¿Nos vamos a Nueva York? Es muy fácil

by Eduardo Martí


NY

Él se llama Wilson. Hoy día posee una cadena de supermercados en New York. Su historia es fascinante y por eso quiero contártela.

Salió de su país Ecuador siendo un joven de 16 años con muy pocos estudios. Tuvo que recorrer toda Colombia, Centroamérica y México para entrar ilegalmente a los Estados Unidos. Describir su odisea de la mano de los “coyotes” tomaría muchas páginas por los detalles de sus aventuras y penurias que me estremecieron mientras las relataba. Solo pasar por eso ya merecía toda mi admiración.

Yo no podía creerlo, me estaba tomando un whisky Etiqueta Azul con ese personaje. Apenas logró atravesar el Río Negro y entrar a los Estados Unidos fue atrapado por la policía de inmigración y llevado preso a un retén de menores donde pasó 45 días. ¿Te imaginas a un muchacho pasando por eso? ¡Que experiencia!

Me cuenta que lo trataron muy bien, pudo comer para recuperar el peso perdido y estudió intensamente inglés ya que estaba allí sin otra cosa que hacer mientras se resolvía su deportación.

Gracias a unos amigos lograron dar con una familia ecuatoriana que lleva su mismo apellido y lograron sacarlo al reclamarlo como un hermano menor de la familia. Es así como Wilson inesperadamente llega a New York.

Comienza a trabajar en un mercado con el firme propósito de reunir dinero para enviarle a su familia en Ecuador. Con su juventud, dedicación, decisión y esfuerzo llega a los cinco años a ser el gerente de ese establecimiento. Había ahorrado lo suficiente para traer a Estados Unidos a sus otros dos hermanos menores por la misma vía en la que él entró.

Como ya conocía el oficio, entró a trabajar a un supermercado más grande y por siete años se fijó en los pormenores de la operación. No teniendo muchas habilidades académicas de estudio logró adquirir mucha experiencia práctica hasta que decidió con sus hermanos montar su propio negocio. Se enteró que un pequeño local estaba disponible y concretó el negocio dando 500 dólares de depósito de garantía mientras reunía el resto del dinero pidiendo prestado.

Ese mismo día le dijo a su jefe que renunciaba para dedicarse a su negocio propio y el jefe lo desanimó pues no quería perder a uno de sus mejores empleados. Le dijo que él era muy grande y valioso para manejar un local tan pequeño. Tenía razón, Wilson deshizo el negocio y perdió sus únicos 500 dólares que había dado en garantía. Sin saberlo, el jefe le hizo un gran favor… lo puso a pensar en grande. Y apenas encontró un local con espacio suficiente para crecer y crecer, se volvió a endeudar y ahora si renunció.

Junto a sus hermanos y esposas que conocieron en el mismo ambiente de trabajo, se dedicaron a remodelarlo y con la experiencia y contactos que tenía acumulada, Wilson abrió su primera tienda a los tres meses.

Fueron muy difíciles los primeros tiempos mientras el público se enamoraba de las diferencias que él introducía para captar clientes. Hoy día Wilson lleva siete tiendas abiertas con la complicidad de hermanos, primos, cuñados y demás familiares y amigos que ha ido involucrando. Hoy día, yo estoy tomándome un Etiqueta Azul con Wilson en su hermosa casa.

¿Cómo conozco a Wilson?

Hace unos meses estaba en República Dominicana dirigiendo el PIDG Programa Internacional de Desarrollo Gerencial y se me acerca un señor callado, diría sumiso, tímido, callado, respetuoso, con su serenidad y rasgos de indígena latino ecuatoriano, y me dice: “Estoy haciendo realidad un sueño, quería conocerlo en persona”. Era Wilson.

Me cuenta que desde hacía tiempo sabía de mi trabajo, había comprado la biblioteca digital de formación que tengo en www.Liderazgoyexito.com y había visto y escuchado mis audios y videos. Me cuenta que con sus hermanos han estado estudiando mucho y por eso estaba en Dominicana haciendo el Programa. Wilson, junto a sus gerentes de tienda estaban formándose.

Su aspiración era abrir dos nuevas tiendas muy pronto y no tenía más familiares y personas de confianza. Tenía que formarlas y crear un equipo gerencial del tamaño de sus deseos. Sabía que su crecimiento también estaba limitado por no tener suficiente preparación en gerencia y liderazgo. A los días estaba en Jarabacoa participando en el Programa Internacional de Liderazgo e Influencia nivel uno y a los meses volvió para hacer el nivel dos.

Se le abrió un mundo de conocimiento que necesitaba procesar mejor. Era mucho para lo que cualquier humano podía recibir en poco tiempo y yo por mi parte, fascinado al ver su entusiasmo por aprender. Luego paso lo que tenía que pasar: me invito a trabajar en NY con toda su gente y que lo acompañe a título personal en su desarrollo.

Así aterricé en su casa y en sus tiendas. Pasé, junto con Elizabeth, una semana de coaching y formación con un equipo de trabajo hambriento de conocimiento. Esos personajes del campo ecuatoriano nos cautivaron. Su ingenuidad y sed nos “succionaron” todo lo que podíamos entregarles. Nos pidieron que les corrigiéramos el español y hasta los modales porque ellos quieren empezar a juntarse con los grandes del ramo. Quieren preparase aún más y los vamos a acompañar.

Una noche, mientras hacíamos una carne asada a la orilla de la piscina, su hermano menor Orlando dijo: “quien iba a pensar que aquel señor de los videos con quien aprendimos mucho iba a estar sentado aquí un día como hoy” y yo le respondí, “quien iba a pensar que aquellos “calladitos” que conocí en Dominicana me iban a fascinar tanto por lo que son para terminar yo aquí en su casa”.

Nos tomamos el whisky y acordamos que estaría allí haciéndoles seguimiento cada dos meses. Hicimos un plan de trabajo y lo van cumpliendo a la perfección.

Finalmente, yo no sé quien enseña a quien. Se supone que el “gurú” soy yo pero las lecciones de grandeza, humildad, fuerza, decisión, tenacidad, solidaridad y amor las recibí de ellos.

A Wilson lo veo de nuevo este mes. Va a repetir el Programa Internacional de Liderazgo e Influencia que se realizará en Panamá y quiere llevar a su hermano y cuñada que no lo han hecho.  Si quieres conocer al Wilson, la fecha es 29, 30 de septiembre y 1 de Octubre en el hotel Miramar en Ciudad de Panamá. Escribe a kinemaconsulting@gmail.com para tener más detalles.

Así como lo cuento todo parece muy fácil. Cualquiera puede irse a Nueva York y montar una cadena de supermercados. Todo el mundo tiene el deseo pero pocos se mueven. Wilson lo hizo y ahora le toca lo más difícil, mantenerse, sostenerse, y asegurar la continuidad de sus negocios en manos de gente confiable y dispuesta a prestar un buen servicio para dejar en alto la dignidad de los latinos en Estados Unidos.

Wilson, Patricio, Luis, Orlando… cuatro hermanos en NY que me rompieron los esquemas y espero que también a ti.  ¿Lo hicieron? Cuéntame, sabes que contesto todos los comentarios yo mismo.

{ 66 comments… read them below or add one }

Luis Criollo Marzo 10, 2017 a las 3:29 pm

Historia que da mucho que pensar, y mucho que hacer, gracias por las herramientas Eduardo, saludos

Responder

Eduardo Martí Marzo 13, 2017 a las 10:57 am

Un abrazo Luis

Responder

Richard Medina Enero 3, 2017 a las 7:42 pm

Buenas noches Eduardo esto es una historia muy inspiradora.
Eduardo si no es molestia, esoy interesado en ponerme en contacto con Wilson para ofrecerles mis servicios en Logistica y control de inventarios y amacenes y ayudarlo en sus proyectos de expansion.
Claro esta, si esto no viola ningun procedimiento.
Agradezco tus comentarios

Responder

Eduardo Martí Enero 4, 2017 a las 10:24 am

Y tu vives en USA, NY?
Saludos

Responder

Richard Medina Enero 19, 2017 a las 5:56 pm

Hola Eduardo, vivo en Venezuela.

Responder

Eduardo Martí Enero 19, 2017 a las 7:28 pm

Ok Su correo es cnarvaezo@aol.com Saludos

Responder

Luisa Septiembre 20, 2016 a las 4:14 pm

Inspiradora la historia de Wilson, si se puede…. gracias Eduardo . tqm

Responder

Eduardo Martí Septiembre 27, 2016 a las 5:28 pm

Gracias a ti por leerme Luisa

Responder

Sugeily Septiembre 20, 2016 a las 12:09 pm

Buen dia, Sr. Martí. Es un verdadero placer y privilegio poder saludarle y expresarle palabras de admiracion por tan hermoso trabajo. Esta bonita historia me hace pensar que las limitantes a nuestros sueños las ponemos nosotros mismos. “Me cuenta que desde hacía tiempo sabía de mi trabajo, había comprado la biblioteca digital de formación que tengo en http://www.Liderazgoyexito.com y había visto y escuchado mis audios y videos”, esta fue la parte que mas me gustó de toda su narracion, me senti tan identificada, desde hace años sueño con ser una gran conferencista y poder ser reconocida por gente tan importante, y no lo digo por arrogancia sino por lo bonito que se debe sentir el ser de influencia positiva para aquellas personas que deciden emprender un sueño con poco creyendo que con esfuerzo y dedicacion se convertira en grandes cosas. Creo que la unica manera de trascender en el tiempo es compartiendo los conocimientos, cosa que usted sabe hacer muy bien; pero le confieso que los miedos a fracasar no me han dejado llegar muy lejos, enseñanza que tambien me llevo de esta historia del Sr. Wilson. Me despido con las mas sinceras felicitaciones y palabras de admiracion por que su hermoso trabajo. Feliz Dia e infinitas bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 27, 2016 a las 5:31 pm

En un tiempo fui un novato lleno de miedos. Todo tiene un comienzo. Hoy día creo que es mucho más fácil que antes. Hoy a medios y tecnología que acorta el camino.
Yo no me detendría jamás ante un sueño.
Pero haz lo que mejor puedas siempre.
Cariños.

Responder

Jonathan Gomez Septiembre 9, 2016 a las 5:51 am

Quien diría que podrías inspirar con esta experiencia de vida, quisiera formar parte de esa maravillosa historia y una oportunidad como esa. Se que sólo debo crearla y buscarla , Wilson debe sentirse afortunado aunque tu también de poder transformar vidas desde el ejemplo y la dedicación. Jonathan SIGO

Responder

Eduardo Martí Septiembre 10, 2016 a las 8:55 pm

Me siento orgulloso y contento.
También con lo que tú vas a hacer con tu vida.
Un abrazo

Responder

Felix Lopez Septiembre 8, 2016 a las 8:51 pm

Es admirable la trayectoria y el coraje de Wilson, alguien como el puede lograr lo que se proponga, leerte, buscarte y buscar ayuda le abren las puertas del saber, lo demás con seguridad esta en sus manos..

Responder

Eduardo Martí Septiembre 10, 2016 a las 8:48 pm

Una cosa es Wilson y otro eres tú.
Ojalá te dé lecciones aunque te veo muy bien encaminado.
Sabes que te aprecio.

Responder

luisangela Septiembre 8, 2016 a las 7:19 pm

Hola Eduardo, excelente artículo que nos muestra la determinacion, perserverancia y sobretodo ganas por alcanzar una meta sin importar donde podamos estar. Creo que todos tenemos un Wilson dentro queriendo salir, es decir, un ser con ganas de comerse el mundo pero no todos nos atrevemos a dejarlo salir, quizás por miedo, no querer salir de la zona de confort, no buscar algo que a primera vista parece imposible. Wilson fue osado al arriesgarse a renunciar a un trabajo estable por la búsqueda de un sueño pero cuantos de nosotros dejamos de soñar o seguir dicho sueño? Y nos perdemos de explorar y conocer. Me encanta que a pesar de tener tanto éxito económico considera que debe continuar formándose porque eso significa que no esta dispuesto a mecanizarse y seguir trabajando de la manera como lo viene haciendo a pesar de tener resultados rentables, todo lo contrario cree en la mejora continua y que no hay limite o techo siempre que existan las ganas de seguir explorando. Gracias por compartir esta experiencia y que mueve al Wilson que llevó dentro. TODOS TENEMOS UN POCO DE WILSON.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 10, 2016 a las 8:45 pm

Lo importante es que estés pendiente de ti y de tus bloqueos.
Wilson es Wilson. Tú eres tu.
Ve tras tus sueños.
Abrazos

Responder

María Helena Septiembre 5, 2016 a las 3:24 pm

Querido Eduardo
Estoy segura que el ganar – ganar es mutuo entre Tu y Wilson, y voy apartar lo Profesional, el ganar – ganar que te expreso con todo mi cariño es la Esencia de tu Yo Interior y su Yo Interior, la Esencia de Ser, que va mas allá de compartir contigo la grandeza de tu Programa de Liderazgo. Sabes porqué te lo digo? Porque yo tuve esa experiencia contigo y uno sale de ese compartir de conocimientos, Grandote de sabiduría, pero al pasar las semanas, no todos pero por lo menos a mi, y te acaba de pasar a ti y a él, la conexión de lo maravilloso del Ser Humano Interior, bondad, humildad, agradecimiento, cariño, sencillo: El abrir corazón como lo llamo Yo. Lo están viviendo. Y eso no tiene precio! Eso simplemente se Agradece. Gracias Dios por permitir que Ustedes coincidieran en mi vida. Los quiero!

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:34 pm

Caramba. Que profundidad tu comentario María Helena.
Me llenaste de sorpresa.
Gracias. Lo aprecio mucho.
Un abrazote

Responder

Ismelda Ferrer Septiembre 5, 2016 a las 3:15 pm

Tremenda Historia! de verdad me impacta porque me confirma que nada es imposible cuando estamos verdaderamente convencidos y contradice la falsa creencia que trabajar en Familia no es bueno. Felicidades al Sr Wilson porque tiene algo que muchos no tenemos.. Convición !! …. y me alegra que cuenten con ustedes porque son un Equipo Excelente!! ..
Un Abrazo parati y Saludos a Elizabeth

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:36 pm

Me encanta que te gustara Ismelda.
Mi comentario tiene que ver con eso que parece que renunciaste. Convicción.
Pues anda tras ella!!!
Abrazo.

Responder

yul lozano Septiembre 5, 2016 a las 11:49 am

Epa Eduardo, interesante historia, amigo podrías enviarme información de evento en Panama.

50683966121 mi tlf de contacto

Saludos,

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:37 pm

Mi chamo Yul
Escribe a kinemaconsulting@gmail.com
Ellos te envían toda la info.
Un abrazote

Responder

Cesar Parra Septiembre 5, 2016 a las 10:59 am

Hola Eduardo, soy el hijo de Douglas Govea.

Gracias por compartir la historia y emprendimiento del Sr. Wilson mis respetos. Buen ejemplo y acción para quienes estamos HOY en la disyuntiva de migrar y mover familia y empresas a un Pais con mejores oportunidades y calidad de vida.

Salu2

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:38 pm

Dale clavo Cesar.
Todo se puede con decisión.
Wilson no es un ser de otro mundo. Es muy humano y sencillo.
Abrazos.

Responder

Angelica Diaz Septiembre 4, 2016 a las 3:16 pm

Gracias Eduardo por la etrega

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:40 pm

Qué bueno que la disfrutaste.

Responder

Angelica Diaz Septiembre 4, 2016 a las 3:14 pm

Eduardo tremenda y cautivadora historia de Ambición de querer y poder llegar a ser lo que idealizamos. Resilencia es lo que me atrevo a decir de Wilson y todas y cada una de las personas que nos proponemos a lograr algo. Perseverancia y foco pleno en lo que se sueña para hacerlo realidad. Modelar y hacer entrega con amor y apertura de lo que aprendemos.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 6, 2016 a las 6:39 pm

Tú tienes mucho de eso Angelica. Por eso lo aprecias.
Un gran abrazo.

Responder

Cleotilde Gonzalez Septiembre 4, 2016 a las 10:54 am

Apreciado Eduardo: es una buena historia de emprendimiento y proyecto de vida. Bajo el marco de la psicologia cultural, nuestras creencias se relacionan con los patrones culturales, es un ciclo ya que estos influyen sobre la sociedad que conformamos. En tu experiencia ¿como liderizar para impulsar el enfasis en creencias pro-desarrollo?.
Gracias por tu trabajo continuado en el area
Cleotiulde Gonzalez
Caracas

Responder

Eduardo Martí Septiembre 4, 2016 a las 11:57 am

Solo lideran los que se atreven a ser distintos y desafiar las reglas (creencias)
Es pensar fuera del paradigma. Si te quedas en él serás uno mas del montón, y eso está bien, pero serás uno mas.
Los casos como el de Wilson son usados justamente por romper esas reglas culturales y mostrar un SI SE PUEDE.
Cariños Cleo.

Responder

Auris Albornoz Septiembre 3, 2016 a las 4:41 pm

Eduardo! Como siempre logras dejarme maravillada con cada palabra. La historia de Wilson me conmueve y me anima. Definitivamente todoooo es posible. Dios los siga bendiciendo. Te abrazo con el alma.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 8:50 pm

Bella mi Auris

Responder

Carolina Zerpa Septiembre 3, 2016 a las 10:05 am

Historia admirable. Hay un Wilson en cada uno de nosotros dispuesto a lograr lo propuesto. Estas historias me afirman que SI SE PUEDE. Mi Admiracion y Respeto a Wilson y a ti Eduardo! Un gran saludo y Bendiciones!

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 10:06 am

Amen Carolina. Abrazos para ti. Si se puede!!!

Responder

Ydenna Septiembre 3, 2016 a las 7:54 am

Una historia digna de admiración y respeto. Felicidades para ese gran equipo.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 10:07 am

Gracias Ydenna. Abrazos

Responder

Maria Alejandra Rumbos Septiembre 3, 2016 a las 7:53 am

Queridos Eduardo y Elizabeth, no es el conocimiento que tienen el que te ayuda a transformar espacios, vidas y culturas, es la fuerza, la confianza y la pasión con que lo hacen.
Gracias por aportarnos a los Trijillanos tantas oportunidades de transformación.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 10:03 am

Nos vemos pronto querida amiga trujillana

Responder

Florangel Torres Septiembre 3, 2016 a las 7:01 am

Buen día Eduardo!! Inspiradora historia Wilson! Las ganas y enfoque de querer hacerlo diferente, de mantenerse en su propósito de vida hasta conseguirlo, no imagino realmente todos los intríngulis no contados que debe haber transitado pero que finalmente son el resultado de lo que ha logrado hoy. A ti mi admiración, respeto y gratitud de encontrarnos en este camino necesario para mi propósito de vida y como con experiencias como las de Wilson eres capaz de sembrar la semilla que ya tiene una buena cantidad de seguidores con sus hermanos, familiares y empleados y desde la humildad, respeto, amor y compromiso nos demuestra que todo es posible!! Solo se necesita accionar a por ello!!

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 10:05 am

Lo tienes claro Florangel. Solo falta activarte.
Abrasos

Responder

Marlie Lozada Septiembre 2, 2016 a las 10:33 pm

Fascinante… no sólo su historia… fascinante ver que el verdadero aprendizaje es en doble vía. Admiro profundamente la humildad de reconocer todo lo que podemos aprender de quien menos lo esperamos.
Sr. Wilson usted sigue acertando en todo lo que hace… que sigan los éxitos para ambos y gracias por permitirse compartirlo.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 3, 2016 a las 6:02 am

Gracias Marlie por estar presente aquí y por tus deseos.
Sabes que te quiero mucho!

Responder

Luis Alejandro Septiembre 2, 2016 a las 9:42 pm

Gracias Eduardo. Que historia tan fascinante. Un emprendedor que sabia lo que queria. Y lo mas importante, ayudar a su familia. Es un personaje de admiración. Muchos llegan a la gran manzana, pocos hacen su sueño realidad. No es fácil NY. Vivi en ella muchos años y conoci gente extraordinaria que aún con bajos recursos lograron obtener sus fuentes de ingresos con dificultad y que todavia se mantienen. Prevalece en estos casos la confianza en si mismo , la insistencia en hacer lo que deseas, el reto y la meta que te trazas es la inspiración del proyecto. Buena historia.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 9:56 pm

Estas historias sirven para orientar la nuestra y cuando miremos atrás sentir el orgullo del camino recorrido.
Saludos Luis

Responder

Jhossua Montilla Septiembre 2, 2016 a las 8:51 pm

Caramba.! Eduardo, sin palabras, esta historia me disparo las emociones, se me espeluco el cuerpo, me conmovió y mejor aun, me ha inspirado, me a motivado a que no importa cual sea el problema que este travesando no me daré por vencido, si Wilson y su familia pudo, yo también puedo. Lo mejor de esto es como sigues influenciando en las personas Eduardo martif, una vez más, me siento orgulloso de haberte conocido, eres inspiración para mi. Tus pasos e de seguir y se que tendré la dicha de influenciar y conocer a personas extraordinarias con la son Wilson y su familia. Espero verlos y conocerlos, saludos.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 9:55 pm

Saludos Jhossua. Celebro que tengas el camino claro.
Solo falta recorrerlo con seguridad y confianza.
Tienes todo a tu favor.

Responder

Willian Bravo Septiembre 2, 2016 a las 8:24 pm

Eduardo, grato placer saludarte “Bastardo”, antes de cualquier reflexion te envio un saludo de hermandad desde aca de la que es ahora mi ciudad, Guayaquil, llegue hace tres meses y cinco dias y debo confesarte que entre tantas emcoiones encontradas por la soledad me ha sido mas facil llevarla a cuestas por la gente que me ha tendido la mano, es realmente un sin fin de personas que tiene el mundo con la mano dispuesta a ayudar, es “amor por lo nuestro”, es increible que desde tan lejos estemos tan cerca, creo que todos los latinos tenemos ese sentir de mariposas en nuestro estomago al saber que otro tiene exito en cualquier parte del mundo y que ese exito viene seguido de tantas y tantas ganas de seguir haciendo lo que nos hace felices, porque si, al final bien sabemos que la meta es ser feliz! y que mejor manera que desde tu felicidad ayudar a hacer felices a los nuestros, porque al final todos son nuestros! Me embarga mucho la emocion de compartir en este blog porque es mi segunda aparicion publica, delante de gente que conozco muy poco o que no conozco, a excepcion de ti y de eli, a la que por cierto quiero que me le des un beso y un abrazo asi como el que te envie al inicio. Espero no haberte quitado mucho tiempo y que estas, mis palabras al temblar, (creo que de la emocion) sirvan de motivo para seguir buscando esa idea feliz que se nos quede para siempre en nuestra alma, nuestro cuerpo y en nuestra mente. Saludos.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 9:54 pm

Hay una hermandad que se despierta cuando nos atrevemos a valorarla, a vivirla.
Solidaridad que anima y que nos acompaña hacia el éxito.
Cada vez hay una mayor conciencia del valor que tiene las relaciones sinergicas.
Le doy tu saludo a Eli.
NOs veremos en algún momento de nuevo.

Responder

Jaime Septiembre 2, 2016 a las 7:45 pm

”Entusiasmo” viene de los antiguos griegos y literalmente podría traducirse como ”con Dios dentro de sí mismos”.

Entusiasmar a los demás es un virtud. Te admiro por tu trabajo. Tuve la oportunidad de conocerte en Caracas, en hora y media nos hiciste despertar muchas emociones y nos aclaraste el panorama. Muchas veces somos miopes a las oportunidades que se presentan, yo creo que tu ese día, tu nos hiciste un examen de la vista a todos los asistentes.

Venezuela merece más gente como tu, capaz de hacer cosas grandes por nuestro país y por la región.

Ahora vivo en Nueva York y al igual que tu amigo estoy dando la cara.

Saludos.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 9:50 pm

Que maravilla leerte y gracias por el regalo que me haces.
Sigamos cada quien dando la mejor cara.
Éxitos por Nueva York Jaime

Responder

César roa Septiembre 2, 2016 a las 5:26 pm

Hola , yo soy un fiel seguidor de tu blog , mira llevo trabajando en el mundo de. Los supermercados durante más de 20 años
Acabo de regresar de una capacitación en la escuela de walmart , en bentonvill Arkansas .
Hay un curso para manejo de supermercados que dura 15 meses y les
Puede servir .

Mi contacto es César roa vivo en Bucaramanga Santander ,Colombia
Tel 315-257-7467 . Mi correo profecesaroa@gmail .com .
Lo que necesites con mucho gusto

Yo manejo el tema de category managment
Te puedo compartir muchísimo material para el manejo de los puntos de venta.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:07 pm

Excelente Cesar. Gracias por compartirlo. Se lo haré saber al Wilson. se va a emocionar.
Gracias de nuevo. Exito en tus proyectos.

Responder

argenis orozco Septiembre 2, 2016 a las 5:22 pm

Cada día me siento inspirado, motivado y se esta despertando algo dentro de mi que me impulsa ser transcendente y hacer mi plan personal. Todo eso gracias a ti Eduardo Martín. Y eso q ne faltan dos módulos de liderazgo vivencial. Historia como la que viviste con wilson son inspiradoras y planificadas con mucha tenacidad, paciencia y optimista. Gracias por compartirla y comparto contigo lo q siento. Y ser mi guía… Saludos

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:09 pm

Me alegra leerte Argenis. Se a lo que te refieres cuando dices que algo se está despertando.
llegará un momento en que nada te detendrá, ni tu mismo.
Éxitos

Responder

Gustavo Septiembre 2, 2016 a las 4:57 pm

Eduardo,

Me gusto mucho leer esta historia de superación de este hermano sur americano; son historias que motivan a muchos a seguir adelante; un ejemplo de una vida con proposito. Como venezolano, expatriado, más allá de cumplir un sueños americano; no se limita solo a los EEUU, si no mas bien seria un Sueño AMERICANO, en todo el concepto de la América toda; desde la patagonia hasta alaska. Al igual que este hermano ecuatoriano; seguimos hacia la búsqueda de la excelencia. Yo hace muchos años participé en varios cursos que tu distes en Venezuela (1998), y aprendí mucho de tus programas. Bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:11 pm

Sabes Gustavo… hay demasiado talento venezolano por el mundo que el planeta entero lo sentirá, y al leerte se me confirma esa idea.
Sigamos en contacto y muchos éxitos

Responder

Alejandro Septiembre 2, 2016 a las 4:45 pm

Interesante historia, muy emprendedora. Rápidamente me hizo acordar de un caso de estudio cuando transitaba por una especialización en gerencia, del modelo de negocios de tan conocida cadena de tiendas por departamente Wall-mart, donde se inicia justamente de esa forma y hoy día está consolidada en todo Estados Unidos. Mucho exito para tan importante personaje…. Slds.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:12 pm

Gracias Alejandro por tu comentario. Un abrazo

Responder

Raul Diaz Septiembre 2, 2016 a las 4:43 pm

Hay muchos Wilson ocultos en el mundo Eduardo, necesitamos trabajar fuerte y sin parar para hacerlos visibles y que podamos inspirar muchas personas… adelante siempre y muchas gracias por la gran historia…

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:13 pm

Tienes mucha razón Raul, hay casos por montones.
Yo me deleité con este por la cercanía.
Saludos

Responder

WILMER Septiembre 2, 2016 a las 4:38 pm

Excelente experiencia Eduardo, gracias por compartirla, son enseñanzas mutuas. Felicitaciones.

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:13 pm

Saludos Wilmer. Seguimos en contacto

Responder

Leonardo Septiembre 2, 2016 a las 4:36 pm

Realmente el mensaje que saco de esta historia es que una vez más el “yo puedo” es más importante que la inteligencia. Felicidades Wilson y a su familia.
Eduardo, gracias por compartir estas historias que son de gran motivación. Saludos

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 6:15 pm

Ciertamente Leonardo, por eso digo, vámonos a NY, es muy fácil YO PUEDO
Saludos

Responder

Miriam Vidal Septiembre 2, 2016 a las 9:47 pm

Wilson, ejemplo de coraje, de romper con todos los obstáculos que se le presentan. Tuve la oportunidad de vivir experiencias maravillosas y de conocer a Wilson. Unas de las cosas que admiro en Wilson es su humildad y a ti Eduardo agradezco que continúes el en camino con Wilson y su equipo.
Gracias Eduardo y a Elizabeth, ustedes son los máximos! me han permitido ver lo mejor de mi para así dar lo mejor a los demás. Un abrazo!

Responder

Eduardo Martí Septiembre 2, 2016 a las 9:58 pm

Quien iba a imaginar que escribiría de él. Tan calladito, ¿cierto Miriam?
Se ha convertido en un maestro para mi.
Un abrazote amiga

Responder

Leave a Comment

Follow Me

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: