Camina lentamente

by Eduardo Martí


Me han pasado tantas cosas últimamente que me han obligado a detenerme y reflexionar.

Te lo voy a contar en el orden en que fueron apareciendo los sucesos.

A finales de octubre pasado me lesioné el tobillo izquierdo mientras hacía una caminata de montaña. Llevaba varios días subiendo cerro para entrenar junto a un querido grupo de amigos. Por estar algo resbaloso el camino empinado de descenso gracias a una reciente lluvia, perdí el paso y me resbalé, cayendo mi pesado cuerpo sobre el pie. El resultado: un esguince muscular que llevó a una inflamación importante. Los médicos me dieron reposo absoluto.

No lo cumplí al detalle. El día siguiente comenzaba un Programa intensivo de Liderazgo e Influencia y no podía suspenderlo. Venían personas de todo el país a recibir el entrenamiento conmigo, afortunadamente estaba bien acompañado por mi equipo de trabajo y tanto Elizabeth como Marilyn sacaron todo su talento para permitir que yo reposara un poco.

Pero mi impaciencia deseosa de controlar que todo saliera bien, me llevaba a estar metido en todo. Mi pie se estaba quejando y yo no lo escuchaba.

Al terminar el evento salí en avión a Nueva York a dos semanas de trabajo que ya estaban contratadas y tuve que ejecutarlas sentado y con el tobillo en alto. Aquí Elizabeth de nuevo se remontó y llenó los vacíos que inevitablemente yo dejaba ¡Estaba lisiado!

Al terminar Nueva York salí hacia España a visitar a mis hijos que viven en Barcelona y en La Coruña y a mi hermano en Tenerife. Mi tobillo dolía pero no podía detenerme. Salía a caminar con ellos usando un paraguas como bastón y acelerando el paso para disfrutar de los paseos.

Me molestaba que me doliera. Quería aprovechar cada instante con ellos y disfrutar de las calles y atractivos. Hasta que una noche, en Barcelona me rendí. No pude caminar mas… me dolía. Eran las 11 PM y me bajé del metro para caminar las tres cuadras que me llevarían a la casa. Caminé muy despacio y con mucho dolor. Si hubiera pasado un taxi lo tomaba, pero no. Seguí caminando y me llamó la atención todo lo que había a mi alrededor que no había visto. Los carros estacionados, las viviendas que apagaban sus luces, las parejas de enamorados en los parques, unos adolescentes que fumaban y parecía que lo hacían a escondidas, la limpieza de la calle y muchas cosas más.

Entendí que el dolor de mi tobillo me invitaba a caminar lentamente, entendí que por estar apurado no estoy viendo lo que pasa a mi alrededor.

Luego en diciembre me voy de vacaciones y el vehículo empieza a fallar de temperatura, si aceleraba se recalentaba, decidí avanzar muy despacio para evitar el calentamiento. En esas condiciones no podía llegar al destino de 6 horas de distancia. Me desvié en el camino para buscar otro vehículo. En ese trayecto en que andaba despacio pude observar un paisaje que siempre ha estado ahí pero que nunca lo contemplé por estar acelerado. A los días inicio de nuevo el viaje de vacaciones en otro vehículo y a las dos horas de trayecto empieza a fallar la caja de velocidades. Ni modo, tuve que devolverme muy despacio para no montarlo en una grúa.

Pues al parecer todo estaba gritando que no vaya a ningún lado. Que me regresara y me quedara tranquilo, que reposara, que descansara, que me detuviera. ¡Detente Eduardo, detente! Y así tuve que hacerlo. Pasé las navidades dedicado a mi tobillo y sin hacer nada importante (Fíjate lo que acabo de decir “sin hacer nada importante” solo por el hecho de no estar corriendo, sin embargo si fue importante dedicarme a descansar, a cuidar el tobillo, mi salud, las relaciones y la familia.).

Tenían que pasarme tantas cosas para entender el verdadero llamado que me gritaba DE-TENTE. Y si te das cuenta lo que significa la palabra es tenerte a ti, estar contigo, parar y tenerte, consentirte. Allí, y gracias a esas adversidades miré lo acelerado que ando y si hubiera caminado en la montaña con conciencia de cada paso no me hubiera lesionado.

Inicio este nuevo año con el propósito de andar despacio, contemplando mas lo que hay a mi alrededor y expresar el afecto a las personas que me rodean y que a veces ignoro porque no tengo tiempo, porque estoy apurado.

La felicidad no es un destino, la felicidad es el camino y la actitud con que lo recorres, dicen por ahí. Siempre lo he sabido, hoy lo entiendo.

Quiero cerrar este escrito con una breve lectura extraída de la cinta musical de la película “Hermano Sol, Hermana Luna” que narra la vida de San Francisco de Asís.

Tómate tu tiempo, ve lentamente.

Haz pocas cosas, pero hazlas bien.

Los gozos simples son sagrados.

Día a día, piedra a piedra,

construye tu secreto lentamente.

Día a día, tú también crecerás.

Tú conocerás la gloria del cielo.

Si tú quieres que tu sueño se realice,

constrúyelo despacio y seguro.

Pequeños comienzos, grandes finales.

Los trabajos sentidos crecen lentamente.

Si tú quieres vivir en libertad,

tómate tu tiempo y camina lentamente.

Ya sabes, aunque nadie aprende en cabeza ajena, tomate tu tiempo y camina lentamente. Para cerrar quiero invitarte a hacerte las siguientes preguntas: ¿Cómo sientes que ha sido tu caminar últimamente? ¿Te has puesto a pensar cuáles son las cosas realmente importantes para ti? ¿Les estás dedicando el tiempo de calidad que merecen? ¿Cuántos paisajes, personas, circunstancias y momentos no has disfrutado por no detenerte? ¿Qué harás para que este 2017 tu caminar sea distinto y con mas sentido?

Puedes dejar tu comentario mas abajo. Sabes que los respondo todos.

{ 82 comments… read them below or add one }

luis Marzo 7, 2017 a las 12:20 pm

gracias por esta lectura Eduardo y por seguirme ayudando en mi camino como profesional y como persona, luego te cuento de todo lo que ah pasado, gracias saludos, y para a mi a sido muy beneficioso aprender a darle el tiempo que amerita cada actividad que hago, ver como evoluciona todo, pensar en frió lo que haré sin afectar a nadie o a menos personas posible sin perjudicar claro esta, y esos momentos en pausa para mi fueron importantes

Responder

Eduardo Martí Marzo 13, 2017 a las 11:02 am

Espero que nos veamos en el Nivel Dos
Un Abrazo

Responder

Ignacio Acosta Marzo 4, 2017 a las 9:25 pm

Excelente tu reflexión Eduardo.
Cambiando el control por la necesaria y saludable contemplación.
Siddharta lo dejó todo por ir de un lado al otro del río.
¡Cronos por Kairos!

Responder

Eduardo Martí Marzo 13, 2017 a las 11:03 am

Gracias Ignacio por tu comentario

Responder

hector herrera Febrero 28, 2017 a las 7:35 pm

Excelente!! muy buenoo!! A veces vivmos tan de prisa que hasta ayudar o agradecer pasa por alto, el dia de hoy sali del trabajo con solo 1 hora para comer, al llegar a la feria de comidas la atencion del mesero fue excelente!! al terminar la comida ya casi terminaba la hora de permiso tuve que pagar rapidamente y no pude darle la propina al joven que nos atendio en sus manos y agradecerle por tan buen servicio! eso me marco el dia de hoy! reflexionando me pregunte:Osea ando tan rapido que ni agradecer puedo?

Responder

Eduardo Martí Marzo 13, 2017 a las 11:04 am

Excelente tu ¨Darte Cuenta¨ Hector
Muy bueno. Leer y reflexionar
Saludos

Responder

Rafa Enero 28, 2017 a las 11:24 am

Gracias don Eduardo muy buenos estos comentarios que nos permiten crecer y ser mejores para enfrentar la vida como lideres pero también lideres de nuestras vidas
Saludos

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 10:55 am

Gracias a ti Rafa por leerme
Un abrazo

Responder

Debora Guia Enero 27, 2017 a las 9:27 pm

Hola Eduardo excelente y muy cierto relato , puedo dar fe de ello, y es donde yo digo que Dios escribe recto sobre lineas torcidas. Tiene que pasarnos algo para poder deternernos un momento o como lo planteaste tú, caminar mas lento y asi darnos cuenta de las maravillas que nos rodean, lo delicioso que puede ser quedarse en casa todo el dia sin estar estresados por todas las actividades programadas en fin todo aquello que dejamos a un lado por cumplir con nuestras metas. Pienso que es necesario que los seres humanos logremos equilibrar nuestro Ser y nuestro Hacer. En este momento mi vida trabajo. Saludos y que Dios continue bendiciendo con mucha prosperidad (Salud, amor, dinero, amigo etc.)

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 10:57 am

Si mi escrito sirvió para que tengas tanta claridad en lo que escribes, me hace feliz.
No tengo duda que lo estás poniendo en practica.
Un abrazo

Responder

Oscar Enero 25, 2017 a las 12:12 pm

Muy cierto Estimado Eduardo.
Las cosas pasan por algo y para algo. En muchas ocasiones no nos detenemos a mirar el porque ni el para que.
Este 2017 tomare las cosas con mas calma y disfrutare, viviendo al máximo cada paso.

Gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 10:58 am

Que buena noticia Oscar. No es un propósito fácil pero muy conveniente.
TE deseo éxito en ese andar.

Responder

Yasmin Enero 24, 2017 a las 10:03 am

Feliz dia Eduardo!

Hace casi un (01) año, me caí por escaleras y estuve de reposo igual porque me
causó una pequeña fisura en un dedo, ya hoy mejor gracias a Dios. De inmediato
lei la guia personal, el libro de Louise Hay. “Sana tu cuerpo”, para orientarme un
poco de por qué me habia causado el accidente, Louise afirma que las enfermedad o afecciones de salud tienen su origen en las emociones o en el manejo que hacemos de ellas, por lo tanto tomé mis reflexiones al respecto. Te agradezco profundamente tus reflexiones y te cito lo que comenta Louise acerca de las torceduras en tobillos.

Tobillo, problemas de: Inflexibilidad y culpa. Los tobillos representan la capacidad de recibir placeres que la vida ofrece. AFIRMACIÓN: Merezco gozar de la
vida. Acepto todos los placeres que la vida me ofrece.
Torceduras: Ira y resistencia. No querer avanzar en cierta dirección en la vida. AFIRMACIÓN: confío en que el proceso de la vida solo me lleva a mi mayor bien. Estoy en paz.

Un abrazo afectuoso,
Yasmin

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 11:00 am

Me haces un gran regalo Yasmin
Lo aprecio mucho.
Lo que me estragas de Louise Hay tiene mucho sentido
GRACIAS

Responder

Rosa Enero 23, 2017 a las 8:35 am

Hola Eduardo,
El año pasado puse mi vida en pausa!!! Llegó un momento en el 2015 que me observé agotada, de todo y de todos. No encontré nada retador. Sentí que ya había hecho, dicho, visto y vivido todo. Sentí gran vacío, fue aterrador, y puse mi vida en pausa!!! Recordaré el 2016 como el año que viví como un sombi!!! …creo que me hacía falta!!! Ahora estoy de vuelta con energías renovadas, y que agradable fue recibir nuevamente tu correo con estos maravillosos textos que solo tú sabes expresar tan acertadamente!!! Gracias!!! Mil besos!!!

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 11:02 am

Me alegra leerte mi Fan #1
Repotenciada… suena muy bien
Un gran abrazo

Responder

Ysmarly Enero 22, 2017 a las 12:45 am

Justo eso es lo que debo internalizar; hace poco fui evaluada y entre las sugerencias que me dieron fue disfrutar el andar. . Por estar preocupada por el futuro me pierdo del ahora. .. me gustó mucho el artículo. Gracias por compartirlo! !

Responder

Eduardo Martí Enero 22, 2017 a las 9:19 pm

Si mi escrito sirvió para reforzar esa recomendación, me siento complacido.
Saludos Ysmarly

Responder

JEAN CARLOS REYES Enero 21, 2017 a las 2:44 pm

Buenas tardes amigo Eduardo, agradecido por sus enseñanzas en lo particular son de gran inspiración para mi y seguir reconociendo cada uno de los regalos que nos entrega dios el “TIEMPO” y culminó con unas de las frases que escribo el señor OG Mandino “Hay que practicar el arte de la paciencia, por que en la naturaleza nada se hace apresuradamente” Agradecidos todos.

Responder

Eduardo Martí Enero 22, 2017 a las 9:20 pm

Mucha razón en el pensamiento de Og Mandino
Gracias por mostrármela
Saludos Jean

Responder

LESBY Enero 20, 2017 a las 4:18 pm

buenas tardes

excelente reflexion, muchas veces nos consetramos en el dia a dia y no nos damos cuenta de todas las bondades y la belleza que tenemos a nuestro alrededor y por eso desde hoy digo caminare lentamente y disfrutare de mi familia, amigos y el maravilloso paisaje que dios nos regalo con su creacion.

Responder

Eduardo Martí Enero 22, 2017 a las 9:22 pm

Muy bueno Lesby.
Y quedaría mejor si lo escribieras en Primera persona, es decir, en vez de NOS dijeras ME.
Hablas en plural en vez de hablar de ti, en singular.
Es mucho mas poderoso porque no metes a un gentío sino que te comprometes con lo que dices.
Un abrazo

Responder

Aldo Enero 20, 2017 a las 11:05 am

es muy cierto en que uno esta en buscar logros a diestra y siniestra que no vemos el camino que llevamos no lo disfrutamos hasta pasamos por encima de otras personas sin tomarnos la importancia de lo que tenemos a nuestro alrededor no le damos el tiempo necesario a nuestros hijos nuestra familia y cuando los hijos están grandes y quieren ser independientes los queremos retener como que queremos recuperar el tiempo que no se los dimos cuando iban creciendo tenemos muchos familiares que no nos damos el tiempo de visitarlos y cuando lamentable mente nos acordamos de ellos ya no esta y nos pasamos la vida lamentándonos de por que no me tome un poco de mi tiempo para ellos siempre e dicho mañana voy o mañana lo are e decidido de llano mas lo hago después lo are ahora tomare mi tiempo para tomar el tiempo necesario y ver y aprender a valorar todas las cosas y cada momento de mi vida gracias por tu lesión

Responder

Eduardo Martí Enero 22, 2017 a las 9:23 pm

Muy sabia tu reflexión Aldo. Muy cierta.
Y quedaría mejor si lo escribieras en Primera persona, es decir, en vez de NOS dijeras ME.
Hablas en plural en vez de hablar de ti, en singular.
Es mucho mas poderoso porque no metes a un gentío sino que te comprometes con lo que dices.
Un abrazo

Responder

Anais Enero 19, 2017 a las 3:21 pm

Buenas tardes

Excelente articulo, y es así, el cuerpo nos da señales, que le prestemos atención, pero por motivos diversos, nos distraemos, nos aceleramos, con las metas pautadas, sin darnos cuenta que a veces necesitamos de tropiezos para ver lo que no estamos viendo, he aprendido en mi camino no es llegar primero, sino saber llegar, que nos llene de felicidad y regocijo cuando lo logremos, he aprendido que el Tiempo de Dios es perfecto, que cuando las cosas no nos salen, no es que seamos malos, es que no hemos aprendido lo verdaderamente importante o simplemente no es lo que nos hace falta para llegar a la meta y tenemos que agarrar otros atajos., por eso tenemos que estar pendiente de lo mas minimo, de lo que creemos es insignificante a veces eso es la clave para lograr la meta, no es como a veces nos los planteamos, es como tiene que ser bajo la voluntad de nuestro creador, el crecimiento esta en sabernos alimentar de todo en el trayecto. Como Ud. bien lo dice, por estar acelerado, se estaba perdiendo de ver, vivir y saborear tantas cosas bonitas de la VIDA, que a veces no le damos importancia, por estar a tras de nuestras metas, o nuestras obligaciones, nuestra responsabilidad…… Gracias por compartir este articulo, Dios lo bendiga, este Sanado y caminando con paso firme pero seguro viendo lo Hermoso, que nos rodea y que son parte de nuestra inspiración para llegar a la meta propuesta, tenemos que oxigenarnos, para avanzar y que mejor empezando por uno mismo.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:31 pm

Caramba Anais… que bueno lo que has escrito. Lo suscribo completamente.
Gracias por tomar el tiempo para compartirte.
Saludos

Responder

Juan Olarte Enero 19, 2017 a las 12:54 pm

Gracias Marti por este regalo, una reflexion que nos invita a cambiar. Es maravilloso contar con personas como tú que nos dan estos regalos. En lo personal de igualmanera me han pasado cosas que me invitan a reflexionar, pero como siempre no lo hacemos porque no estamos atentos.

Gracias por la alerta.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:34 pm

Que bueno lo que me escribes. Me alegras con tu escrito Juan

Responder

Edu Luque Enero 19, 2017 a las 11:11 am

Querido amigo, cuánta razón tienes. A mi estos últimos tiempos por pocas actividades laborales me hicieron ir más lento, no correr tanto, aprovechat a disfrutar de lo que nos rodea, que muchísimas veces no lo vemos, no lo sentimos, no lo vivimos. Lamento lo de tu dolor, pero que buena enseñanza, y qué linda reflexión has compartido con nosotros. Bueno tal vez me contestes los whatsapp, ahora jajajaja.
Hoy estoy en la Sierra Norte de Sevilla, con dos grados , jajaja, he caminado mucho en estos días, incluso de noche, quiero hacer una parte más larga que la otra vez, del camino a Santiago lo hacemos? Te mando un abrazo grande, te quiero y admiro mucho

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 11:49 am

Mi hija de fue a vivir a La Coruña, Galicia, Cerca de San Sebastian, así que pronto iré a verla.
Ojalá estés por esos lados y nos vemos
Un gran abrazo Tocayo

Responder

Gloria Enero 19, 2017 a las 11:02 am

Gracias Eduardo por tu escrito, excelente reflexión de inicio de año para apreciar las riquezas que nos brinda el Universo. Bendiciones

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 11:45 am

Gracias a ti también Gloria por estar cerca

Responder

Mildred Enero 19, 2017 a las 10:26 am

Gusto en saludarte.
Excelente la reflexión, llega a mi justo cuando la necesito, el tiempo de Dios es perfecto y nos coloca en el camino un relato o acontecimiento como el tuyo para detenernos pensar y actuar, gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 11:46 am

OK ahora toca usar lo aprendido y los mensajes que nos manda Dios
No nos podemos hacer los locos
Gracias Mildred

Responder

Cleo Gonzalez Enero 19, 2017 a las 10:25 am

Que oportuno este post Eduardo!. Espero mejores, como dices, ve con calma. Yo he tenido esguince y me he tomado reposo del bueno. En diciembre, hice un retiro particular. Poco hablar, poco pensar, concentracion en lo que hacia, orar, retome el dibujo y alguna manualidad , sin quejas, el frio ayudo y para este año me planteee incorporar de nuevo esas cosas a mi vida que por la premura habia dejado fuera.
Saludos y graciass
Cleo

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 11:47 am

Que bueno lo he hiciste.
Es una gran idea.
Te envío y un abrazo y gracias por tus deseos

Responder

Edith González Enero 19, 2017 a las 9:26 am

De verdad que todo es cierto, la semana pasada mi hijo me llamó la atencion de una forma muy sutil respecto a que plrque no me doy el tiempo para visitar a mis amigos, mi pretexto fue cuando regrese tu abuela lo voy a hacer. Ja yo sabía que me encontraria otro pretexto, será que tengo que romperme algo para entenderlo…. espero que no
Gracias y muchas bendiciones

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 11:48 am

Ufffff que buen darte cuenta has tenido.
No esperes.
Un abrazo

Responder

luis Enero 19, 2017 a las 8:36 am

Saludos Eduardo, no había tenido la oportunidad de ver tu Blog y hoy Gracias a Dios pude hacerlo con esta valiosa historia. La misma esta sin desperdicios para la vivencia actual.

Muchos vivimos en la “Aceleración de la Búsqueda ” Búsqueda de que ? pregunta que nunca cerramos.

Gracias por tus aportes y deseando que este bien del tobillo, pero Caminando mas Lento.

Saludos
Luis Morales

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 9:25 am

Gracias a ti Luis por detenerte a leer y luego a compartirte.
Saludos

Responder

Antonella Enero 19, 2017 a las 8:33 am

Me encantó tu reflexión y me identifico contigo, pasé por una situación similar y ciertamente, persistí en caminar sin darme cuenta cómo evité detenerme, hacer un break y poner atención a lo que me sucedia, al final , me di cuenta que solo yo, puedo decir basta, solo de mi depende hacer una pausa y estar mejor. Saludos,

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 9:24 am

Excelente Antonella.
A veces tenemos que llevarnos un golpecito para de-tenernos.
Un abrazo

Responder

Alejandro Rusic Enero 19, 2017 a las 8:26 am

Excelente Post, precisamente, este año a comienzos desperte con una frase que antes no le araba pero ahora si, “Si siempre haces lo mismo, obtendras los mismos resultados”. Al parecer una cosa me esta llevando a la otra y es a construir poco a poco, piedra a piedra, eso si, sin dejar de hacerlo para que el final sea grandioso. Ciertamente, ultimamente e estado tan acelerado buscando resultados en mis proyectos personales que no les he dado tiempo de germinar y eso ha hecho que no me enfoque correctamente. Si voy despacio, construyendo aunque sea uno, bien, constantemente, se que en poco tiempo obtendre resultados, tal vez, pequeños, pero al final seran grandiosos. Despacio podre ver los detalles de lo que falta, ajustar y seguir. Despacio podre ver crecer el proyecto y obtener los resultados a la medida que vaya creciendo.

Gracias Eduardo por la invitacion y por compartir tan valiosa experiencia.

Saludos

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 9:23 am

Que buen alerta te estas encendiendo Alejandro.
Solo de-tente y observa.
Me alegra leerte reflexivo y ser el causante.
Un abrazo

Responder

Raúl sosa Enero 19, 2017 a las 8:26 am

Eduardo un abrazo a distancia también para vos .
Y gracias por estas palabras alentadoras y de confirmación .
Como dijo alguien una vez
Nos quedan pocos caramelos en la bolsa y los últimos es más saboreado
Que los primeros .
Así que saborear el día a día y detenernos para mirar alrededor es Sanador . Sin quitar la vista hacia nuestras metas propuestas .
Saludos y Dios te bendiga . Eduardo

Raúl sosa
Fundación 70/7 Argentina

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 9:21 am

Es muy cierto Raul, los últimos caramelos se disfrutan lentamente.
A saborear cada instante
Un gran abrazo

Responder

Javier Pernía Enero 19, 2017 a las 7:11 am

Gracias Eduardo, al leer tu post me conecto con varios aspectos en este momento para mi…

El primero es lo vital de estar Presente, de tomar CONSCIENCIA.. y conectado con tu historia, reflexiono.. si la velocidad con la que hago las cosas me hace perder el Presente, no puedo conectarme con lo que ocurre (moviendome en piloto automático), entonces es momento de bajar la velocidad, de incluso detenerme si es preciso.

El otro punto que me surge al leerte es la idea contradictoria de que nuestro sistema nervioso está programado para llevar los aspectos cotidianos a piloto automático y de esta forma nuestras acciones mientras mas profesionales son, tienden a convertirse en “destrezas” que paradójicamente nos permite ser mas “efectivos”, pero muchas veces las desarollamos en forma automática y nos perdemos el paisaje y esto está precisamente en contraposición en el disfrute del camino, si no nos damos cuenta, por supuesto.

Tu historia se parece mucho a la mía, a la de mi esposa, a la de tantas personas que estamos avanzando. Y en mi caso se parece en el sentido de que cuando estoy tan apurado para lograr cosas, de momento llega un evento externo que me bloquea, que me detiene, que me da el mensaje de una forma abrupta, para que logre entender cual es le verdadero significado de ser feliz.. que es disfrutar el camino..

Me quedo trabajando en las preguntas que nos regalaste Eduardo y deseo que estes al 100% con tu pierna, para que sigas caminando y mostrando camino a todos los que de alguna forma estamos conectado con tu andar.

Como siempre, gracias por este post… muy necesario para mí en este instante

Un abrazo

Javier Pernía

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:27 am

Caramba Javier, si este post produjo tal reflexión en ti que leo en tu exquisito escrito, me siento profundamente satisfecho.
Coincido en que debemos educar el automático y también salir de él.
Un gran abrazo

Responder

Yuraima Enero 19, 2017 a las 7:07 am

Buen día, Eduardo

Muy fuerte reflexión, realmente es cierto muchas veces por el apuro del dia no prestamos atención de lo hay a nuestro alrededor y perdemos momentos invaluables que después mas a delante añoramos recuperar.
Gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:27 am

Gracias Yuraima por leerme y de-tenerte en la reflexión.
Saludos

Responder

ZORAIMA LEON Enero 19, 2017 a las 12:02 am

Saludos cordiales
Me ha gustado mucho esta reflexión. Especialmente lo de DE-TENERSE coo la oportunidad de estar con nosotros mismos, cuidarnos y mimarnos.Que importante disfrutar cada momento de la vida valorando lo que nos rodea.Gracias por regalarnos sus reflexiones

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:29 am

Hola Zoraima, que bueno que te gustó y me alegra que lo comentaras.
Un abrazo

Responder

ANGELICA MARTINEZ Enero 18, 2017 a las 11:32 pm

Gracias por el mensaje y por invitarme a pensar. Eres sabio.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:28 am

A ti Angélica por regalarme tu lectura

Responder

Mileska Enero 18, 2017 a las 9:31 pm

Con la Bendición que caracteriza mi vida, así es mi tarea personal, poco a poco, sintiendo más, observando y escuchando más; disfrutando de cada instante y la prioridad en mi vida soy Yo. Nadie tiene el poder sobre mis decisiones, quien elige soy Yo, entrando en consenso con mi inconsciente y consciente.
Mileska Betzabeth Achibora Abardu

“Ni tan calvo ni con dos pelucas”. Cita copiada de ” La Venganza del Inconsciente”. Por Nelson Torres Jiménez.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:31 am

Por ahí van los tiros Mileska. Gracias por compartir tu sabiduría

Responder

Eligio Quintero Enero 18, 2017 a las 9:16 pm

El comentario que que haría es, que vallas más rápido los eventos que van a pasarán, estarán dándose en la medida que la decisiones sean acertadas, por oportunas, por su aporte comisario y social, y por su puesto en lo rentable económico. Cuando vas al ritmo adecuado los logro tiene mayor posibilidad de lograrlo. Saludos.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:32 am

Gracias Eligio
Siempre pausadamente

Responder

maria salomon Enero 18, 2017 a las 8:34 pm

hola buenas tardes es para mi un placer saludarle que este año sea de salud y trabajo.
tienes razon pequeños comienzos grandes finales.
en mi trabajo ya sabes como todo hay circunstancias que quieren ponerle alfombra roja al jefe.como estoy en un departamento de recursos humanos,soy una persona que solamente se dedica a su trabajo y eso lo noto el director general. y le comento a mi jefe que me diera un puesto de division.
lo mas importante es que tengo un com´promiso con mi institución ya que inicie como prefectura. tengo 20 años en mi trabajo
y las grandes cosas llegan por si solas.
como un dicho espero que lo conozca no hagas ruido como la carrera.
saludos
marias salomon

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:46 am

Conozco el dicho Maria.
Felicidades por el reconocimiento que recibiste.
Un gran abrazo

Responder

Alicia Enero 18, 2017 a las 8:19 pm

Buenas noches! Este mensaje me ha llegado como caído del cielo. Estoy embarazada de 7 meses y justo ayer me dijo mi doctor que no estoy generando el líquido necesario para mi bebé y que eso solo se debe a que yo no estoy disfrutando plenamente mi embarazo… él preguntó: que te tiene tan agitada o angustiada?

Mis lágrimas no las pude contener.. la respuesta esa la prisa con la que hago todas las cosas, la ganas de tener todo bajo control que sólo me he enfocado en preparar en casa, el trabajo, los estudios, la Familia, para cuando yo me encuentre de licencia de maternidad… dejando de vivir y de disfrutar el aquí y el ahora.

Gracias por compartir este mensaje.

Un abrazo.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:44 am

Uffff… que gran reflexión y coincidencia entre tu cita medica y el escrito.
Creo que ya entendiste el mensaje.
Te deseo un feliz alumbramiento y una exquisita maternidad.

Responder

Daniel Cuervo Enero 18, 2017 a las 7:55 pm

Excelente articulo totalmente cierto vivimos tiempos de tanto ruido del mundo que pasan desapercibidos detalles grandes y valiosos de la vida, gracias mil Eduardo

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:43 am

Gracias Daniel, seguiremos en contacto por esta vía.

Responder

Fidel Enero 18, 2017 a las 7:47 pm

Hoooola Eduardo que gusto haber recibido este mensaje tuyo de parte de Omar que tuvo la gentileza de re-enviármelo y ciertamente desde 2003 me he bajado del carro y he seguido por las veredas, en la misma dirección pero por las veredas con mis hijos y mi pareja de la mano y realmente tengo menos pero disfruto mas, se que esta parte del camino uno va sin fuerza de combustión, pero la gran capacidad adquirida en PDVSA Gas me ha permitido por lo menos seguir planeando remontando con el aire cálido de los aciertos y seguir adelante cosechando pequeños logros pero consecutivos.

Mis saludos, y Exito !!!
Fidel Castro
414 263 8340

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:42 am

Que bueno leerte Fidel.
Leo tu serenidad entre lineas.
Que bueno que Omar nos conectó.
Un gran abrazo

Responder

Patricia Enero 18, 2017 a las 6:57 pm

Eduardo:
Leí tu historia y me sentí muy identificada. También subo cerros con mis amigas y tengo una vida muy llena de actividades (14 horas de trabajo diarias, entre otras cosas). La vida me ha dicho detente tal como a tí aunque fue al fracturarme el dedo meñique del pie derecho por andar apuradísima una mañana de enero. Afortunadamente, desde hace varios años he aprendido a disfrutar de las cosas con calma, pequeños y grandes placeres, priorizar entre el disfrute y el “deber” (el que muchas veces es autoimpuesto) y aunque a veces el ritmo de lo cotidiano me consume, me detengo conscientemente a respirar, a caminar con más calma y cuidado, a comer rico, a conversar más mirando a los ojos, a abrazar y sonreir más.
Gracias por compartir tus experiencias.
Saludos desde Chile, Patricia

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:40 am

Mira todo lo que enseña un pequeño dedo fracturado…
Por ahí van mis aprendizajes ahora Patricia.
Gracias por compartirte.

Responder

María Inés Civit Enero 18, 2017 a las 6:53 pm

Excelente reflexión!! DE-TENTE! Como siempre un placer leerte, aunque pocas veces tengo el tiempo, de escrbirte unas líneas al final, esa mala costumbre que pensamos que el andar de prisa lleva a cosas buenas y es todo lo contrario.
Yo, en mi rol de madre, ha aprendido, no me ha quedado de otra, a caminar al ritmo de mis hijos, y de esa manera, caminando lentamente he aprendido de ellos. No por andar más rápido, llegas de primero. Y afortunadamente, gracias a Dios, he podido llevar ese aprendizaje e otras áreas de mi vida, para disfrutar el camino… aunque a veces lo olvidamos, Dios siempre consigue la forma de recordarnos, incluso a través de un artículo que inesperadamente llega a tu bandeja y aunque nos han llegado otros, es ese justo el que abres anted de irte a dormir!
Un abrazo grande y muchas bendiciones para el 2017.
A tus órdenes en Madrid

María Inés Civit
Impulsate.es

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:39 am

Que buen regalo me haces con tu escrito. Me alegra saber que fue el mail elegido entre tantos.
Espero coincidir por Madrid
Por los años que me queden, iré al menos dos veces al año.
Dos de mis hijos se fueron a vivir a España.

Responder

María Inés Civit Enero 23, 2017 a las 7:29 pm

Excelente Martí, entonces espero coincidir contigo por lo menos 2 veces al año.
Toma nota de mi número 635615312 y mi correo micivit@impulsate.es.
Espero que me escribas antes de tu venida para agendar y aunque sea un café podernos tomar. Estoy segura que grandes oportunidades de negocio saldrán de esos cafes.
Un abrazo!

Responder

Eduardo Martí Enero 29, 2017 a las 11:01 am

Seguro que si.
Abrazos

Responder

Roger Enero 18, 2017 a las 6:49 pm

Buenas noches Eduardo. Excelente tu escrito. Gran reflexión
Me gusto muchísimo el escrito extraído de la película sobre San Francisco de Asis. Una gran reflexión.
Saludos cordiales desde Venezuela, te seguiré leyendo.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:36 am

Gracias Roger
Espero que te sea de utilidad la reflexión

Responder

Miguel Enero 18, 2017 a las 6:37 pm

Excelente reflexión Eduardo, excelente; me dejas sin palabras, gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:36 am

Mi querido y estimado Miguel.
Un gran abrazo para Linda y para ti.

Responder

Javier Ortega Enero 18, 2017 a las 6:09 pm

después de una buena comida y un buen café una excelente lectura, justo en este momento para sentarme a reflexionar y como dices detenerme a revisar .
Gracias

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:35 am

Pues que te aproveche Javier.
Saludos

Responder

Oscar Delgado Enero 18, 2017 a las 5:59 pm

Apreciado Eduardo, me alegro que estés bien, con relación a tu accidente te cuento que yo pasé algo parecido, en un accidente laboral se me rompieron ligamentos y tendón rotuliano de mi pierna derecha, llevo prácticamente 3 cirugias y 2 años sin poder caminar normalmente. Pero al igual que tu, la vida me pidió detenerme por un tiempo. He pensado y vivido muchas experiencias que antes no apreciará. Gracias al arquitecto de la vida voy por buen camino. Un abrazo y bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:35 am

Creo que si alguien me entendió fuiste tu Oscar.
Al caminar lentamente, aunque sea obligado, se perciben cosas que pasan desapercibidas para el que anda rápido.
Un gran abrazo y que mejores consistentemente.

Responder

Miguel Ángel Mayorca Enero 18, 2017 a las 5:52 pm

Interesante y muy aleccionador
tu relato Eduardo.
Gracias.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:33 am

Gracias a ti también mi estimado Miguel Angel

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: