Abrir los brazos

by Eduardo Martí


En estos días le dije a una amiga que tenía el pelo bien bonito y ella se apenó toda, me dijo que yo debía estar mal de la vista porque estaba horroroso ya que tenía tiempo sin ir al salón de belleza.

Hace poco en Caracas invité a comer a un amigo que vive en Canadá para conversar y ponernos al día con su experiencia en Toronto y la mía de Chicago. Fui yo quien lo llamé y lo convoqué a esa cena. Al finalizar no quería dejarme pagar la cuenta. Él tenía que pagar su parte. Yo le dije que no, que esa era una invitación mía.

Fui a hacer un trámite en la embajada y la persona que me atendió lo hizo con una amabilidad natural. Fue agradable tratar a ese señor y se lo dije. Su respuesta es como la de muchas personas: que no es para tanto, que ese es su trabajo…

Siempre le digo a mi suegra que cocina muy rico. La señora tiene una mano para cocinar muy sabrosa. Lo curioso que siempre se lo digo y su respuesta es también la misma: ¡eres un exagerado!

La constante en estos casos que acabo de mostrar es la poca disposición que tenemos muchos a recibir halagos, reconocimientos, atenciones, etc. Y obligatoriamente surge la pregunta: ¿Por qué nos cuesta recibir?. Pareciera que no queremos “tener”… que no queremos “ser”. ¿Será que somos tan poca cosa como para merecerlo?

Si alguien me quiere regalar algo, está en su pleno derecho y placer ¿Por qué limitarlo?. Si alguien me entrega un reconocimiento ¿Por qué no aceptarlo?.

Parece que desde siempre, el foco lo hemos puesto en el dar y no en el recibir. Desde la formación social y espiritual se ha favorecido el mensaje de sacrificio, desprendimiento, y a veces de auto flagelación.

Y aquí va el mensaje principal de este escrito: LAS PERSONAS QUE VIVEN EN BIENESTAR Y ABUNDANCIA ESTAN ABIERTAS A RECIBIR. Yo no sería el que soy sin el producto de mi esfuerzo, dedicación y trabajo. Pero también soy lo que soy por la cantidad de apoyo de la gente que me ha tendido una mano, que me manifiesta su cariño y buenos deseos.

Yo, así como tu, ando por la vida entregando mis talentos y habilidades. Haciendo cosas para mi beneficio personal y también del colectivo. Suelo esforzarme para proveerme lo que necesito, pero también estoy consciente que así como entrego, también recibo. Estoy consciente que hay muchas cosas que me llegan de vuelta y que yo no sería el mismo si no las recibiera.

Si solo pensara en dar, me vacío. Si tengo que concentrarme en llenarme, dejaría de dar.

Te cuento lo que yo hago ahora. Antes, cuando me decían algo agradable solía apartarme como para que no me tocara. Tenía miedo de creérmelo e hincharme de ego. Podía volverme arrogante y hasta prepotente. Y eso no lo quiero para mi. Que si hago ahora: ante un halago, me pongo de frente, abro los brazos, al menos las manos, me dispongo a recibirlo, me lo gozo todo por un rato y lo dejo ir. Suelo sacudir los pies y las manos para que circule.

Si no hiciera eso, y rechazara todo lo que me llega, le estaría diciendo al mundo que no me mande más, que no lo necesito, que no lo merezco.

Recuerda bien: Las personas que tienen bienestar están abiertas a recibir. Aceptan lo que viene de vuelta… se sienten merecedores y abren los brazos.

Abrir los brazos y estar dispuesto a recibir todo lo que llega de bueno, amplía la abundancia en nosotros y en el entorno. En cambio, rechazar lo que nos llega es mandar el mensaje que no valemos lo suficiente para merecerlo.

Coméntame  tu cómo recibes los halagos, ¿con los brazos abiertos o cerrados?

Nos vemos pronto

Eduardo Martí

Publicado el 12 Abril 2010 en la categoría Cambio
Compártelo con otros o guardalo | 21 comentarios

{ 21 comments… read them below or add one }

jineska Septiembre 14, 2011 a las 6:58 am

Hola eduardo, yo abro mis brazos y digo “vale la pena lo que hago” y tambien lobendigo, yo como estoy en el mundo del seguro, cuando me dan las gracias y mme felicitan, y me mandan bendiciones, las recibo, me las gozo, y luego les digo “usted tambien merece felicitaciones es muy valiente, por que estar en su situacion es dificil( que si el carro se accidento, que si su madre esta hospitalizada, o un hijo,etc) y hasta en tono divertido les he dicho “cheeeee es que somos grandes” jajajajaja pero en mi interior, solo me digo gracias padre bienvenida esas bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 16, 2011 a las 8:21 pm

Que bueno lo que nos comentas Jineska. Creo que esa es la actitud. Cariños

Responder

rossy Julio 18, 2010 a las 12:55 pm

hola como esta la verdad es muy cierto lo que dice cuando me hacen un piropo como que me apeno y creo no merecerlo o pienso que se burlan de mi ..a veces me miro al espejo y me veo no ser merecedora de ese halago y ahora leyend el articulo es increible todas las satisfacciones que no he disfrutado de ahora en adelante los agradecere los disfrutare y luego los dejare ir.. que el señor lo bendiga siempre y lo ilumine en su trabajo y en su vida

Responder

SARA Abril 23, 2010 a las 9:28 pm

Hola Eduardo. Eso de no sentirnos merecedores si me ocurrió como parte de creencias de la familia de ser modestos y vivir resagados ante los alagos y regalos. Si me he flexibilizado poco a poco y si he notado el cambio de ser merecedora de abundancia pues somo hijos de Dios.

Responder

ALBERTO Abril 23, 2010 a las 12:08 pm

GRACIAS POR LO QUE NOS BRINDAS CON TU MENSAJE, PERO TAMBIEN ES RICO LO QUE ME LLEVO DE LOS COMENTARIOS, ASI QUE GRACIAS A TODOS POR SUS COMENTARIOS . TODOS LOS DIAS EN NUESTRO DIARIO ACCIONAR ,DEVEMOS DAR UNA ALEGRIA O UN BENEFICIO A ALGUIEN NO INPORTA CUAL O CUAN FUERA NUESTRA ACTIVIDAD DAR UNA SONRISA ,YA SEA TELEFONICAMENTE O PERSONALMENTE LA OTRA PERSONA QUE ESTA ENFRENTE O DEL OTRO LADO LO CAPTARA Y AGRADECERA SIEMPRE HAY QUE DAR PARA RECIBIR . RECIBIR ES NUESTRO ESTIMULO DIARIO PARA PODER CONTINUAR, ES CIERTO QUE NO DEVEMOS CONFUNDIR LAS ADULACIONES CON LAS GRATIFICACIONES SINCERAS QUE NACEN DEL CORAZÓN.GRACIAS TODOS,UN ABRASO DESDE SAN JUAN ARGENTINA.
ALBERTO.

Responder

Jorge Abril 20, 2010 a las 5:58 pm

Hola Eduardo

interesante tu reflexión y profunda a la vez, dar para recibir, comento de que si algiuen cualquiera que sea, hace algo bien echo, debemos felicitarle por su acción, a asi mismo recibir los halagos cuando hacemos algo bien y nos lo merecemos.

gracias

Responder

klau Abril 18, 2010 a las 4:34 pm

Hola Eduardo!
gracias por compartir.
Yo recibo los halagos cada vez más y más con los brazos abiertos.
Es parte de agradecer.
He estado disfrutando bien que me alaben la comida que preparo y he dicho que me gusta, y me han dicho que lo harán más seguido.
Un abrazo

Responder

Paola Abril 15, 2010 a las 1:37 pm

Hola Eduardo! tenes toda la razon y una gran manera de expresarlos con palabran sencillas….es necesario reconocer que la edificacion a los demas es muy importante, y aprender aceptarla tambien es fundamental, incluso si solo se utiliza para mantener unas excelentes relaciones personales.
Un abrazo

Responder

nancy Abril 14, 2010 a las 9:44 am

EDUARDO…..GRACIAS POR EXISTIR….que excelente tu escrito. Justo hace dos dias mientras ejecutaba la organización diaria de mi dulce hogar pensaba en que me siento bien feliz cuando doy, cuando regalo, cuando sirvo y también pensé en lo agradable que es cuando te reconocen y reconoces con palabras, hechos y hasta detalles materiales a tu prójimo. Tienes mucha razón al hacernos reflexionar sobre recibir halagos sin que se alimente tu ego…y ADELANTE TODOS… A RECIBIR LAS BENDICIONES DE NUESTRO PROJIMO Y NUESTRO HERMOSO UNIVERSO.

Responder

Luz Maria Abril 14, 2010 a las 3:13 am

Es interesante ver la reaccion propia cuando nos alaban, ya que nos sirve para ver nuestro piso acerca de la abundancia como lo tenemos.
Un abrazo

Responder

Edna Abril 13, 2010 a las 8:25 pm

Eduardo:

Tus escrito siempre me dan mucho para continuar en mi diario vivir; pero la expresión usada hoy día referente al recibir acompañado de esa acción de abrir los brazos o las manos para recibir y después dejarlo ir, llamo mi atención.
Recibir una de las acciones difíciles de realizar en la vida, porque casi nunca estamos seguros de si lo merecemos o no lo merecemos.

Responder

dagoberto Abril 13, 2010 a las 11:33 am

Eduardo, muchos cren que el recibir un halago o cualquier otra cosa que podamos dar(porque nos nace), significa un compromiso para ellos con esa persona…”Ellos estan en la vida sin saber que estan”

Responder

susana Abril 13, 2010 a las 8:40 am

Me encanto es la segund a vez que recibo comentarios sobre el tema de recibir………esto tambin es humildad es estar abierto y agradecer TODO por pequeño que sea …son REGALOS de la viday hayque recibirlos con AMOR . Como YA te agradesco este y no te prives de mandarlo GRACIAS!!!

Responder

Jacqueline Abello Abril 13, 2010 a las 8:39 am

Palabra cierta! todo se basa en un principio básico: permitirse amarse a si mismo. El otro dia hice un ejercicio, inspirada por un concurso: escribí una carta de amor,,Para mi!!…luego me reia sola pensando en la cara que habrá puesto el jurado que le tocó leerla, tal vez evaluándome como una persona egocéntrica, cuando en realidad el mensaje que iba entre lineas es el que ahora tu estás dando con esta reflexión: abrir los brazos para recibir todo lo que nos merecemos, y nosotros mismos rechazamos y bloqueamos. Felicitaciones por tu trabajo,gracias por permitirnos comentar tus reflexiones, y continua con los brazos abiertos!

Responder

anna Abril 13, 2010 a las 3:28 am

Eduardo,que lindo y buen tema este que comentas hoy,te cuento yo al igual que muchas personas que creo estaran en mi caso,no recibo los halagos o muestras de agradecimiento con muy buenos ojos,no se por que serà,en ocaciones hasta nos incomoda,creo que es exactamente lo que tu mensionas que desde que somos chicos se nos acostumbro, se nos educo a solo dar y no recibir,en mi caso yo lo atribuyo a que soy bastante tìmida y creo que eso influye a que mas bien tienda al rechazo,pero en nuestro interior uno siente una emocion algo que nos agrada que nos estimulen o nos agradezcan,creo que tambièn hay algo de miedo,miedo a lo bueno a las emociones profundas, a la sinceridad, miedo a sentir como dices tu, ese ego tan enorme que se nos hace cuando,recibimos estas muestras de cariño y agradecimiento y como no estamos acostumbrados a recibirlo,por eso se nos hace difìcil aceptar que deverdad todos somos seres especiales y que a todos nos gusta que se nos agradezca y sobre todo somos muy dèbil al amor que de tanto que nos agrada esta emociòn que hasta nos da miedo.Nuevamente te felicito Eduardo por tratar temas como este que nos ayudan y nos estimulan a entender mejor el por que nos pasan estas cosas.Saludos para ti desde Costa Rica.

Responder

belkys josefina pinto Abril 12, 2010 a las 9:35 pm

…hola, encantada de leer tus escritos que me hace sentir mejor cada día. Tientes razón, estoy totalmente de acuerdo contigo. La gente le cuesta recibir halagos, ni ellos mismos se lo creen, se escudan tras una falsa humildad. El que es humilde abre los brazos y disfruta de lo recibido y precisamente todos esos reconocimientos, y a seguir con más fuerza siendo agradecido. También son capaces de dar dándo lo que tienen, lo que son y es hermoso compartir desde el SER y no desde el tener o hacer…¡gracias, de verdad, gracias!…me he sentido identificada con éste artículo y cierto que es pedagógico. Abro mis brazos con frecuencia para recibir todo lo bueno y doy también lo que tengo y siento. NADIE DA LO QUE NO TIENE…Muy agradecida por la oportunidad que me da Dios de encontrarme con gente como tu…Recibo tu amabilidad y atención con mucha alegría…

Responder

nilda gladis Abril 12, 2010 a las 8:40 pm

Hola Eduardo !!!

Abrir los brazos, me encanto lo que has escrito en tu blog….como todo lo que escribes ( acepta mi halago ,jajja!!).
Mi comentario: soy una persona que siempre me dicen cosas lindas! y las tomo, me encantan me hacen feliz y tambien me hacen sentir que me las merezco, nunca las rechazo, las recibo con los brazos abiertos.Ahora no hay que confundir adulacion con halagos son dos cosas totalmente distintas, la adulacion no me gusta que piensas??
Recibe mi cariño

Responder

Fernando Agüeros Sánchez Abril 12, 2010 a las 8:35 pm

Considero que tus reflexiones sobre el tema son sumamente interesantes, me he dado cuenta que la mayoria de los triunfadores reciben loa halagos y reconocimientos con gusto y hasta parece que son vanidosos (sin serlo), saben que merecen lo que se les da.

Un triunfador por lo general sabe lo que vale y se sabe merecedor de sus logros personales y a veces hasta se le pueden parecer pocos.

Un saludo y muchas felicitaciones

Responder

Marlene Abril 12, 2010 a las 7:29 pm

Es maravilloso dar,pero es aun mas recibir,fijate yo recibo tus mensajes los cuales me hacen crecer,asi puedo trasmitir a quienes estan cerca todos esos regalos que me das y que los meresco,pues soy abierta a lograr metas buenas,cada vez aprendo mas de ti y tambien soy multiplicadora de esa sabiduria mil gracias,eres genial,me quedo liviana cuando recibo de ti esta forma de ser mejor persona y ciudadana del mundo,un abrazo grande,hasta pronto.

Responder

ronnie Abril 12, 2010 a las 7:10 pm

Eduardo…Amigo… creo que yo también debo replantearme si no caigo en una actitud de “FALSA MODESTIA”. Tal cual me parece este podría ser el nudo de la cuestión que planteas… Una cosa es la humildad, pero otra muy distinta es la “falsa modestia” y muchas veces nos pasamos para ese lado. Sabemos -muy bien- cuando somos merecedores de algo, pero actuamos como si “no”, o bien, al menos, eso es lo que decimos… NO, POR FAVOR, NO ES PARA TANTO…!
SI, SI y SI…!!! Y muchas veces consideramos que merecíamos algo más valioso aún, pero debemos
disimular nuestras expectativas traduciendolas en frases educadas y/o elegantes, pero . . .
la verdad . . . seguro que está mal que nos premien o al menos nos halaguen (premio al fín) ???
Es un tema más que interesante: cómo se nos va a dar algo que creemos que no merecemos? Vamos… ! Obviamente esto va contra toda idea de “abundancia…”
Un recordatorio: no sé si hayas leido -en un envío anterior- mi sugerencia de tratar el tema del “humor” como vehículo de comunicación… (?). Este también me parece un tema interesante…
Qué pasaría si todos estuvieramos obligados a usar una “máscara con una importante sonrisa ? “Sobre todo quienes tienen que obligadamente tratar con público ! Este tipo de personas, tal vez más que otras, deberían comprometerse en darle alegría a la gente, no impota cuál sea la actividad a la que se dediquen. No es necesario ser payaso; ni actor cómico, para hacer felíz a alguien, ya desde el simple trato, así fuera solo circunstancial… Verdad…? Lamentablemente, creo que sucede muy poco … Realmente una pena !
Un nuevo abrazo, desde Argentina
Ronnie

Responder

JUAN LUIS RAMÍREZ Abril 12, 2010 a las 6:57 pm

Muy bueno es aprender a recibir sin sentirnos que somos los mejores porque nos hemos esforzado tanto que el mundo tiene que rendirnos homenaje. El Señor Jesucristo dijo: Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate pòr muchos. Marcos 10:45.
Que el Dios Eterno te llene de sus bendiciones y misericordias todos los días, por siempre. Gracias por bendecirnos de esa manera.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: