¿Y después que muera?

by Eduardo Martí


Hace unos días desayuné con una muy querida Amiga. Sostuvimos una charla agradable con un paisaje de fondo, el mar y el cielo de Santo Domingo. Con ella siempre ha sido un placer conversar. Si bien nuestra amistad surge de yo ser su coach desde hace cinco años cuando ella participó en el Programa Internacional de Liderazgo, lo que me gusta de ella es la avidez por conocerse más y las situaciones de aprieto en que me pone con sus preguntas y curiosidades.

En esta ocasión, me preguntó mi opinión sobre si hay vida después de la muerte. Menudo lío. Sin embargo, me llamó la atención que el día anterior había hecho mención al tema mientras dictaba un taller de inteligencia emocional a un grupo de gerentes de una prestigiosa empresa de seguros. Y, al hablarlo con ella, sentí más convicción y ganas de compartirlo con ustedes aquí en nuestro blog.

Justamente unos días atrás mantuve una conversación con un médico amigo y le pregunté si él creía que ya se había detenido la evolución del Ser Humano. Si el hecho de que ya estábamos erguidos era el fin de la evolución. Sabemos que desde hace 70 millones de años los primates han evolucionado. Desde hace 1.5 millones de años hay evidencias del Homo erectus. El hombre de Cromagnon (Francia) tiene 40.000 años. ¿Es que acaso la teoría darwiniana que ve la evolución como un proceso lineal y continuo ya llegó a su fin? ¿Seremos tan arrogantes como para pensar que ya somos la máxima expresión de lo que podemos ser?.

Obviamente que no se ha detenido. Entonces, ¿Es que acaso podemos hacer algo para acelerarlo? La verdad es que fue una conversación grata con mi amigo el médico. Lo que concluimos es que no se ha detenido. El potencial está en el cerebro y las emociones. Y, asumiendo evolución como la capacidad que tiene una entidad de transformarse para aumentar sus posibilidades de éxito y expandir su acción efectiva, la verdad es que nos queda mucho por delante. Y eso es una buena noticia.

Retomando la conversación del desayuno, más que hablar de la evolución del Ser Humano como especie, ella me lo plantea como evolución del Espíritu. Le comenté que si bien he leído algunos de los libros de Brian Weiss, no me considero una autoridad ni estudioso del tema. Pero sí un Pensador.

Coincido con quienes piensan que somos seres espirituales que ocupamos un cuerpo físico en esta vida. Coincido que nuestro espíritu está de paso para aprender y evolucionar. Creo que renacerá tantas veces como tenga que hacerlo hasta que alcance el nivel X que todo espíritu deba alcanzar.

Me niego a pensar que lo que yo soy y lo que he acumulado espiritualmente se pierda al morir mi cuerpo. Cuando veo gente que lleva vidas “evolucionadas” al lado de otras que son un desastre, lo que me viene a la mente es la responsabilidad que ha tenido la persona en vida que ha alojado a ese espíritu para que evolucione.

Yo no sé si vengo de otras vidas o si voy a otras vidas. Creo que sí. Lo que sí sé es que he decidido, desde hace mucho tiempo, devolver el espíritu que ocupa mi cuerpo en esta vida mucho más evolucionado de lo que llegó.

De hecho, le contaba a mi amiga que el crecimiento que yo he experimentado a lo largo de mi vida me producía la sensación de haberle acortado el camino en su evolución al espíritu que me habita. Yo puedo claramente identificar las grandes evoluciones exponenciales que ha tenido mi vida donde he dejado atrás otras formas de vidas precarias. Actualmente estoy viviendo una de ellas.

Sé que todo esto puede sonar esotérico y poco práctico para algunos. Para mi no. Para mi es el motivo de mi vida. Estoy teniendo una experiencia de vida que no puedo desaprovechar, ni estoy vivo porque aun no estoy muerto. Vivo para aprender, evolucionar y pretendo cuidar mucho mi cuerpo físico para acompañar por mucho más tiempo a este espíritu que habita en mi.

Siento que mi espíritu cuando llegó a mi era triste y depresivo. Diría que era infeliz. La necesaria evolución era sacarlo de allí. No me ha sido fácil. Con frecuencia regresa a ese estado conocido. Y sin embargo, cada vez más se sabe merecedor de la felicidad, del disfrute y consciente del sentido de trascendencia que asume al evolucionar día a día y contribuir a la evolución de otros.

Hoy día el espíritu que vive en mí está varios peldaños arriba y yo estoy feliz de haberlo impulsado. Sé que ocupará otro cuerpo y será más pleno y útil a la humanidad. Yo habré cumplido mi propósito y lo que más me motiva a seguir en esta vida y lo que le da sentido diario, es superarme y vencerme a mi mismo. Amando mis precariedades y asumiéndome dueño del poder de transformarlas.

Gracias Amiga mía por recordarme que la vida es mucho más que no estar muerto. Que aunque muchos viven porque no les queda más remedio, otros vivimos retados a diario para ser no sólo mejores personas, mejores seres humanos, sino para devolver este espíritu mucho más evolucionado de lo que llegó. Será aún mejor persona, mejor padre, mejor empresario, mejor gerente, mejor amigo, mejor hijo, mejor esposo. Este espíritu que está de paso en mí, será aún más feliz en otras vidas y tocará más almas y será más útil y amará intensamente y vivirá agradecido de la ayudita que en esta vida recibió de mí.

¿Tiene sentido para ti? ¿Te parece loco y hasta fumado? ¿Tienes algo que comentar? ¿Me ayudas a seguir? Déjame tu comentario

Publicado el 18 Octubre 2010 en la categoría Liderazgo
Compártelo con otros o guardalo | 65 comentarios

{ 13 comments… read them below or add one }

Jessica Topel Campos Agosto 28, 2011 a las 8:54 pm

Eduardo, excelente Post, como siempre, expresando tus ideas, plasmando tus pensamientos, y propiciando debates.. Te cuento que inicie una Diplomatura en Duelos, Pérdidas y Despedidas, y hasta los momentos, he aprendido a poder mirar que si existe un momento en que dejaremos de estar aquí, unos mas temprano y otros más tarde, y de igual manera nuestros familiares y amistades. Cuando entendí que la línea de la vida nos conduce hacia la muerte, acepté que es el punto en común de todas las personas, que intentar luchar en contra de ella es imposible, y que una vez que aceptamos que ocurrirá, y que nos dolerá, perdemos el miedo y simplemente.. Vivimos nuestra vida, y dejamos de vivir la vida de otros.. Y que es el espacio que ocupamos en vida el que tiene un verdadero sentido, ese espacio si lo vivimos lo ocupamos, sino, simplemente son cuatro paredes lo que nos rodea, ocupando el espacio creamos una habitación.

Responder

Eduardo Martí Agosto 31, 2011 a las 11:17 am

Muy buena imagen Jessica la que traes. Me encanta. Yo estoy cada vez mas consciente de la transitoriedad de mi vida y por eso hay que vivirla plenamente. Mejor aún, sabiendo que devolveremos el alma con más vida. Gracias por estar siempre cerca.

Responder

Ingrid Julio 3, 2011 a las 1:20 pm

Que bello todo lo escrito por ti Eduardo totalmente de acuerdo la vida es una sola vinimos a ella y ahi que aprovecharla al maximo en aprender y desarrollarnos siempre , alguien dijo: me gusta mi trabajo y si me pagan mucho mejor jejeje, igual diria yó con la vida me gusta vivir y si puedo hacerla mas placentera aprendiendo y haciendome cada dia mas excelente BIENVENIDA entonces. BESOS.

Responder

Eduardo Martí Julio 8, 2011 a las 8:31 am

Gracias Ingrid por tu aporte. Se nota que estás radiante. Me lo contagias.

Responder

Lici Julio 3, 2011 a las 11:47 am

Hola Eduardo, sinceramente no creo en la ley del Karma que es un poco lo que planteas . Soy occidental y cristiana , y por lo tanto Creo que si seguiremos evolucionando despues de la muerte cuando nos reencontremos
con nuestro Padre al que de verdad debemos agradecerle todo lo que somos y lo que existe.
Entiendo a Jesus como la 2da. persona de la trinidad que vino a entregarnos un gobierno , no una religión para que gobernemos sobre lo creado, de ahí la importancia del liderazgo en nuestras vidas.Estamos hechos a imágen y semejanza del LIDER y EL nos dio PODER para liderar , primero nuestras vidas y luego todo lo demas. El cristianismo es un mensaje de Reino, el gobierno de Dios en la tierra, para que los que creamos lo hagamos conocer.

Responder

Eduardo Martí Julio 8, 2011 a las 8:40 am

Gracias Lici por tu comentario en esta vitrina. Me abstengo de los comentarios religiosos y políticos, aunque es imposible no hacerlos. Soy obra del creador y estoy ayudando a crear un mundo mejor aquí en la tierra bajo el mensaje de amor y respeto al ser humano. Bajo cualquier religión, esta afirmación y propósito es bienvenida.
Un gran abrazo

Responder

Vanessa Díaz Mayo 1, 2011 a las 7:04 pm

Esa expresión “…ni estoy vivo porque aun no estoy muerto”, podría sonar redundante u obvia para algunos, pero al leerla, tiene para mí, un sentido trascendente. Y es que al leer tu artículo, me hace volver a pensar en algo que me pregunto cada vez que me cruzo con personas que veo tan muertas en vida: ¿Será que la dificultad de salir de la inercia en la que se encuentran, depende del nivel de evolución que tiene el espíritu que reside en ellos? Realmente no lo sé, creer que sí, los dejaría sin opción y particularmente, pienso que la vida es mucho más benévola que eso, pero la parálisis de algunos, me hace abrir esta aniquiladora posibilidad.
Por otro lado, me identifico muchísimo contigo en esta expresión: “Siento que mi espíritu cuando llegó a mi era triste y depresivo. Diría que era infeliz. La necesaria evolución era sacarlo de allí. No me ha sido fácil.”. Algo te he asomado en comentarios que he hecho a otros de tus artículos. Vengo de ser una persona depresiva y triste, visité sin éxito, desde psicólogos y psiquiatras, hasta opciones más esotéricas. Hoy puedo decir que si “algo” me sirvió de motor, era el anhelo por saborear, lo que para otros parecía tan natural: “bienestar”, no fue fácil, pero el hastío que me producía el que me tildaran de “triste y desvalida” me impulsaba a seguir mi búsqueda, que para aquel momento no sabía que se traducía en: evolución. Hoy, me gusta hacer la similitud a la acción de intentar echar a rodar una inmensa bola pesada, el esfuerzo inicial es enorme pero una vez que se ha echado a andar, no es que es fácil, pero ya habrás salido de la inercia y resultará más viable seguir, que volver a parar. Así que comparto tu posición, y llegué a ella preguntándome a temprana edad, adónde iban las emociones y los pensamientos, una vez que el cuerpo físico moría, y en qué parte de ese cuerpo físico, habitan ellas en vida y mi conclusión es que definitivamente, hay algo más que materia.

Responder

Eduardo Martí Mayo 2, 2011 a las 6:55 pm

Al leerte me preguntaba con que velocidad escribes lo que escribes. Sale de una o lo haces en borrador y te tomas mucho tiempo para poner cada palabra en su lugar.
Estoy seguro que siempre hay razonamiento. Lo que no se si estaba antes del escrito o si surge con el escrito.
Me preguntaba que tan elaboradas están tus comentarios al escribirlo.
Tengo ganas de compartir contigo en persona. Espero que el Programa de Liderazgo de junio sea el momento.
Cariños

Responder

Vanessa Díaz Mayo 3, 2011 a las 3:55 am

Me da risa tu comentario…

Realmente no he medido el tiempo que me lleva. El Domingo, estando en casa de mis padres, me senté en la tardecita a leer tus articulos y comentarlos. Logré hacer tres, empezaría como a las 4 de la tarde y terminé a las 8pm.

Los comentarios los escribo aparte, pero solo porque un día le di enviar involuntariamente y dije “no me vuelve a pasar”.

Me apasiona escribir y cuando lo hago, cuido mucho el vocabulario, creo que es distinto cuando hablas presencialmente, algunas expresiones pasan incluso para ganarte a la audiencia, pero cuando escribes, creo que debe haber más formalidad, al menos así es para mí…

Gracias por cada comentario que has hecho en respuesta a los míos… Tienen mucho valor para mí.

Responder

Antonella Bacco Pico Marzo 25, 2011 a las 3:10 pm

Ay Eduardo tema delicado!! justo acabo de leer el blog de Viva la polémica y estuve comentando cosas de que cada quien tiene su verdad… lei varios comentarios anteriores aqui escritos y reitero lo que dije anteriormente “cada quien tiene sus creencias y hacen de ellas su verdad, unos las defienden desatando sus pasiones y tal vez asumiendo afirmaciones sin tener certeza, otros las defienden desde una posición de buscar más y más respuestas, y otros solo opinan desde una posición de reconocimiento al artículo y a tu persona .

Qué hay despues de la muerte? creo que tendremos que llegar a ese estado para saber si es reencarnación, limbo, infierno, cielo o simplemente nada… eso es parte de la vida no? la incertidumbre y la esperanza a algo mejor.

Como siempre disfruto todo lo que escribes y me nutro de todo lo que enseñas… soy una esponja en acción!!!

Besos

Responder

Eduardo Martí Marzo 25, 2011 a las 10:24 pm

Fíjate que mis cercanos colaboradores me recomendaron no publicar este artículo. Me dijeron que no me metiera con temas religiosos y políticos. Esos son temas “fanáticos” donde hay adversarios, puedo ganar adeptos y también detractores. Mi respuesta siempre fue que no estoy en un concurso de popularidad. Que la reflexión surgió realmente y como las anteriores merecía ser publicada. Además, pienso que el tratamiento que quise darle fue mas espiritual que religioso. Lo curioso es que por no darle el carácter religioso ya era anti-religioso.
Y de nuevo caemos en el tema de quien tiene la verdad. Si esto es lo que pienso sobre el tema en este momento, esa es mi verdad en este momento. Ahora, los que piensan que no pueden discutir la verdad y que deben asumirla como suya por todos todos los tiempos, son libres de hacerlo. Sin embargo, y con todo el respeto, la verdad que no puede ser discutida deja de ser una verdad y pasa a ser un dogma (lo cual también es respetable para quien lo elige). Sigamos divirtiéndonos Antonella.

Responder

HILDA Enero 8, 2011 a las 11:48 pm

HOLA, SOLO QUIERO AGRADECERLE POR ESTOS TEMAS POR DEMAS INTERESANTES. POR SOBRE TODAS LAS COSAS CREO EN DIOS Y QUE LLEGARA EN SU MOMENTO A CUMPLIR LO PROMETIDO… ME ENCANTA LA FORMA EN QUE SE EXPRESA EN QUE ABRE SU CORAZON PARA EXPONER DE UNA MANERA TAN LIBRE Y LIMPIA SUS EXPERIENCIAS, FELICIDADES POR ESO. ME PARECE QUE REQUIERE VALOR HACERLO. ME ENCANTO EL TEMA ASI COMO LOS OTROS QUE APENAS HOY ESTOY LEYENDO, PERO TODO TIENE SU MOMENTO! QUE CONTINUEN SUS EXITOS! SALUDOS! HILDA

Responder

Eduardo Martí Enero 9, 2011 a las 10:40 am

Gracias Hilda por tu apoyo. Aunque escribo por los deseos de expresarme, los comentarios como el tuyo me animan a seguir.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: