¡¿Eduardo con calzoncillos amarillos deseando Feliz Año?!

by Eduardo Martí


Comienzo este escrito con el tradicional saludo de Feliz Año.

Y para que este saludo no sea un simple formulismo vacío, un deseo al aire o un cumplido cortes, es que lanzo las siguientes líneas reflexivas.

Acaba de terminar un año y de iniciarse otro. Apenas unos días atrás vi el resurgir de cualquier cantidad de “amuletos” que nos ayudarán, mejor dicho, que se ocuparán de la realización de nuestros Deseos y Propósitos.

Dos cosas quiero comentar sobre este fenómeno:

El primer comentario tiene que ver con gran la cantidad de recursos disponibles en el imaginario popular que debilitan nuestro poder personal y que cargan con la responsabilidad de lograr nuestros deseos. Enumero algunos de ellos estando seguro que usted amigo lector conocerá algunos más: recibir el año usando ropa interior amarilla, comer las 12 uvas a las 12 de la noche con las 12 campanadas y formulando los 12 deseos, cargar una maleta de viaje, recibir el año nuevo con un billete en la mano, que la primera comida del año sea un plato de lentejas, etc.

Yo no voy a cuestionar su uso o no, ya que conozco algunas personas que usan estos recursos como anclajes y re-afirmaciones, incluso son usados para darle fuerza a sus solicitudes. Insisto no soy quien para cuestionarlo. Con lo que si me cuesta convivir es con la idea que su ausencia es una fatalidad. Lo que si me cuesta entender y menos aceptar es la delegación de mi responsabilidad en el logro de mis propósito puesto en estos “rituales”. Es el caso de una persona que se acercó a mi hija a insistirle que no podía comer cerezas en vez de uvas para que sus deseos sean alcanzados.

¡Así que alerta! una cosa es que te apoyes y otra es que lo sustituyas. Es tu accionar lo que hará que tus propósitos y deseos se materialicen.

El segundo comentario tiene que ver con la cantidad de veces que la gente me ha deseado “Paz y Felicidad” en estos últimos días. Dos palabras hermosas y a su vez llenas de mucho poder. A toda persona que se nos cruza en el camino le deseamos que este nuevo año tenga Paz y Felicidad… Deseos que hacemos con mucha sinceridad y fervor. Sin embargo, más que con la facilidad que las decimos, lo que más me preocupa es con la superficialidad y simpleza que las entregamos. Cuando a alguien le deseas Paz y Felicidad ¿qué le quieres decir?… y tu ¿quieres Paz y Felicidad?… ¿cómo se come eso?, ¿qué significa?.

Y no tengo muchas dudas que la ambigüedad que encierran estos deseos sea lo que más nos obligue a seguirlos pidiendo dado que no lo encontramos. ¿Cómo saber que has encontrado la Paz y Felicidad si no sabes con claridad lo que significa?

Y aquí no voy a entrar en la búsqueda de la definición correcta de términos tan manoseados. Lo importante es que tu tengas tu propio sentido y valoración.

Por mi parte, cuando a alguien le deseo Paz y Felicidad le quiero decir: espero que logres encontrar la serenidad necesaria en medio de las tantas e inevitables situaciones adversas y además, que vivas múltiples momentos de alegría y satisfacción por llevar la vida que llevas y hacer lo que haces.

Esos son mis deseos para ti este año.

Espero poder acompañarte en su realización.

Nos vemos el próximo lunes, y todos los días por Twitter.

Eduardo Martí-

Publicado el 4 enero 2010 en la categoría Cambio
Compártelo con otros o guardalo | 12 comentarios

{ 12 comments… read them below or add one }

Daría enero 25, 2010 a las 4:16 pm

Hola Eduardo!
Comparto plenamente todo lo que dices, y, disculpa que te toque lo siguiente……cuando uno cree en un ser supremo que le ha dado la vida, la salud y lo que uno tiene en la vida….pues….todo aquello sobra; son cosas materiales perecederas a las que yo no voy a darles poder para que se cumplan mis deseos. No olvidar que el negocio impone este tipo de cosas, mira tú, con calzoncillos amarillo!! acá en mi país son rojos y creo que para este año se ha estado está cambiando de color. Resultado de todo ello, materialismo, es que nuestros deseos de paz y de felicidad son carentes de paz y de felicidad vivdos .
Con aprecio

Responder

SARA enero 15, 2010 a las 10:21 pm

Hola Eduardo Martí: Igualmente para tí y tu familia un saludo muy especial; que este año y los siguientes te traigan salud y amor, pues son los principales para avanzar en el mundo para poder realizar nuestros sueños. ¡Un abrazo a Leo Alcalá.

Responder

Luz Maria enero 11, 2010 a las 9:40 pm

Ah la verdad me sorprende un pco el que alguien como tu diga esto.
“”””””Sin embargo, más que con la facilidad que las decimos, lo que más me preocupa es con la superficialidad y simpleza que las entregamos. Cuando a alguien le deseas Paz y Felicidad ¿qué le quieres decir?… y tu ¿quieres Paz y Felicidad?… ¿cómo se come eso?, ¿qué significa?.””

Alguien que cambio su lugar de residencia como muchos de tus pisanos por la inestabilidad, en la que se vive en tu pais,me sorprende lo rapido que la gente se olvida de las pequenas dificultades que en el Pais de Obama,No se padecen, por ejemplo el tener que vivir encarcelado en tu propias rejas,las altas bardas,las no caminatas libres acompanados de un grupo de amigos,pequenos etceteras que hacen un gran diario vivir.

Las uvas,las cerezas son tan poco importantes que incluso despues se vuelven anecdotas,a mi se me olvido comprar las uvas, solucion puse en los cuencos de cristal uvas pasas,era tan grata y tan anorada la compania,que incluso el olvido se volvio un detalle chusco,(gracioso).

Con el paso de los anos vemoslas cosas con prismas tan difeentes que a veces vemos nitidamente colores de la vida que antes ni siquiera vislumbravamos.

Te deseo a ti y a toda tu familia,a todos los lectores que su prisma sea cada dia mas amplio,que ello les dara notas muy altas de felicidad,que los llevaran a un gran remanso de Paz y alegria.

Que el exito este siempre presente!!

Responder

Liliana Cuevas enero 10, 2010 a las 10:25 pm

Hola Eduardo!!! Gracias por las reflexiones que nos ayudan a ver mejor las cosas. Buen año!!!

Responder

elizabeth lopez enero 5, 2010 a las 8:46 pm

hola eduardo. me parece muy hacertada sus reflexiones. estoy de acuerdo con ud.la feliciad siempre le andamos buscando por todas partes. por que no sabemos tan serca que la tenemos. y es dentro de nosotros mismo.
gracias por copartir sus ideas.

Responder

Mª del Mar enero 5, 2010 a las 4:36 pm

Hola Eduardo,
Te deseo lo mismo a ti.
Gracias por tus palabras como siempre tan claras y reflexivas. Hay que tomar la acción, movilizarte para alcanzar tus deseos u objetivos sino es obvio que fracasarán.
Como comentario, decirte que aquí en España la ropa interior tiene que ser roja, meter tu alianza en la copa de champán cuando brindes el nuevo año (más de uno se la ha tragado…jeje), una uva por cada campanada, etc.

Gracias nuevamente amigo!!!
Hasta el lunes!!

Responder

Haydee enero 5, 2010 a las 1:05 pm

Gracias por llevarnos siempre a la reflexión….
Les deseo sigan cosechando éxito en este nuevo año!
Un abrazo!

Responder

Pedro Carranza enero 5, 2010 a las 11:24 am

Hola Eduardo
efectivamente veo la mayoria de la gente alrededor que busca elementos externos que le resuelvan sus problemas, en lugar de entender que es uno mismo a traves de planificacion y constancia de propositos que logra lo que quiere. Gracias por los articulos del blog, siempre es util mantener la mente en positivo (+) y tus comentarios ayudan de verdad… saludos y que logres mantenerte feliz en 2010

Responder

Edgar Arvay enero 5, 2010 a las 9:19 am

Estimado Eduardo,

Definitivamente cualquier éxito o logro futuro, aunque sea inmediato, está supeditado al conocimiento de nuestro rumbo y de las acciones que debemos emprender para lograrlo. Los caminos pueden ser unos mejores que otros e incluso algunos equivocados, pero lo peor es esperar que nos caiga del cielo ” la gran bondad divina”, hasta la salud depende, en muy buen grado, de nuestros hábitos alimenticios, el buen ejercicio, etc., solamente las patologías congénitas son las que debemos encomendar a la divinidad, es decir “Dios mio dame salud y vigor”

Algo bonito aunque no imprescindible, es llevar a cabo las tradiciones de todo lo que mencionas, algo de mística kabálica o superstición popular, endulza el espíritu por el “por si acaso” y el “no me cuesta nada hacerlo” pero es equivocado utilizarlo como muleta para apoyarse en el logro.

Particularmente, me dió dolor de cabeza mezclar champagne con el tragar de un par de uvas, el 31 de diciembre en la víspera del 2010. Nada bueno pal ratón del día siguiente.

Responder

Isidoro Maldonado enero 5, 2010 a las 8:28 am

Es interesante tu cometario te deseo lo mejor en este 2010.

Responder

aristides pineda enero 5, 2010 a las 12:24 am

Completamente de acuerdo contigo eduardo, es nuestra responsabilidad de los actos que hagamos o dejemos de hacer lo que permitira que los anclajes no sirvan para el logro de las metas propuestas para el a;o venidero.

Gracias por tus palabras en tu blog y quisiera saber cuando tendras talleres abiertos en caracas o si has pensado en desarrollarlo en valencia.

De nuevo gracias y hasata algun dia proximo.

aristides

Responder

Magui enero 4, 2010 a las 11:15 pm

Ante todo les deseo a Ustedes que este año 2010 Dios los siga bendiciendo con esa generosidad de compartir tan sabias relexiones que nos motivan a esforzarnos cada dia mes en el logros de nuestros propositos.

Coordialmente

Magui

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: