La verdadera Responsabilidad

by Eduardo Martí


Son muchas las situaciones que se nos presentan en el día a día, que sirven para ilustrar términos muy usados pero que son difíciles de definir como concepto. La responsabilidad es uno de ellos. En este escrito te lo voy a explicar con un buen caso que me sucedió.

Cuando le pregunto a alguien ¿qué significa responsabilidad o ser responsable?, por lo general me responden más o menos lo siguiente: “Hacer lo que hay que hacer”, “Cumplir con las obligaciones y compromisos”. Hay quienes me remiten a la palabra compuesta que hay en ella “habilidad para responder”.

Todo eso está muy bien, pero no es suficiente. Si te preguntara a ti amigo lector, ¿Qué dirías?, dime, para ti, ¿Cuándo una persona es verdaderamente responsable? Me gustaría que tuvieras tu concepto antes de que continúes leyendo.

En una ocasión pude ver en acción mi verdadero y mejor concepto de responsabilidad. Era uno de esos días muy complicados donde mi agenda estaba full ya que el día siguiente saldría de viaje por varias semanas. Todas mis citas estaban bien ajustadas y no podía sucederse ningún desajuste. De lo contrario, quedarían asuntos sin resolver.

Una de mis reuniones más importantes era con Rossana, una excelente profesional que trabaja conmigo además de ser gran amiga. Me interesaba mucho esa reunión y a ella también. Ambos nos pusimos de acuerdo para vernos a las 2 de la tarde en la oficina. Ella confirmó su disponibilidad y comprendió que debía ser puntual.

Con anterioridad le había explicado que nos reuniríamos de 2 a 3 porque enseguida yo debía salir a llevar un sobre importante a Chacao y estar de vuelta a la oficina para las 4 pm y atender otra reunión. Quedamos de acuerdo y no había ninguna duda. Yo había sido muy claro y ella aceptó.

Imagino que ya debes saber lo que pasó. Rossana llegó tarde. Llegó a las 2:45 pm. Apenas ella entró me dijo: “Sé que estoy llegando tarde, no voy a darte excusas ni explicaciones. Te propongo algo Eduardo, me dijo, vamos a reunirnos con calma y al terminar yo llevo por ti el sobre a Chacao, así no tienes que salir y ya estás aquí para tu reunión de las 4”

Rossana me dejó sin palabras. Yo ya estaba listo para decirle un montón de cosas por su retraso y lo que me estaba perjudicando. Yo ya estaba enojado aunque ya tenía previsto ese plan B. Claro, Rossana y yo tenemos tiempo conociéndonos y manejamos muy bien el concepto compartido de Responsabilidad.

Creo que ya debes ir entendiendo de qué se trata el verdadero concepto de Responsabilidad. Una persona verdaderamente responsable no es la que nunca te falla y la que siempre cumple con todo lo que se compromete. Eso es humanamente imposible.

La hermosa condición de Ser Humano es su imperfectibilidad. Si algo es inherente y propio de todo individuo es el error y la equivocación, por lo tanto, que incumplamos acuerdos por motivos propios o externos es completamente posible.

Todos seríamos irresponsables entonces. Una persona verdaderamente Responsable es aquella que al equivocarse no apela a excusas para explicar su incumplimiento sino que asume las consecuencias que tal acción generó en el perjudicado.

Rossana sabía muy bien que su retraso me perjudicaba y sabía muy bien cómo. Que se presentara con una buena razón para justificarse no sanaba el daño que me estaba causando. Ella, sin dar explicación, se estaba haciendo cargo de las consecuencias de su falta, con lo cual, ya no había falta. La reunión se dio, el sobre fue entregado y yo estaba listo para mi reunión de las 4.

Esta situación fue bien manejada porque Rossana ya sabe que significa ser verdaderamente responsable y encontró la forma de hacerse cargo. Varios años manejando el tema nos permite fluir cómodamente. La cosa ya no es tan fácil con cualquier otra persona.

Por lo general en esos casos la gente llega con una buena excusa, cierta o inventada, para justificarse y tratar de quedar a salvo. Con esa actitud intentan dejar al perjudicado con su lío.

Si me lo permites, te daré tres de mis alertas para manejar esas situaciones.

La primera, no prestes tus oídos para escuchar excusas. Si lo haces estas contribuyendo a justificar la irresponsabilidad. No es que seas insensible, es que primero hay que ocuparse de lo medular del acuerdo y luego pueden charlar de lo que pasó.

La segunda, a la hora de hacer un compromiso con alguien, busca que la petición sea muy clara y que las consecuencias de un posible incumplimiento sean previamente advertidas. A la hora de presentarse la falla, solo vuelve al momento del acuerdo y fomenta que la otra persona se haga cargo de las consecuencias y daños que causó y que estaban previamente anunciadas.

La tercera, suelo decir todo el tiempo que la credibilidad de una persona se construye cumpliendo los compromisos. Si te comprometes y no cumples, la credibilidad se erosiona y debilita la posibilidad de hacer nuevos acuerdos. Si te sucede uno de estos casos de irresponsabilidad, renueva la confianza, mediante el reconocimiento del error y la compensación del mismo, asumiendo las consecuencias y buscando soluciones inmediatas.

Rossana llegó tarde, se hizo cargo, se renovó la confianza y todo sin haber hecho mención de la causa de su retraso, muy justificado por cierto. Cuando me contó la causa de su retraso, era imposible que llegara a tiempo.

En resumen, la persona verdaderamente Responsable es aquella que una vez que te falla se hace cargo de las consecuencias de ese fallo y renueva su deseo de seguir siendo confiable porque la relación contigo le importa tanto como su propia autoimagen de persona impecable y responsable.

Cuídate de quienes son expertos en dar excusas y cuídate aún más de no ser uno de ellos. Es muy satisfactorio andar por la vida con la sensación interna de ser responsable y dar la cara.

En muchísimos casos, quienes dirigimos personal somos también responsables de la responsabilidad de quienes dirigimos. No sólo por la calidad de la solicitud o encargo que les hacemos, ni por la precisión del amarre del acuerdo. También lo somos por la manera en que reclamamos el incumplimiento. Con un reclamo que exige asumir las consecuencias de un incumplimiento, fomentamos la responsabilidad. Todo se resume en que se hagan cargo de su falta. Eso es todo. No es gritando ni infundiendo miedo y temor. Por otro lado, no puedes pedir lo que no estás dispuesto a dar. No uses excusas y asume con valentía que eres un Ser Humano.

Hasta pronto. Déjame tu comentario. Sabes que los respondo todos.

{ 32 comments… read them below or add one }

Norma octubre 6, 2013 a las 3:49 pm

Excelente tu comentario y me resultó sumamente inspirador hace unos pocos días en que tuve oportunidad de asumir un nuevo puesto como jefa zonal de una empresa de servicios. Pude percibir una gran aceptación en el grupo y logré ser clara en los propósitos que me planteo en esta nueva etapa laboral. Gracias por tus publicaciones, como siempre.
Un fuerte abrazo y a la espera de tu nuevas propuestas para seguir reflexionando.

Responder

Eduardo Martí octubre 6, 2013 a las 5:16 pm

Que bueno. Pendiente entonces. Abrazos

Responder

Wilber septiembre 20, 2013 a las 7:23 pm

Muy interesante, sobre todo ahora en el que el manejo de los tiempos en una organización es vital para el logro de los objetivos institucionales.

Responder

Eduardo Martí septiembre 21, 2013 a las 11:01 pm

Asi es Wilber. Saludos

Responder

Edvin Gudiel septiembre 1, 2013 a las 8:10 pm

Gracias Eduardo por todos estos artículos que me enseñan bastante y me ayudan en mi trabajo y en mi hogar.
saludos

Responder

Eduardo Martí septiembre 2, 2013 a las 8:25 am

Que los disfrutes Edvin

Responder

Angelica agosto 28, 2013 a las 8:48 pm

Me encantó el artículo, realmente está bien definido y explicada a palabra…

Responder

Eduardo Martí agosto 29, 2013 a las 12:38 pm

Gracias Angélica

Responder

jane agosto 27, 2013 a las 10:58 pm

Es muy interesante lo que menciona sobre la responsabilidad, aun que la mayoría de la gente no esta dispuesta a asumir sus responsabilidades y no lo harán, debemos empezar por nosotros que es lo mas importante. Siempre pensé que la responsabilidad solo se trataba de cumplir y como ya menciono es humanamente imposible no tener algún problema para dar cumplimiento a todo.

Responder

Eduardo Martí agosto 29, 2013 a las 12:39 pm

Así es Jane. Captaste la idea. Gracias y ahora a hacer algo distinto. Saludos

Responder

Millón agosto 23, 2013 a las 6:46 pm

A la pregunta ¿qué significa responsabilidad o ser responsable? me detuve y reflexione y lo primero que se me vino a la cabeza fue “quererse uno mismo”. Creo que hay que comenzar por uno mismo. Luego seguí leyendo el articulo y es muy interesante lo que aprendí. Muchas gracias.

Responder

Eduardo Martí agosto 24, 2013 a las 8:47 am

Gracias Millón por tomarte en serio la pregunta y buscar tu respuesta y aprendizajes. Saludos

Responder

Keyla agosto 14, 2013 a las 12:56 pm

Muchas gracias por compartir sus experiencias… y más de este tipo que nos conllevan a auto-evaluarnos y no sólo mirar al que está al lado, pues tal como dice en uno de los comentarios; sólo nos podemos hacer cargo es de nuestro actuar y el de nuestro entorno familiar y según sea nuestro comportamiento así será el que podremos exigir a los demás…
Me gustaron mucho los tips para manejar este tipo de situaciones, por lo general me gusta poner en práctica el primero; no le doy cuerda a la gente para que se encadene con algo que no vale la pena, es mejor enfocarse en lo realmente necesario.

Responder

Eduardo Martí agosto 15, 2013 a las 8:51 pm

Que bueno keyla. Te mando un abrazo.

Responder

Agustín Ramírez agosto 12, 2013 a las 3:57 pm

Buenas tardes Eduardo Martí. Me ha parecido muy interesante el planteamiento que haces en tu artículo sobre la reparación y la conducta que debemos asumir ante un compromiso no cumplido, aún cuando no seamos nosotros mismos los culpables. Eduardo estás escribiendo de gente responsable, pero que vamos a hacer en esta Venezuela donde los intereses personales, grupales y la deshonestidad, la corrupción y las segundas intenciones han arruinado nuestro país? Gracias por tus comunicaciones y un abrazo.

Responder

Eduardo Martí agosto 13, 2013 a las 10:34 am

Gracias Agustín por escribir.
Con respecto a Venezuela aún nos toca seguir aprendiendo. De lo único que puedo hacerme cargo es de mi espacio cercano. Y trato de ser el venezolano que Venezuela necesita. Si cada quien asume su rol, cambiaremos.
Mientras yo crea que no puedo hacer nada y si ellos lo hacen yo también. Lo hago, seguiremos hasta el fondo.
Agustín, haz lo mejor de ti mismo. Saludos.

Responder

AV agosto 10, 2013 a las 2:54 pm

no quiero parecer como perfecto porque como bien dice nadie es perfecto, pero yo gozo de tener muchas responsabilidad y actuar como la chica de la cual comenta, dando solución responsable aun cuando la otra persona me pase la falta indicando que no hay problema, aun asi me siento mejor conmigo mismo y me permite tener paz emocional, lo malo es que por el contrario la gente que manejo no es asi, lo peor del caso es que piensan que con una escusa ya esta todo arreglado y eso no es mas que la educación y el entorno en el que han vivido toda la vida, como hacerles ver sin que se molesten que su actuar no es el adecuado y no resuelve el problema, pienso circular este escrito que usted comparte, pero temo que se sientan aludidos en forma negativa

Responder

Eduardo Martí agosto 13, 2013 a las 10:26 am

Hola Alejandro. Gracias por tu compartir. Sabes?, un cosa es lo que tu hagas y otra es lo que los demás hagan con lo que tu haces. Si dejas que el hacer de los demás determinen tu hacer deja de ser tu mismo. Mi recomendación es que abras el tema desde tu parecer y desde lo que te inquieta. Y quien se sienta aludido muy bueno. Basta de callar y dejar de confrontar.
Cuando callamos permitimos, cuando permitimos promovemos. Terminamos siendo cómplices.
Mis mejores deseos Alejandro. Un abrazo.

Responder

Silvia agosto 8, 2013 a las 2:25 pm

Sr. Martí
Agradecida por recibir experiencias que usted vivió y el como ayuda a las personas en general a entender lo que en realidad es el ser responsable y lo que conlleva para nuestra vida diaria.
Con aprecio…Silvia

Responder

Eduardo Martí agosto 10, 2013 a las 11:55 am

Gracias Silvia. Me halagas y alegras.

Responder

Lety agosto 8, 2013 a las 11:30 am

Hola buen día. gracias por enriquecernos con estos artículos, me ha hecho ver otra cara del concepto de la responsabilidad tengo alguno q otro compañerito con este defecto de la irresponsabilidad, pero es bueno saber como manejarlo de ahora en adelante .

Lety.

Responder

Eduardo Martí agosto 10, 2013 a las 11:56 am

Hay muchossss. Cuida de no ser uno de ellos. Un abrazo Lety.

Responder

Carmen agosto 6, 2013 a las 4:37 pm

Buenas tardes Sr. Eduardo! Encantada de nutrirme un poco de su experiencias que bien en muchas ocasiones me siento identificada. Con respecto al tema, sería fabuloso que ese concepto de responsabilidad lo entendieran las personas que frecuentemente buscan excusas para evadir sus fallas.
Saludos y éxitos!

Responder

Eduardo Martí agosto 7, 2013 a las 3:13 pm

Carmen… Sería bueno que todos comulgáramos con el concepto pero lo más importante ahora es que lo uses tu y los demás aprendan con tu ejemplo. Gracias por tu compartir.

Responder

Helena agosto 6, 2013 a las 11:16 am

El dia de ayer se presentaron dos eventos Impactantes en la empresa y considero que tiene mucho que ver con que no asumimos nuestra Responsabilidad en el sentivo Creativo y Correctivo que aqui se desarrollo; llego a mi en el momento justo Gracias

Responder

Eduardo Martí agosto 7, 2013 a las 3:12 pm

Que bueno Helena que lo pusiste ver en lo cotidiano. Ojalá te sea útil de ahora en adelante. Saludos

Responder

Armando agosto 5, 2013 a las 12:56 am

Muy interesante, como poder manejar la responsabilidad de las personas, es muy importante que todas las personas acepten su grado de responsabilidad que tienen sus acciones

Responder

Eduardo Martí agosto 7, 2013 a las 3:10 pm

En estos momentos en escrito es para ti Armando. Si lo demás lo siguen mejor. También es cierto que podemos influir en la manera que el otro sea responsable. Un abrazo y gracias por escribir.

Responder

luisa agosto 3, 2013 a las 6:56 pm

muy lindo tema… gracias por compartirlo y de seguro lo pondre en practica…
me facinan todos los temas que publicas 🙂

Responder

Eduardo Martí agosto 4, 2013 a las 8:07 am

Me alegras Luisa. Gracias

Responder

israel agosto 1, 2013 a las 7:52 pm

Buenas noches Sr. Eduardo ya se le extrañaban sus artículos jejejeje. Que tema tan común lo que es la responsabilidad hoy en día. Vivimos en un mundo que está cambiando tan bruscamente, que para nosotros aceptar un compromiso lo que hacemos es buscar píldoras de “excusitis”. Nada es casualidad para mí, estoy terminado un artículo que esta titulado “te excusas o te enfermas” cada vez que comento a mis compañeros de este tema, lo que hacen es reírse. Hace días veía una entrevista que te realizo Carlos Fraga y conversabas de este hábito que ha creado el venezolano. Me quede estúpido, cuando complemente la información leyendo “no me gusta la gente irresponsable”. Para mí defino la responsabilidad = respeto, es un valor y principio que se está perdiendo. Es obligatorio cometer el error para poder APOYAR a esa persona o mejor aún evaluar esa problemática que puede estar afectándome a mí o a los demás. Espero verte pronto aquí en Trujillo, muchísimas cosas que compartir; un abrazo

Responder

Eduardo Martí agosto 4, 2013 a las 10:51 am

Hola Israel… que bueno todo lo que escribes y espero vernos pronto por Trujillo. Me llama la atención el título del escrito que haces. Creo que no es correcto, perdona mi comentario, pero yo creo que te refieres a “te excusas o te sanas”. ¿Me explico? Ambas cosas, excusarte o enfermarte, son nocivas y van de la mano, no son excluyentes. Un abrazo y gracias por estar presente.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: