No estudies más, aprende

by Eduardo Martí

Gracias por volver a visitar mi blog! No olvides suscribirte al boletín para poder descargar gratis "20 Reflexiones para Incrementar tu Poder Personal y Liderazgo"


Mucha gente se alarma y pone cara de sorpresa cuando menciono en mis conferencias que mi gran recomendación es que no estudien más. Sí, no hace falta estudiar más. Puedo ver a diario en mis amigos la preocupación porque sus hijos no estudian todo lo que deberían estar estudiando. Veo adultos que van, después de la jornada laboral, a la universidad a sacar algún diplomado o maestría para acumular más títulos de estudios académicos.

Veo gente que no para de estudiar y jamás se siente lista porque tiene que seguir preparándose. Esa es la excusa perfecta para no tener resultados. “Es que todavía me estoy preparando”, dicen. A todos ellos les digo… no estudien más.

También en mis conferencias he dicho, y no me da pena en lo más mínimo, que en los últimos 5 o 6 años no me he leído un libro nuevo completo. Para muchos, eso es una aberración pues la gente cree que por mi posición y conocimientos, yo debo ser un gran lector.

Reconozco que a mí no me importa tanto estar a la moda, mostrarme erudito y actualizado al hacer mención de los libros del momento y los autores que han salido con nuevas teorías. Sé que frente a algunos colegas quedo muy mal, porque ellos mencionan a unos autores que yo no tengo ni idea de quienes son.

En mi equipo de trabajo he tenido grandes e inteligentes profesionales que se leían un libro por fin de semana y otro durante la semana. Yo no sé como hacían. ¿Eran más inteligentes que yo?, a veces me lo hacían sentir. Es más, eran capaces de recitar capítulos enteros y dar un gran discurso sobre el contenido de cada libro. Su brillantez me abrumaba.

Para aprender de ellos, les pedía con frecuencia que me contaran de sus recientes lecturas y trataba de hacer análisis e integración de esas ideas. Preguntaba y cuestionaba. Reflexionaba y compartía mi visión de lo que escuchaba.

La verdad es que me maravillaba ante tanta memoria retentiva que exhibían. Eran capaces de leer 8 libros al mes… Inclusive hasta más.

A veces me sentía retado y trataba de igualarlos. No podía, sencillamente no podía. Bastaba que yo tomara un libro y a las dos páginas tenía que soltarlo porque habían unas ideas fabulosas que ameritaban ser meditadas serenamente. Suele sucederme que al encontrarlas, cierro el libro y me quedo observándome. ¿Qué tiene que ver esa idea conmigo? ¿Cuándo puedo yo usar ese mensaje? ¿En que oportunidad mis resultados se han visto afectados por esa idea?… Y así puedo pasar horas.

Claro, se me iba el fin de semana y a lo mejor leí sólo 20 páginas. ¿Será que yo soy lento para entender los mensajes profundos que hay en un libro? No podía explicarme como alguien puede pasar hojas y más hojas, sin detenerse a procesar lo leído. En varias ocasiones caí en la tentación de llegar al final del libro. Era como que me dijera a mí mismo: “Más importante que aprender es llegar al final y poder decir que te lo leíste todo en tres días”. Esa carrera me llevó al estrés de tener que leer por leer.

Con el tiempo me sinceré. Es muy fácil leer y no aprender. Lo comprendí mucho más claro al ver a mis hijos estudiando. Pasaban horas tratando de memorizar textos y “pagando penitencia” haciendo el paro de estar “estudiando”. ¿Tanto esfuerzo para qué?

¿Qué es lo verdaderamente importante? No estoy hablando mal sobre leer y estudiar. Es bueno que aclare eso. Yo no estoy diciendo que no leas ni estudies, lo que me parece lamentable es que leas y estudies sin reflexionar y sin aprender.

Retomando el tema de mi dedicación a la lectura, dije al principio de este escrito que tengo años sin leer un libro nuevo completo… “nuevo” “completo”. Y menos aún, de una sola sentada. Algo que estoy haciendo es leer libros básicos, libros clásicos, libros que ya he leído. Libros que me han marcado, que aunque ya los haya leído, su relectura es más rica aún.

He entendido que para mí es más importante estar constantemente aprendiendo y no necesariamente adquiriendo contenido nuevo y hasta exótico para demostrar que yo sé mucho y que estoy “actualizado”. Sabes, estoy cada vez menos viviendo de la apariencia y tratando de impresionar a otros. Ya no quiero estar luciéndome con cuanto libro estoy leyendo, ni ando por ahí citando autores.

Lo que sí estoy disfrutando es de esas lecturas de libros ya degustados, que ya he leído, que los abro en cualquier parte y me dejo sorprender.

Es muy fácil leer y estudiar. Lo difícil es aprender. Te digo: ¡no estudies más, aprende!. APRENDE, porque estudiar es una cosa y aprender es otra. Ya no tengo que ir a buscar “sólo” en los libros el conocimiento que necesito. Lo que quiero es abrir mi corazón, declararme ignorante activo, y aprender de lo que me está pasando.

Es ese proceso de observar, reflexionar, pillarme y ver en la acción cotidiana todas las lecciones que ella encierra. Para comprenderlas mejor y comprenderme mejor, están los libros. En ellos puedo encontrar los elementos para esa comprensión. Eso es aprender.

Leer por leer no es el secreto del éxito, no, es el aprender.

Vale también una importante aclaratoria. Dije que en los últimos años no he leído libros nuevos completos, pero no tienes idea la cantidad de libros que si leí en el pasado. Y creo que leí de más. Es sumamente importante leer, leer para aprender.

Lee mucho y reflexiona mucho sobre lo que lees. No te aprendas un discurso, no te aprendas una lectura. Apre-ende, es decir, atrapa, interpreta, reflexiona, haz toma de conciencia de lo que debes hacer distinto y, con paciencia, emprende el camino de tu evolución.

Para este nuevo año 2014, proponte leer y estudiar, aprender mucho, ampliar tu capacidad de respuesta, aprende a conocerte a ti mismo, a manejar tus emociones, y sobre todo, dedica tiempo a clarificar los resultados que quieres obtener en la vida. ¿Cuál es la vida que quieres estar viviendo?. Luego, elije aprender los que necesitas para ir hacia ella.

¿Que piensas de lo que leíste?. Déjame tu comentario. Me interesa. Sabes que los respondo todos.

{ 19 comments… read them below or add one }

Betyna julio 3, 2014 a las 1:44 pm

comentarios muy acertados de un muy interesante – como todos- artículo por ahí leyendo aprendí algo: …”ora y labora”

Responder

Eduardo Martí julio 9, 2014 a las 6:26 am

Eso esta bueno Betyna. Saludos

Responder

ELADIA junio 19, 2014 a las 2:59 pm

MUY IMPORTANTE ESA REFLEXION EL APRE-ENDE NOS LLEVA A UN CONOCIMIENTO MAS AMPLIO DE LO QUE QUEREMOS LOGRAR Y PARA ELLO SE REQUIERE UNA CONEXION COMUNION CON DIOS EL CUAL NOS TRANSFORMA INTERNAMENTE .

Responder

Mardonio junio 17, 2014 a las 9:57 pm

Estimado Eduardo:
Buenas noches,

Gracias por compartir tus reflexiones. También llego a la conclusión de que es necesario hacer (aplicar) para evidenciar el saber. Sólo la práctica, por otro lado, nos brindará la oportunidad de obtener feed-back y generar la mejora continua.
Un abrazote

Responder

Daniel Perez abril 27, 2014 a las 5:13 pm

Cada dia que pasa me siento peor, soy estudiante de bachillerato y mi problema es que estoy harto de aprenderme las cosas de memoria y soltarlas simplemente sin entenderlas, pero el caso es que ami nunca me han ensañado a entender las cosas, reflexionarlas simplemente a aprenderme libros y libros que en meses olvidare por arte de magia. Esto me lleva a una gran preocupacion. Me podriais dar algun consejo.

Responder

Eduardo Martí mayo 2, 2014 a las 8:05 am

Formas parte del montón de gente que le pasa lo mismo. Bienvenido 🙂
Solo que estás más consciente ahora.
Lo importante en el bachillerato y pasa mucho en la universidad es desarrollar la disciplina de estudiar, investigar, desarrollar, reflexionar, buscar, preguntar, resolver, indagar… sobre las temáticas que sean.
Eso es lo verdaderamente útil, no tanto el contenido.
Ten eso presente Daniel
Saludos

Responder

Jholbert Lopez Beltran abril 17, 2014 a las 6:14 pm

Totalmente de acuerdo Eduardo Martí, ha veces creemos que leer y estudiar más no va a garantizar mejores logros y la realidad es que terminamos estresados con tantas lecturas y que solo captamos un 25% o tal vez menos del nivel de aprendizaje. Pero también en mi opinión aconsejaría si el problema es factor tiempo y tienes que leer demasiado en un periodo muy corto, problemas que sucede generalmente con los universitarios, seria bueno compartir la información con los amigos, profesores, especialistas en tal tema, o como lo estoy haciendo contigo que me parece muy bueno de esa forma seria un aprendizaje bueno y de acuerdo con llevarlo a la practica cada cosa que uno lee, también uno aprende.
Gracias por compartir estas reflexiones que realmente ayudan y que esta información que me brindas también la compartiré para lograr mejores hábitos de estudios y de aprendizaje.

Responder

Eduardo Martí abril 18, 2014 a las 10:27 am

Ya somos varios los inquietos Jholbert. Al menos este espacio ha servido para que varios conversemos sobre el asunto y generemos reflexión y conciencia.
Un gran abrazo

Responder

Arelys C. Reaño B. abril 17, 2014 a las 6:14 am

Excelente reflexión con respecto a No estudies más, aprende. Me identifique mucho contigo y con tú actitud ante la lectura. Y estoy de acuerdo lo importante no es ser una librería ambulante que sólo recita oraciones aprendidas de memoria, lo que realmente tiene valor es que te deja para ser aplicado en tú vida. Gracias por compartir el tema!

Responder

Eduardo Martí abril 17, 2014 a las 8:09 am

Captaste la idea Arelys. Gracias por visitar este espacio. Saludos

Responder

JohnnyGarcia 33 abril 10, 2014 a las 11:20 pm

Completamente de acuerdo Eduardo ,aunque diferente a ti me he Ledo unos cuantos libros siempre recomiendo que no es lo mucho que leas si no lo que apliques en determinada circunstancia es allí donde podemos decir C…. He aprendido algo nuevo buenas noches y gracias por compartir Tus aprendizajes!aunque tenga que leerlos ja ja ja

Responder

Eduardo Martí abril 15, 2014 a las 10:49 am

Saludos Johnny Aprecio tu comentario

Responder

liris abril 7, 2014 a las 5:16 pm

Me encantó leer su articulo Eduardo, desde hace aprox. unos 10 años deje de estudiar y tome la lectura, atendiendo al llamado de mi mundo interno, quería saber más sobre esas maravillosas posibilidades de transformar mi vida llena de estres, apuros, justificaciones, quejas y dramas ¡¡¡¡¡¡ Esas importantes y reveladoras lecciones de la vida que usted menciona en otro de sus artículos, me invitaron a querer disfrutar más del presente, para orientar mejor a mis hijos, de las buenas relaciones interpersonales, de una profesión honesta que me apasiona, apoyar al cuidado del ambiente que nos cobija y nutre , en fin VIVIR mi sueño a diario reconociendo TODAS las oportunidades que DIOS nos regala a cada minuto. Bendiciones y felicitaciones.

Responder

Eduardo Martí abril 10, 2014 a las 3:57 pm

Me alegra leerte Liris. Lo importa te es que te siento muy bien. Saludos

Responder

JONATHAN abril 7, 2014 a las 1:41 pm

Es una total realidad para nuestro mundo actual, si no aprendes no puedes aplicar y no podrás progresar. El aprendizaje es un continuo proceso, es un día a día.No importando la edad,sexo y a lo que nos dedicamos, solo con un hábito de aprendizaje constante obtendremos todo lo que nos propongamos.
Gracias por la reflexión, y adelante con este camino.

Responder

Eduardo Martí abril 10, 2014 a las 3:58 pm

Gracias Jonathan.
Saludos

Responder

RIDER GUTIERREZ abril 7, 2014 a las 1:23 pm

EXCELENTE

Responder

LIC.TOMAS REYNOSO MEJIA abril 7, 2014 a las 9:36 am

DISTINGUIDO COLEGA: ES PARA MI GRATO EL LEER SUS ANÁLISIS REFLEXIVOS QUE SIEMPRE NOS COMUNICAS Y NOS TIENES ACOSTUMBRADOS,POR ESTOS MEDIOS.MUY DE ACUERDO CON USTED ,DE QUE CUANDO ES QUE NOS VAMOS A PONER A PRACTICAR LAS HERRAMIENTAS EN LA QUE NOS CAPACITAMOS O DE LO QUE LEEMOS EN NUESTRO TIEMPO LIBRES.DE VERDAD QUE SI ,LOS ESTUDIOS EN QUE NOS PREPARAMOS A TRAVÉS DE UNA BUENA LECTURA DE UN LIBRO O DE UNA CAPACITACIÓN AL RESPETO,UNA FORMA DE DEMOSTRARLOS ES APLICAR LO APRENDIDO PARA ASÍ ,IR MEJORANDO EN NUESTRAS INTERVENCIONES COMO AGENTE DE CAMBIO QUE SOMOS.

Responder

Eduardo Martí abril 10, 2014 a las 4:03 pm

Nosotros estamos más que nadie desafiados a usar lo que ensañamos.
Es más, creo que estoy es este oficio para repetirme que tengo que vivirlo. Sabes y no hacer es no Saber.
Saludos.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: