No más ¡Tengo que…!

by Eduardo Martí


Gran parte del éxito de las personas que asumen vivir desde la plenitud de su liderazgo y poder personal son aquellas que a conciencia se mueven más por convicción que por obligación.

Para muchos, sin darse cuenta, su vida responde a una serie de obligaciones impuestas por otras personas, por las circunstancias, por las tradiciones, y hasta por si mismos. Muchos no viven la vida que quieren vivir. Incluso muchos no se han ni siquiera preguntado cuál es la vida que quisieran vivir. De allí la cantidad de personas que viven en un estado de sin sabor y sobrevivencia continua.

En cambio, las personas de éxito buscan que el máximo de acciones que emprenden en su vida respondan más a sus propios objetivos y se mueven por convicción. Desde esta postura la entrega está llena de entusiasmo y la dedicación es total.

Es obvio que no es lo mismo hacer las cosas por obligación que por convicción.

Sin embargo, en la dinámica diaria hay muchas cosas que tenemos que hacer. Ya de por si, el término “tener” lleva una carga de obligación y el deseo de no hacerlo. Pero hay que hacerlo. Lo que te voy a compartir en este escrito lo aprendí en 1991, hace casi 20 años y con propiedad te puedo decir que más que obvio es sumamente útil para la vida diaria. Sin embargo, para que funcione, como todo, hay que practicarlo e insistir en ello.

El asunto trata de convertir el carácter obligatorio del “tengo que” en una decisión con menos carga de obligatoriedad.

Hay muchísimas cosas que no me agradan hacer, que me molestan y me irritan pero muchas veces es inevitable “tener” que hacerlo. En lo particular ir al supermercado a hacer compras, cargar gasolina al automóvil, llevar la ropa a la tintorería, por usar algunas tareas domésticas. Lo mismo aplica a cualquier cantidad de cosas medulares de mi actividad profesional que tienen un alto impacto en los resultados y que son agregadores de valor… pero no me gustan!!!

El propósito es convertir esas desgastantes actividades quitándole la percepción de desagradable por otra de mayor proactividad. Seguirán siendo desagradables pero mi disposición será otra.

El truco es el siguiente. Es un diálogo conmigo mismo donde dejo en blanco los espacios a ser llenados según el caso. Veamos:

Tengo que _________________ lo cual no me agrada porque __________________
pero si no lo hago ________________________ por lo tanto ___________________

Pongamos un ejemplo: Tengo que __ir al automercado a hacer compras__ lo cual no me agrada porque __pierdo tiempo, hay que seleccionar entre un producto y otro, hay que administrar un presupuesto, hay que hacer fila para pagar, _pero si no lo hago __no estaré abastecido en la casa y tendré que arreglármelas con lo poco que hay_ por lo tanto __DECIDO ir al automercado__

Fíjate bien como funciona: cuando las consecuencias de no hacer algo son mayores que las razones que te desagradan es obvio que es mejor hacerlo. De esta manera el “tengo que” deja de serlo y se convierte en una decisión. La carga de obligatoriedad queda disminuida si la conviertes en una decisión.

Te pido que lo practiques aunque pueda parecer obvio, pero el efecto energético y emocional de tomar la decisión es muchísimo más poderoso que la desgastante sensación del “tengo que”. Esta disposición te da un impulso hacia adelante, hacia el éxito.

El ganador se adueña de su madurez. Eso implica decidir, elegir, escoger. Todo lo que se decide, se elige y se escoge es nuestro y nos pertenece. Deja de ser una obligación y ahora tiene más de convicción y convencimiento. Espero que te sea de tanta utilidad como lo ha sido para mi.

¿Qué te parece? Déjame tu comentario.

Publicado el 15 Junio 2010 en la categoría Éxito
Compártelo con otros o guardalo | 76 comentarios

{ 23 comments… read them below or add one }

Fanny Perozo Septiembre 10, 2014 a las 4:55 pm

Quiero expresar que cuando tengo que… Es la obligación para realizar una actividad dejando a nuestro ego que decida si la hace o no. Cuando Yo elijo, Yo decido.. Lo estoy haciendo desde mi Yo real tomando el control… De mi vida..

Responder

ALEJANDRO PEDROZA Febrero 6, 2012 a las 10:21 pm

NO CABE LA MENOR DUDA QUE AL PENSAR Y HABLAR CON LAS PALABRAS CORRECTAS LAS COSAS SON MAS FACILES, Y VIVIR EN ARMONIA Y PLENITUD. GRACIAS.

Responder

Eduardo Martí Febrero 15, 2012 a las 9:23 pm

Así es Alejandro

Responder

Richard Medina Octubre 31, 2011 a las 12:44 pm

Excelente aporte Eduardo, siempre he hablado de las supuestas obligaciones que se impone el ser Humanao en nuestra socieda a nivel mundial, todo lo que es obligado no te deja ningun tipo de satisfaccion y a nivel espiritual el alma no se siente regocijada en lo absoluto.
De igual manera me alegra leer los comentarios de las otras personas y saber que cada vez hay mas gente cambiando sus creencias y asi cambian su modelo del mundo.
Amigos dejen las obligaciones, dejen la lucha hagan las cosas por placer y diversion, hasta el trabajo mas arduo es placentero para el que se alegra en hacerlo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 6, 2011 a las 4:15 pm

Completamente de acuerdo Richard. Un abrazo

Responder

Adrián Acosta Agosto 26, 2011 a las 10:10 pm

Es muy cierto, las cosas con obligación se hacen por hacer, sin embargo las cosas echas con ganas, con pasión, con el corazón salen muy bien.

Las cosas echas por hacerlas, es “Invertir mal tu tiempo” sin embargo, las cosas echas con ganas, es “Invertir tu tiempo”, ya que es ese pase, dejas algo de valor agregado, y con eso resultados vitales.

Así que amigos, hacer las cosas con el corazón y no por obligación. Via @Adrian_acosta

Responder

Eduardo Martí Agosto 28, 2011 a las 11:19 am

Excelente aporte Adrián. Lo aprecio

Responder

Enrique Hernandez Junio 10, 2011 a las 1:41 pm

Es muy común en los trabajos observar gente que esta mas por obligación que por la verdadera convicción de su propósito de vida, y el mundo puede seguir igual 20 años o más, a menos que cada uno de nosotros tome la decisión definitiva de primero descubrir que es lo que realmente queremos y luego dar todo e ir en busca de ello, por eso en las organizaciones se observa bajo rendimiento, actitudes indescriptiblemente nefastas, pésima responsabilidad, falta de compromiso, mínimos resultados etc. Y a nivel personal una marcada frustración por estar en el lugar equivocado, Desde mi punto de vista se requiere de mucho valor para tomar conciencia plena de lo que estamos haciendo con nuestra vida, y empezar a hacernos responsables de nuestro futuro, para lo cual hay que tomar decisiones trascendentes en el presente, movernos de lo cómodo a lo incomodo, vale la pena cuestionarnos ¿Qué es lo que más disfruto hacer? Probablemente en la respuesta encontremos nuestra verdadera convicción. Afortunadamente cada vez más personas están tomando conciencia de su verdadera convicción, y muchos nos estamos lanzando a emprender esa aventura que tiene muchas probabilidades de llevarnos al éxito.
Saludos Amigo Eduardo.

Responder

Eduardo Martí Junio 11, 2011 a las 5:52 pm

Estoy seguro que la pasaremos muy bien en el Programa Internacional de Liderazgo Gerencial en su versión Avanzada. La calidad de tus pensamientos van a ser un gran aporte a todo el grupo… Nos vemos la semana que viene.

Responder

WILIAM Febrero 7, 2011 a las 5:05 pm

Hola gracias por emviar algunos temas me hacianfaltas para las charlas que se realiza en la unidad donde trabajo espero otros temas mas
atte
wiliam miranda

Responder

Eduardo Martí Febrero 8, 2011 a las 11:34 pm

Yo seguiré haciendo… te toca usarlas. Gracias William

Responder

Paola Octubre 2, 2010 a las 6:08 pm

me encanta esta nota. Es del diario vivir, desde irse a dormir a levantarse y hacer muchas cosas durante el dia y en tu vida. Voy a poner en practica esto y asi dejar d perder tiempo, pensando en lo maluco k es el tengo k…. Gracias Eduardo.

Responder

elsi Agosto 24, 2010 a las 10:55 pm

Gracias , por esa claridad para cambiar mi perspectiva hacia lo positivo que aunque en algunas ocaciones lo habia hecho era solo por inercia.

Responder

Luz Maria Agosto 20, 2010 a las 12:38 am

Felicidades me gusto su articulo porque me da mas positivo, como se puede transformar algo no placentero en lo opuesto.
Gracias
Luz Maria
Que el exito este siempre presente

Responder

ERIKA LILIANA Agosto 13, 2010 a las 7:51 pm

hola, me agrada mucho este tipo de reflexiones tienen mucho valor a la hora de tomar una decisión a veces nos quejamos mas de lo que hacemos y no propiciamos un ambiente agradable a nuestra vida cotidiana dejando pasar oportunidades y experiencias agradables

Responder

CARMENZA Agosto 13, 2010 a las 3:34 pm

Me parece una artìculo espectacular, ya que siempre sacamos achaques y nos da pereza y/o jartera cumplir con una u otra actividad ya sea en la casa, en el trabajo, en el estudio etc, pero lo importante es quitarnos esos sofismas de la cabeza y ser activos, dinámicos, energicos y hacer de cada tarea una diversiòn. Ya que dice un dicho: “Lo que se hace con ganas, ni rabia da”.

Responder

ana Agosto 12, 2010 a las 2:40 pm

soy una pequeña emprearia, siempre busco mas motivacion para mi hacer mejor mi trabajo,
estas reflexiones me ayudan muchisimo, tanto personal como para la motivacion de mis empleados.

Responder

Yocika Agosto 11, 2010 a las 7:01 pm

Hola, yo tengo un problema de actitud en todo lo que hago, siempre es “tengo que…” y se que tengo que cambiarlo es decir tomar la desicion de hacerlo y gran parte de mi se da cuenta la otra simplemente no desea hacerlo, siempre gana la parte que no desea, hacerlo, me puedes ayudar en cambiar eso???

Responder

angela Agosto 11, 2010 a las 2:55 pm

yo tengo motivacion para vivir
vivo cada dia con entusiasmo
trato de vivir el diario vivir con mejor criterio
me parece interesante
este espacio
gracias por hacerme parte de el

Responder

ma. elena Agosto 5, 2010 a las 11:26 am

hola! gracias por tus grandes consejos. me gustan!

Responder

laura Agosto 1, 2010 a las 6:53 pm

gracias por tus mensajes son muy buenos y nos ayudan a reflexionar sobre el asunto

Responder

Rubén Vargas Julio 30, 2010 a las 8:04 pm

Gracias por la clave, yo me considero una persona esclava del “tengo que” ahora me fijo mucho cuando expreso ese sentimiento y trato de cambiarlo por “quiero…” o “decido…”

Responder

Ricardo Corredor Julio 28, 2010 a las 11:42 am

Es Cierto, y más si cabe en el mundo tan acelerado en el que vivimos.
Todo es cuestión de hábitos incorrectos que asumimos desde la niñez y de no llevar una disciplina diaria para no sentirnos como un robot.
Pero sopesando todo de forma objetiva, llego a la conclusión que la planificación de tareas cómodas o incomodas, es determinante para una mayor eficacia y disposición de nuestro tiempo.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: