Mi diálogo con una cucaracha

by Eduardo Martí


Hoy decidí escribir sobre un hecho que, si bien sucedió hace algunos años, me ha venido acompañando casi a diario. Pero antes debo aclarar que en el momento en que ocurrieron los hechos que voy a narrar yo estaba completamente sobrio y en mis cabales.

Me encontraba yo dirigiendo un evento de formación que denominamos Æfectividad Gerencial”, la Æ nos servía para jugar con los términos. La Gerencia debía ser Afectiva y Efectiva. Pero lo relevante de la historia es que dicho evento se desarrolló en unas muy lindas instalaciones que formaban parte de una hacienda colonial de finales del siglo XVIII.

En la mañana temprano, al despertar del segundo día de trabajo, muy contento con lo que había sucedido el día anterior, me levanto con todas las ganas de entrarle a la nueva jornada. Reconozco sin embargo que tenía sueño y estaba algo adormitado. La euforia del día anterior me hizo acostarme tarde.

Me levanto y voy al baño. Me siento en el “trono” y de repente veo que se acerca una cucaracha y se me queda viendo. En el momento me causó mucha repulsión y no pude dejar de sentir un profundo desagrado por el animal y por la situación.

Como una forma de sacar mi molestia se me ocurre hablarle a la cucaracha y decirle:

– ¿Por qué vienes a amargarme mi mañana?.

Ella se me queda mirando y moviendo sus antenas… de repente, y para mi sorpresa, siento que ella me contesta… (Insisto, en ese momento estaba sobrio y uso pleno de mis facultades)

– ¿Qué te pasa a ti? ¿Qué tienes contra mí? ¿Qué te he hecho yo?

En mis adentros no hago sino responder a las preguntas que me hace la cucaracha y lo que se me ocurre decirle es:

– ¿Cómo es posible que existan seres como tú?, siendo la naturaleza tan perfecta. ¿Cómo es posible que hayan cucarachas y animales tan asquerosos como tú?

Ella insiste en mirarme y seguir agitando sus antenas. Sin moverse de su lugar, entiendo que quiere seguir conversando conmigo, ella sabe que la miro y que está capturando mi atención. Con su pausa y serenidad me contesta:

– La naturaleza es perfecta. En ella hay ríos, lagos, flores, aves… muchas bellezas, y también hay ratas, culebras, cucarachas. Formamos parte de esa perfección.

Sigue mirándome y continúa con su discurso aleccionador:

– Tú formas parte de la naturaleza perfecta, y dentro de ti también hay ríos, lagos y hermosas aves, así como también hay ratas y cucarachas.

Por un momento me provocó tirarle un zapato y aplastarla, pero sus palabras habían logrado frenarme. Ella había aparecido en mi mañana para darme un mensaje. Me tocaba escucharlo, escucharme. Obviamente ella no me habló, sólo ella apareció para servirme en un diálogo interno que necesitaba tener conmigo mismo y dejar al desnudo lo absurdo de mi planteamiento.

Ella vino a mostrarme que dentro de mí hay zonas oscuras, debilidades, vicios, malos hábitos, valores que a veces traiciono. La naturaleza necesita de las cucarachas, ratas y culebras para mantener el equilibro. Esos seres tienen un propósito y sirven para unos fines.

La pregunta que me invitó a hacerme la cucaracha es si mis “bichos indeseables” están cumpliendo su función dentro de mí. Todas esas manifestaciones de mis cucarachas que surgen y de las cuales no me puedo sentir orgulloso, cuando por ejemplo, tengo una explosión emocional, pego unos gritos, la tentación a un acto corrupto o deshonesto, cuando se me pasa un pensamiento de infidelidad, cuando traiciono mi palabra, incumplo un acuerdo y uso mentiras. Todas esas, y muchas más, son manifestaciones de mis cucarachas que vienen a cumplir un fin. Ellas vienen a recordarme que tengo que cuidar mi equilibrio, a revisar si mis hermosuras internas las estoy cultivando o estoy sólo dejando que afloren las oscuras.

Todas mis cucarachas internas están allí para ponerme en alerta. ¿Cómo saber si estoy en el camino correcto o si no me salgo del camino?. Mis miserias internas son las que me dicen por donde quiero transitar para llevar mi vida a una mayor plenitud, a una calidad de vida superior. Mi desarrollo personal no está guiado solo por mis virtudes, también por mis defectos. Todo sirve para saber a que le digo SI y, sobre todo, a que le digo NO.

Esa cucaracha no sabe lo importante que fue en mi vida y en la de la gente que estaba en ese evento. Cuando les compartí lo que me había pasado al comenzar la reunión, nos dimos cuenta que debemos amar nuestras ratas y cucarachas en vez de despreciarlas. Ellas tienen un fin y, por nuestra condición humana, siempre se manifestarán de alguna forma para invitarnos a ser más Æfectivos.

Ella se apareció y yo la confronté. Ni le huí ni la maté. La miré de frente y me habló, me enseñó. Eso trato ahora de hacer cada vez que surge una de esas manifestaciones de mi ser imperfecto, no le huyo, no lo mato, no lo oculto. Ahora trato de verme de frente y preguntarme, después de darle las gracias por haber aparecido, si quiero que siga apareciendo para los fines de elevar mi calidad de vida y evolucionar como persona.

¿Tienes identificadas las cucarachas en tu vida? ¿Cómo las estás enfrentando? ¿Le huyes, las matas, las repudias, o más bien las ves como una oportunidad para enseñarte cosas? .

Déjame tu comentario, sabes que los respondo todos.

{ 9 comments… read them below or add one }

ana julio 28, 2015 a las 4:39 pm

Intesante punto de vista. Por unos minutos de tiempo al finalizar mi rutina de trabajo lei este mensaje. Y hace unos dias a tras me habia hecho la misma pregunta. Por qué si Dios creo un mundo tan perfecto existen este tipo de animales rastreros aplicados sin embargo a la gente que hoy en dia existe. Ratas, serpientes, cucaracha, escorpiones, aves de rapiña, etc… y leyendo su punto de vista del equilibrio, hace que vea otra perspectiva de la vida y de la gente hacia un NO rotundo a este tipo de personas. Y hacia un SI a mis valores y del tipo de gente que quiero. Saludos!!

Responder

Javier Pérez julio 23, 2015 a las 3:12 pm

Buen dia Eduardo, un texto interesante. Gracias por la invitacion que nos haces a traves de este para que retomemos el dialogo interior, un elemento tan esencial para la toma de decisiones y el crecimiento personal. En este mundo tan complejo, leno de situaciones problematizadas y con tantas excusas, poco validas, para salir adelante es imprescindible reconocer esos aspectos: cualidades e imperfecciones, asi obtendremos las metas esperadas. Excelente material para la reflexion. Lo voy a sugerir a mis colaboradores. Un abrazo

Responder

Fanny julio 22, 2015 a las 3:39 pm

Excelente. Queremos aplastar y huir de nuestras cucarachas sin intentar siquiera comprenderlas y mucho menos aceptarlas. Muchas gracias por hacernos descubrirlas.

Responder

Iris julio 22, 2015 a las 1:13 pm

Gracias Eduardo, excelente reflexión, nos hace ver lo negativo que hay en nuestras vidas, así que empezaré a buscar las cucarachas que seguramente hay dentro de mi y no quiero ver.- Saludos cordiales.

Responder

Elsy Aguirre julio 22, 2015 a las 12:10 pm

Feliz cumpleaños! por cierto.
Con respecto a tu conversación con la cucaracha.. me doy cuenta que hay mas locos como yo, sin intención de ofender me refiero a la locura positiva, esa que nos lleva a dar saltos cuánticos, probar cosas nuevas, aprender, lanzarse, y sobre todo ser creativos. Tu reflexión me llevó a darme cuenta que tan duro me doy yo misma criticando lo que hago, como si esas zonas oscuras no fuesen parte de mi y las repudio.. ahora me doy cuenta que mientras mas confronte mis defectos y los acepte como parte de mi.. aparece la serenidad, entonces desde ahí puedo perdonarme y amarme para luego tomar las riendas y ser mejor de lo que en algún momento fuí. También me doy cuenta mirando atrás, que por mas errores y defectos que tenga, las personas reconocen en mi a alguien superior a lo que yo veo en mi misma y digo: por qué razón yo no me veo de esa manera, por que yo no me reconozco y me digo: excelente Elsy lo has logrado. Entonces pienso en lo que tu dices, por no cultivar mi hermosura me detengo mas a repudiar mis cucarachas, sin embargo haciendo esto consciente elijo el otro camino, dar fuerza a mis virtudes.

Responder

MARIA LUISA SIERRA julio 13, 2015 a las 10:38 am

Hola Eduardo estoy muy contenta de leerlo y me gustan todas sus reflexiones y da muchos animos y hacen pensar a la vez y mejorar cada dia mas con sus experiencias y sus consejos realmente es una gran persona y lo felicito en primer lugar reciba un gran abrazo por el dia de su cumpleaños y que haya pasado super en compañía de su familia y amigos mas cercanos y a la vez agradecerle infinitamente por el regalo que me ha hecho de su libro estoy mas que emocionada (parece que fue mi regalo de cumpleaños mio ) de verdad no tengo palabras para agradecer su fineza de este lindo obsequio que no hace mas que comprometerme mas a seguir sus inspiradores consejos y ponerlos en practica totalmente otra vez le digo
Gracias Gracias muchísimas Gracias y que Dios me lo bendiga Grandemente.
una de sus Fans en sus lindas reflexiones
Maria Luisa Sierra
Peru

Responder

belquis marzo 7, 2015 a las 1:02 pm

Hola Eduardo muy interesante la reflexión que hiciste al comparar una cucaracha con las asquerosas situaciones que podríamos tener en nuestro cerebro. Y si vamos a la vida cotidiana observamos a diario personas que actúan peor que estos animales irracionales. Soy de Venezuela y me entristezco cada día al ver este tipo de personas que hacen daño y maldad sin importar a quien. Y no se dan cuenta que se están auto destruyendo ellos mismos. Siempre pido a Dios que me ayude a ser cada día mejor persona y ayudar en lo que pueda para construir una patria donde se apliquen los valores que hemos dejado de enseñar. Muchas gracias…

Responder

Lolly marzo 5, 2015 a las 9:23 pm

Definitivamente una excelente reflexión sobre nuestros aspectos negativos,identificarlos, y verlos con actitud para ser mejor cada día y no como limitantes en mi crecimiento personal. Aplicable en todos los campos.

Responder

Laura diciembre 16, 2014 a las 5:37 pm

HOla. Me empezaron a salir cucarachas en la cocina, son pequeñitas y me danmucho asco y miedo. Soy limpia y jamás me había pasado. Coincide co la ida de mucha gente de mi vida, amigos, pareja, hasta la señora que limpiaba en casa…me lo estoy pasando mal y me gustaría saber qué significado tiene esto en mi vida. Gracias

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: