Responder

Josefina Navas febrero 2, 2010 a las 11:17 am

Me gusto mucho esta reflexion tuya sobre la necesidad de decir NO en algunos casos. Estoy segura de que si logramos superar esa dificultad, podremos tener relaciones mas sanas y armoniosas y por supuesto no nos desviaremos del camino en pos de los objetivos principales de nuestra vida, que presisamente son los PARA QUE , como nos comentaba el amigo Ronnie.

Quiero tomarme la libertad de comentar la reflexion de el. Porque teniendo dos PARA QUE tan hermosos y llenos de amor, el se expresa inadecuadamente sobre su actividad. Ronnie debe cambiar el concepto que tiene sobre su ARTE , y pensar que es un arte muy a apreciado por la gente, porque lo considera como algo que es muy valioso. Muy agradecida a ti Eduardo por tenerme entre tus amigos y por la iluminacion que nos das con tus reflexiones.

Responder

Claudia febrero 2, 2010 a las 10:25 am

¡Pues NO Eduardo NO quiero dejar un comentario! … ji ji… : P
A veces digo SI porque no tengo más que hacer y en vista de mi falta de dirección pues me he dejado llevar a donde los otros van; apoyandolos, siendo staff de cursos.
Lo que dices es muy cierto. Habría que encontrar el “para que” estoy aqui. Esperare tu artículo sobre esto.
Ayer hablaba con un amigo de un negocio al que le dijo NO a pesar de estar tratado. Pues después de dos retardos y 1 inasistencia del interesado decidió que no sería la mejor decisión. Pese a ello su expresión era… “me dolió decirle que no” pero ni modo… Y en verdad nos cala cuando lo hacemos. Este artículo me aclara que es por la educación que he recibido; “que bonita la niña esta ayudando a la señora” “que linda se ve lavando trastes”… y todo eso…
Gracias

Responder

Arturo febrero 2, 2010 a las 9:33 am

En la vida constantemente estamos en un proceso de negociación, bien sea de negocios , de amistad o de amor. El decir “Si” a todo, es dejar libre la posibilidad de que otros decidan por nosotros, muchas veces sin poder dar marcha atrás y sin darnos chance a la negociación . Cuando decimos “NO” oportunamente , establecemos parámetros que nos dan libertad, que ponen limites a los demás de decidir por nosotros y nos dan poder en la negociación. Saludos

Responder

Rolando febrero 2, 2010 a las 8:27 am

Eduardo, gracias en principio. Muchas veces nos metemos en conflictos por que simplemente no sabemos decir NO, tal vez porque no queremos herir a la otra persona o porque deseamos mantener su amistad, sin embargo saber decir NO es tan importante como saber decir SI, pues para todo hay un momento, una oportunidad y tener la sabiduría para decir en ese momento un NO, nos evitará de muchos problemas e incluso conflictos con la otra persona, lo importante es hacerlo con claridad, con educación, con respeto y si es posible justificarnos, hacerlo de la manera más sencilla posible, de esa forma habrémos conservado la amistad y el aprecio de la otra persona y principalmente nos habrémos ahorrado futuros disgustos.
Gracias.

Responder

Daniel febrero 1, 2010 a las 9:57 pm

Hola Eduardo
Clarisimo el concepto que nos compartis , y vale para todos los aspectos de nuestras vidas de relaciones . Puede ser cierto que por declarar No a algo a algunas personas les suene a egoista , y creo que bien podemos apuntar a un equilibrio ” Desequilibrado ” hacia nuestro Proposito en la Vida .
Que interpreto por esto … que si bien en ocasiones elegimos salirnos del camino … tambien podemos volver pronto a lo nuestro. Esto me recuerda la Parabola del Buen samaritano relatada en La Bilblia , frente a la necesidad de aquel hombre al lado del camino , el sacerdote y el clerigo pasan de largo en cambio el samaritano se ocupo de llevarlo a un lugar donde pudieran atenderlo y siguio su camino .
A mi juicio un claro ejemplo de una persona que tiene presente al Otro y tambien muy claro cual es su camino .
Saludos
Daniel

Responder

Edna febrero 1, 2010 a las 9:49 pm

Me enseñaron desde muy pequeña a decir No, pero el no era para las cosas malas según el punto de vista de la que me educo. No a los vicios, no andes sola por las noches, no tires, no pongas desorden, no grites, no,no,no como un limitante educativo; sin embargo no me enseñaron el NO de “Basta no más”
Este aprendizaje requiere de una mayor reflexión, pero sobre todo de mayor acción. Quiero aprender a decir NO sin que me importe rechazar el ofrecimiento de otra persona, sin que me sienta culpable y no sentirme sacrificada otra ves por el SI, esta bien.
Quiero dejar de comprar todo lo que me ofrecen, quiero decirles Noooooooooooooooooooooooo, a mis amigos vendedores.
Mi cartera ya no lo soporta!!!

Responder

lupita vazquez febrero 1, 2010 a las 9:31 pm

Efectivamente cierto, cuando tenemos nuestras metas y objetivos bien definidos, podemos decir si o no a algún acontecimiento que se nos presente. Podemos ser solidarios, si, pero no dejando nuestras metas. GRACIAS, y espero seguir recibiendo estos mensajes.

Responder

RONNIE febrero 1, 2010 a las 9:12 pm

Querido Eduardo, ayer mismo tuve una charla con un amigo, budista, en la que me planteó la pregunta del millón: “para qué…?” Para qué uno hace o deja de hacer las cosas ? . . . Uouuu . . .
Enfrentar este cuestionamiento, se me hizo todo un reto, pués la/mi profesión de ARTISTA (al menos en mi país) está muy degradada y a la vez, si se le dá lugar a las malas consideraciones que mucha gente hace,respecto del disfrute o divertimento que representa dicha actividad para el artista mismo; es motivo suficiente para que la razón de ser de este oficio se desdibuje y se pierda de vista el PARA QUÉ? De todos modos encontré dos buenas razones:
1- Para amar y ser amado, considerando que mi arte es mi mejor forma de comunicación .
2- Para hacer felíz a la gente.
BUENO…QUÉ MÁS, NO…?
Gracias Eduardo, por tu permanente estímulo
Un abrazo desde Argentina
ROnnIE

Responder

Liliana febrero 1, 2010 a las 8:32 pm

Solo te agradezco que hayas hablado sobre este tema. El hecho de ser poco o nada asertivos nos lleva a enfrentar una serie de conflictos, entre ellos los de Pareja, y principalmente, los conflictos internos por permitir ser minimizados para la falsa felicidad de la relación. El que sede la mayor parte del tiempo, o disminuye poco a poco su autoestima, o va guardando una serie de resentimientos que tarde o temprano termina por explotar. Me dejas una gran reflexion.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: