Gané porque perdí

by Eduardo Martí


Eduardo Martí - Conferencista Motivacional

Cuando vivía en la ciudad de Chicago me tocó apoyar a varias organizaciones de ventas directas y mercadeo multinivel. Muchos hispanos residentes en Chicago encontraron allí una fuente independiente de generación de ingresos. Pude observar que muchos de ellos lograron prosperidad por esa vía después de renunciar a un trabajo asalariado.

Era muy atractivo el negocio, y sigue siéndolo. Sólo se requería una actitud ganadora que no necesariamente está disponible para todo el mundo. Conocí muchísimos candidatos que llegaban ilusionados por la propuesta de ser dueños de su tiempo y no tener límites en sus posibles ingresos. Sólo tenían que salir a trabajar, patear la calle, y vender.

Claro, no todos lo lograban. La gran mayoría desertaba al poco tiempo ya que se decepcionaban al no conseguir tan rápido y fácil lo que buscaban. Al ver que los intentos que hacían por vender no se les concretaban, se desanimaban. Rápidamente buscaban excusas para justificar sus pésimos resultados. “Es que el producto no se vende”, “Es muy caro”, “Es que este mercado está muy jodido”, “La crisis económica…” bla, bla, bla.

Al contrario, había otros vendedores que si lograban los números y prosperaban. Podían exhibir buenos autos y hasta montaban sus oficinas para armar sus propias fuerzas de ventas. Yo observaba con detenimiento ambos personajes. Los que se desanimaban y los que prosperaban.

La conclusión, para muchos de los que se quedaban en el camino, era muy fácil: “yo no sirvo para esto”, “esto no es lo mío”.

Yo veía con fascinación como el fenómeno de la “actitud” estaba presente. Era evidente ver como “los límites están en la mente” y, a pesar de todos los intentos de “motivar” a la gente a seguir insistiendo, caían en un hueco por la dificultad interna del individuo de no estar dispuesto a pagar el precio de “lavarse el cerebro” y prepararse con decisión de triunfar.

Qué fácil se derrota la gente cuando se encuentran obstáculos. Qué fácil se abandona el propósito y se queda en intento, cuando aparecen las objeciones. Qué fácil aparece la rendición cuando se pierde la primera batalla.

Por meses asistí a diversas salas de entrenamiento y charlas motivacionales. Yo mismo dirigí varias de ellas. Pero recuerdo muy bien las conversaciones que sostuve con varios de los novatos y prósperos vendedores. Me permití aprender de ellos y apoyarlos en su tarea. En particular traigo a mi memoria las sucesivas conversaciones con un joven mexicano de nombre Josué. A él lo usaré en este escrito para englobar las múltiples conversaciones con otros tantos “Josués”

Josué esperaba tocar la casa de alguien, pedirle permiso para pasar y hacerle una presentación del producto y que el cliente le comprara. Así de fácil se ganaría la comisión de la venta. Gran error. Josué lo que quería era tomar un pedido. Eso no es vender.

Vender es facilitar que el cliente compre algo que jamás pensaría en comprar, es más, que no quiere comprar. Allí empezó a entender Josué que el vendedor “profesional” se pone a prueba cuando se enfrenta a la primera objeción del cliente. A la primera negativa.

Para el vendedor que se considera profesional la venta fácil no es venta. Sus competencias y habilidades se ponen a prueba con el cliente que no quiere comprar: “Ya salió con la primera objeción, ahora me toca a mi sacar mi talento como vendedor”. Al final se produce la venta y ambos, cliente y vendedor, quedan contentos.

La profesión de vendedor es como cualquier otra que exige preparación, estudio y práctica. Esa práctica debe venir acompañada de mucha reflexión, sobre todo, de las veces en que las cosas no salen bien. Allí es donde aplica eso de: “a veces se gana y a veces se aprende”.

Cuando algo sale mal es el momento de revisar qué fue lo que no hice bien para aprender. Por eso le decía a Josué que en cada demostración que no vendía, aprendía. Eso sí, solo aprendería si se dedicaba a revisar qué debió hacer distinto.

Siempre le recomendaba que se juntara con los vendedores de experiencia y que le mostrara lo que había hecho y averiguara donde había fallado. Sobre todo, que buscara nuevas respuestas a las objeciones que los clientes le manifestaban. De esa manera puede armar un banco de objeciones con respuestas probadas y previamente construidas. Ante tal objeción, tal respuesta para desmontarla.

Josué entendió que su nueva profesión exigía equivocarse mucho, que de cada 10 demostraciones apenas vendía una o dos. Su meta era llegar como los grandes, 1 de cada 3. Para ello tenía que insistir en su aprendizaje como vendedor.

Josué y yo observábamos algunas personas que fingían estar bien y preocupados por vender. Sin embargo sus resultados eran pobres. Concluíamos que tenían la dificultad para pedir ayuda y de acercarse a otros para pedir consejo. Muchos tienen el temor de confesar su ignorancia. Es más, que nadie sepa que se equivocaron, ¡nadie se debe enterar!. ¿Cuántas veces aparentamos certeza cuando estamos realmente perdidos?, esto es definitivamente limitante.

Y esa es parte del secreto que Josué entendió: tener la suficiente humildad para reconocer donde no lo estoy haciendo bien y decirlo: “hoy hice 3 presentaciones y no vendí nada porque me salieron con estos argumentos y no supe qué decir ni qué hacer”.

¡Que maravilla cuando encontramos algo que nos lleva a darnos cuenta de nuestra ignorancia!

Yo le contaba a Josué de la cantidad de veces que, a pesar de mi experiencia como consultor, yo sentía que no me salía bien mi trabajo. Al inicio siempre cargaba con una videograbadora para registrarme y observarme. Me exponía al escrutinio público y abría mi espíritu a escuchar la verdad.

Reconozco que mi gran escuela fueron las equivocaciones y los resultados no esperados. Eso si bien procesados y consultados con gente calificada. Mi éxito se lo debo no a las veces que me ha ido bien, es sobre todo a la cantidad de veces que me ha ido mal.

Le decía a Josué y al resto de los vendedores: “Ama tu equivocación”, “Aprende a pedir los ojos prestados”, “Fallar no es perder”, al final de todo, terminas ganando por la cantidad de veces que perdiste.

Y fíjate que lo que te estoy indicando aquí “Pide ojos prestados”, porque ¿cuál es tu propósito? ¿Fingir que estás bien o hacerte bien?

Obviamente sal a pedir los ojos prestados a gente que esté calificada. Cuidado con salir pedir ayuda de alguien que también está frustrado. Lo que encontrarás son mas argumentos para fortalecer tu posición frustrada. Josué entendió que todo depende de con quién tú te juntas.

Lo mismo sucede en todos los oficios. Hace falta perder para ganar, por lo tanto, nunca es pérdida. El resultado no esperado (mal llamado fracaso) encierra la sabiduría del éxito. Es así de sencillo. Josué, cuando pierdas, no pierdas la lección.

¿Tienes algo que comentar sobre este escrito? ¿Escribí sobre Josué o realmente fue de ti de quien hablé?

Déjame tu reflexión aquí abajo. Sabes que las contesto todas.

 

{ 87 comments… read them below or add one }

Marcelo Arcos Diciembre 9, 2015 a las 4:53 pm

Tiene razón, por mucho tiempo estado tratando que el gato ladre, y es difícil reconocer, con el ejemplo citado, me ha servido para reflexionar; gracias.
Saludos

Responder

Eduardo Martí Diciembre 9, 2015 a las 9:50 pm

Feliz reflexión Marcelo
Grcias por la visita a este espacio.

Responder

marlene Agosto 20, 2014 a las 11:47 pm

fue de mi quien hablo, gran aporte me encanto la frase aprende a pedir los ojos prestados, muchas veces nos limitamos a pedir ayuda, o a consultar solo por ego o por simplemente nos rendimos en aceptar que perdimos. Cuando en realidad perdiendo es que se aprende a enmendar lo malo y hacerlo de nuevo mejor. Gracias excelente su blog

Responder

Eduardo Martí Agosto 24, 2014 a las 3:17 pm

Hay muchos Josué y Marlenes. Jajajaja
También Eduardos… He caído en eso. Por eso escribo.
Saludos Marlene.

Responder

Juan Carlos Marzo 7, 2014 a las 8:08 pm

Otro gran aporte Eduardo, siempre hay que ver las cosas de otra manera aveces el simple hecho de escuchar fracaso ya baja el animo pero cuando no es así.
Excelente articulo.

Responder

jose ponte Enero 14, 2014 a las 7:41 pm

muy bueno el articulo, me quedo gravada la frase “a veces se gana a veces se aprende” y si bien aprender no es saber sino retener el conocimiento por siempre y aplicarlo, ya que el conocimiento aplicado es sinónimo de triunfo, muchas veces les digo a mis vendedores cuando se jactan de lo que vendieron les pregunto “pero le vendiste o te compraron” creo que hay una enorme diferencia, como bien dice el articulo lo interesante es vender a quien no tenia pensado comprar. bueno mis felicitaciones,

Responder

Eduardo Martí Enero 15, 2014 a las 4:17 pm

Si hay una enorme diferencia entre vender y tomar un pedido.
Gracias por tu atención al escrito José

Responder

Mario Reyes Diciembre 31, 2013 a las 10:58 am

Buenos dias Eduardo:

he pasado por buenos y malos momentos, en asuntos de negocios y ventas, y he sido muy criticado, porque hoy dia, y aun en la adversidad, soy muy positivo
objetivo, y en todo negocio veo una oportunidad. todo lo veo en base a nuevas oportunidades, y trato de no ser negativo…bueno, no trato…no soy negativo y por supuesto, veo los contras, las debilidades, pero me enfoco mas en las oportunidades y fortalezas, y busco muchas estrategias, para resolver y saltar los obstaculos.

Dios me a dado, esa actitud de ver las promesas que nos ha hecho y solo tomo la paciencia, para saber, que en su momento, se me retribuira al ciento por uno, lo que se me quito y perdi, aun la vida de un hijo.

yo le digo a ADRINA CHAPA, una comentarista tuya que te comento el 23 de Noviembre, que como a JOB, en la Biblia, Dios va a retribuirnos, lo que el enemigo nos quito, si tenemos los ojos puestos, en el autor y consumador de la Fe…Jesucristo, y empienza a llevarse mas con gente que la edifique y no la que solo vea la parte del interes, la que destruye, la pesimista,…como se dice por alli, dime cuanto tienes y te dire cuanto vales. aprendamos a llevarnos con personas positivas llenas del amor de Dios y no caer en el mundo, de…dime con quien te llevas y te dire de cual fumas…primero Dios, luego la FAMILIA, y en tercer lugar, la Iglesia. ese es el verdadero orden divino.

muchas bendiciones para todos, especialmente para ti, por tus consejos y enseñanzas, y para todos aquellos, qie en este momento estan pasando por una tribulacion…despues de la tormenta, viene la calma. a poner los ojos en Dios.

Bendiciones

Responder

Eduardo Martí Diciembre 31, 2013 a las 12:54 pm

Aprecio Mario en trabajo que te has tomado en leer mis escritos y comentarlos.
Me alegra también que estés muy bien encaminado en la fe y que encuentres la fuerza y vida que necesitas.
Adelante que es hacia allá!!!! Un abrazo y felicidades.

Responder

Alfredo Diciembre 27, 2013 a las 11:57 am

Es evidente que muchos de nosotros no nos damos la oportunidad de nutrir nuestro cerebro, ya que lo que nos esta dando señor Marti, son pepitas de oro gracias por compartir esto con nosotros. y como lo ha dicho usted pidamos ojos prestados, pero de personas exitosas y no de habladores.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 28, 2013 a las 12:32 pm

Aprecio tu comentario Alfredo… pepitas de oro… me gustó.
Saludos y Feliz Navidad

Responder

Raúl Campos Espinoza Diciembre 17, 2013 a las 1:35 pm

Referente a su artículo “Gane porque Perdí”, me queda claro que uno de los aspectos más importantes para seguir avanzando, es la honestidad con uno mismo, ya que nos cuesta trabajo reconocer cuando no sabemos y desgraciadamente, la gran mayoría de las personas, nos reusamos a pedir ayuda a quien en realidad sabe, por temor a ser objeto de burla, sin pensar que quizás también ellos perdieron en un inicio y ahora son triunfadores.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 17, 2013 a las 9:55 pm

Esa es una de las lecciones que quiero dejar con el escrito. Si te sirve tómalo para ti. Es un muy buen punto.
Éxitos Raúl

Responder

mayreni Diciembre 17, 2013 a las 12:22 am

hola me alegra haber leido este articulo ya , que este titulo es una frase que aprendi hace mucho tiempo. cuando otros piensen que perdi estoy ganando
y cuando veo que estoy perdiendo estoy ganando, muchas veces a las personas les cuesta perder pero a la vez les cuesta tanto ganar.bendiciones

Responder

Eduardo Martí Diciembre 17, 2013 a las 7:10 am

Gracias por dejar tu comentario y saber que te fue útil recordar eso Mayreni. Saludos

Responder

Daniel Diciembre 10, 2013 a las 2:29 am

Muy buenos artículos Eduardo, y también algo intrigante (No se me ocurre palabra para describirlo) debido a que en la escuela nos enseñan que fallar es malo, a tenerle miedo a perder y considerar el fracaso como lo opuesto al éxito. -Juega a lo seguro- dice la escuela.

Pero la duda me ha invadido, que es más importante: Vender o Negociar.

Responder

Eduardo Martí Diciembre 10, 2013 a las 8:24 am

Hazte preguntas Daniel. Todas las que puedas. No desesperes por encontrar respuestas y querer tener el control de todo el saber. La duda es mejor que la certeza. Piensa en ello.
Saludos

Responder

Jonathan Gil Diciembre 8, 2013 a las 1:16 am

Que artículo buenísimo Eduardo. En estos momentos estoy en una empresa de venta directa, estoy dirigiendo y formando a los comerciales en el dia a dia. Cada mañana tengo media hora con ellos para hablarles, enseñarles y como no motivarles ( que crean en su automotivacion).
He creado un articulo acerca de todo esto, que le he llamado C.C.C. ( cambio climatico comercial). Igual que el mundo esta cambiando a un ritmo muy rápido, el mundo comercial también, o estás preparado para ello, o tendrás muchas dificultades. La manera de vender ha cambiado y cambia como el clima.
Gracias por tu articulo. Muy bueno como siempre.
Me gustaria hablar contigo sobre mi articulo del C.C.C.
Un abrazo

Responder

Eduardo Martí Diciembre 8, 2013 a las 9:26 am

Tienes en tus manos un gran motivo… ayudar a otros a encontrar sus motivos.
Buena esa! Saludos

Responder

Reina Romero Diciembre 4, 2013 a las 9:58 am

Admiro tu labor y tu exhortaciones a seguir siendo mejores personas..Bendiciones y Exitos

Responder

Eduardo Martí Diciembre 4, 2013 a las 7:31 pm

Gracias Reina. Un abrazo

Responder

Carlos Peña Noviembre 27, 2013 a las 8:37 pm

Tengo un problema parecido, debo vender o vender, pero se me hace difícil y necesito ayuda. Esta publicación es muy real.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 30, 2013 a las 7:26 am

Te deseo Éxito en ese caminar. No te detengas. Saludos Carlos

Responder

EDWIN COILA ZAPANA Noviembre 26, 2013 a las 6:38 pm

Estimado Edwuardo; me es grato leer de tusconsejos.
Te comento hace poco que empese con un negocio independiente el cual ya lo saque a las ventas y la vendedora que tengo hace lo posible por vender pero no esta segura del producto si va a rotar o no porque segun ella tiene que hacer un esfuerzo para convencer a la gente que lo compren y lo veo desmotivada y eso ami me contagia y es ahi donde yo quiero dar un paso al costado porque las ganancias que me quedan no son muy significativas por las vajas ventas que tengo.
Edwardo te reugo que me ayudes en este tema .
Gracias
saludos
Edwin.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 26, 2013 a las 9:39 pm

Hola Edwin. Gracias por el contacto y por la franqueza. No se que decirte más allá de lo que ya debes saber… El primer enamorado de las ventas y del producto debes ser tu. Un Abrazo

Responder

miryan Noviembre 27, 2013 a las 10:52 pm

saludos, Martín, empiezas a hablar sobre fracasos, no olvido el fracaso que pasé cuando me encargaron un colegio privado, y la verdad fue una gran pérdida, me faltó capacitación para ese cargo.
sobre las ventas, trabaje unos días en ventas y me fue mejor.
y hoy sucede que estoy en casa, y elaboro sobrecamas de recortes de tela, y otras cosas, no sé que me pasa que no las ofrezco a nadie, porque no quiero que me digan que me pagarán después, no confío en dejar a crédito. no se como ofrecer mi trabajo.
si me puede dar un concejo le pido el favor que me de respuesta, DIOS lo bendiga.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 30, 2013 a las 7:29 am

No se sí yo te pueda apoyar por esta vía pero es claro que estas abierta a opiniones. Eso es valioso. Pero no dejes de confiar en ti misma aunque tengas esas historias recientes que te debilitan. Ahora eres mejor que antes. Saludos Miryan

Responder

Ydenna Noviembre 26, 2013 a las 5:10 pm

Sencillamente eres grande…. cada palabra nos enriquece ! mil bendiciones.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 26, 2013 a las 9:40 pm

Gracias Ydenna. Aprecio tus palabras

Responder

Rosa Noviembre 25, 2013 a las 11:47 am

Hola Eduardo, siempre regalándonos un pedacito de ti en cada enseñanza. Soy una apasionada del tema. Toda una vida en ventas me han permitido saborear éxitos y fracasos de todos los tamaños (el tamaño lo mido por el impacto personal y/o corporativo). El éxito es muy sabroso, por pequeño que sea, te deja casi en la nube, pero es muy amargo el “fracaso” por muy pequeño que sea, éste te deja en un hoyo. Particularmente hago esfuerzos por sacarle provecho a las experiencias que me dejan las pérdidas, pero también los logros te generan grandes aprendizajes. Generalmente cuando no he logrado mis objetivos, en ese proceso de autoanálisis, he podido observar como una constante que he “fracasado” cuando he tratado de convencer a otros de algo en lo que yo no estaba convencida, en lo que yo no creía, o de algo que no me gustaba, o estaba tratando de cerrar una venta en desequilibrio (alguna de las partes estaba perdiendo). Llegar a estas conclusiones ha sido mi gran “ganancia”. Mil gracias Eduardo. Éxitos!!!

Responder

Eduardo Martí Noviembre 25, 2013 a las 3:49 pm

Que grande lo que nos regalas Rosa. Tu también enriqueces este espacio con tus contribuciones.
Aprovecho por agradecerte tanta fidelidad y por muchos años.
Un abrazote.

Responder

JohnnyGarcia 33 Noviembre 24, 2013 a las 12:42 am

Gracias Eduardo excelente artículo siempre he pensado que no es lo que te salga bien o mal lo más importante es lo que aprendiste, y estoy plenamente de acuerdo contigo es cuando “pierdes ” cuando más aprendes ya que esa experiencia te exige más grs. JG 33

Responder

Eduardo Martí Noviembre 24, 2013 a las 6:32 am

Que bueno Johny. Gracias por escribir y compartirte. Saludos.

Responder

jaime Noviembre 23, 2013 a las 6:38 pm

Amigos: Encuentro muy positiva su aporte a la reflexión y al aprender de los errores. Yo tambien trabajo con grupos de productores de campo con los que analizamos como mejorar la situación. Una primer lección es la que uds. indican: Aprender a aprender, de los errores, de los aciertos, etc.
Otros aspectos es cuando decimos que para ello es importante generar las competencias donde una persona puede aplicar sus recursos internos en diferentes situaciones externas, ello significa tener muy en cuenta los aspectos como las oportunidades, ambiente, etc.
Felicidades, un ejemplo vale mas que 100 palabras, bravo por Josue!!

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:45 pm

Aprender es hacer y reflexionar. Hacer por hacer no es suficiente. Hacemos y reflexionamos para aprender y estar en mejores condiciones para un nuevo hacer. Saludos Jaime

Responder

Emigdio Angulo Noviembre 23, 2013 a las 4:16 pm

Sakudos, siempre lo he dicho a veces para ganar hay que perder por dexirlo de alguna manera, lo importante es enfocarse en cada vez que caemos levantarnos y aprender en el proceso como estar preparados para levantarnos más rápido y con mejor actitud hacia esas caídas que son inevitables, cuando se deja de lado el estigma del FRACASO, cualquier resultado inesperado se vuelve una lección no un error. Es mi opinión, excelente blog.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:47 pm

Error y fracaso son términos generalizados que hablan de resultados no esperados. Lamentablemente tienen una carga que debilita la autoimagen y exigen algún tipo de castigo. A mi parecer es innecesario porque deja por fuera el aprender.
Espero que te sea útil este comentario. Saludos Emigdio

Responder

Patty Phervert Noviembre 23, 2013 a las 1:44 pm

Gracias, EDUARDO hoy fue un dia especial para mi; porque me ayudo muchisimo esta refexion. Trabajo en el area de ventas; pero mi jefe es bueno como persona mas no lo considero un buen lider. Está muy lejos de motivarnos, ya que en las juntas que nos hace nos dice siempre lo mismo, jamas nos ha dado tecnicas de ventas solo contrata personal ahi esta tu producto distribuyelo como puedas…

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:49 pm

Al menos el te muestra lo que harías diferente si estuvieras en su lugar. Intenta tu darte lo que esperas y él no te aporta. No te conformes.
Saludos Patty

Responder

ADRIANA CHAPA Noviembre 23, 2013 a las 1:02 pm

GRACIAS EDUARDO. YO FRACASÉ EN MI GRAN INTENTO POR EMPRENDER ALGO ENORME. PERDÍ TODO Y … HASTA LO QUE LE SIGUE. SIGO PAGANDO LAS CONSECUENCIAS DE MIS DECISIONES Y DE ESTO YA HACE 7 AÑOS QUE EN EL ÍNTER PASÉ LARGO TIEMPO LAMENTÁNDOME, CULPÁNDOME, COMPADECIÉNDOME.. SÉ QUE LA LECCIÓN ES TAN GRANDE COMO LA PÉRDIDA Y, REPITO, FUE DESCOMUNAL. DE TODA LA VIDA ME RECONOZCO COMO UNA PERSONA PRIVILEGIADA YA QUE NACÍ EN EL SENO DE UNA FAMILIA AMOROSA Y CON BASES MORALES MUY SÓLIDAS Y, AUNADO A ELLO, POR MI LUCHA INCANSABLE Y AVENTURERA CON UNA PASIÓN POR LOGRAR METAS.. UNA TRAS OTRA, COMPITIÉNDO CONMIGO MISMA. JAMÁS PASANDO POR ENCIMA DE NADIE Y SIEMPRE ACOMPAÑADA. TUVE LOGROS EXTRAORDINARIOS Y MIL BENDICIONES: VIVENCIAS ESPECTACULARES (ejemplo: tener la Agenda/Vida del Presidente de México en mis manos; dejar mi propia vida con amor y pasión en esa labor maravillosa, por amor a Mi México, a mis compatriotas, a Mi Familia..!!! Satisfecha por La Misión cumplida… mi Granote de arena!!) UNA SOLA MALA DECISIÓN, ME LLEVÓ A PERDERLO TODO. ME REFIERO A LA ESTABILIDAD ECONÓMICA Y EMOCIONAL, PERCÉ. CREO QUE SOBRE TODO PUNTO DE PERDER LA DIGNIDAD. MI FAMILI AMADA POR QUIEN YO VI Y VIVÍ SIEMPRE LA CONFORMAN MI MADRE, MI HIJO, MI HERMANO, 3 SOBRINOS Y MI MASCOTA. LOS SOBRINOS,´VOLARON´. Y, COMO QUIEN DICE MI MOTOR PROPULSOR SON MI HIJO Y MI MADRE. PERO, LUEGO DE TANTOS AÑOS DE ÁUSENCIA DE ESA MI EXITOSA VIDA, SIN CASA, SIN AUTO, SIN JOYAS, SIN MUCHOS DE MIS MÁS PRECIADOS RECUERDOS (FTOS, DISCOS, HERENCIAS…) PRACTICAMENTE, SIN NUESTRO HOGAR, RECIÉN APENAS SE ABRIÓ – BUSQUÉ ENCONTRÉ GENERÉ- UNA PUERTA DE OPORTUNIDAD. ES EN VENTAS PERO CON BASE DE EMPLEADA. ESTOY DANDO ´MIS PRIMEROS PASOS´Y ASÍ ME SIENTO, COMO NOVATA MUY VULNERABLE. EN VERDAD LLEGUÉ A CREER QUE PERDÍ VOLUNTAD, PASIÓN, ESPERANZA!! PIÁN PIANITO! ME CONMUEVE LA VULNERABILIDAD EN QUE DEJÉ A MIS MÁS AMADOS A ESTAS ALTURAS DE NTAS. VIDAS! Y SOBRE TODO ME DA PESAR QUE NOS LLEVARÁ MUHO TIEMPO RECUPERAR UNA PIZCA DE ESTABILIDAD EN TODOS SENTIDOS. LECCIÓN: ME CREÍ PODEROSA PARA TOMAR DECISIONES SIN CONSULTAR Y HOY SÉ QUIÉN SIGUE A NTO LADO Y QUIÉN NO LO ESTÁ YA. MÁS HOY PUEDO VER CON CLARIDAD Y RECONOZCO QUE MI MAYOR TESTIMONIO NO ES QUE DESPUÉS DE LA TORMENTA VINO LA CALMA. ES QUE JUSTO “EN MEDIO DE LA TORMENTA AHÍ ENCONTRÉ A DIOS. LA PAZ Y LA CALMA (NO TOMO DECISIONES PRECIPITADAS Y SÉ CON QUIÉN CUENTO PARA CONSULTAR MIS INQUIETUDES Y COMPARTIR MIS NUEVOS SUEÑOS/RETOS) HOY ES TAN GRANDE MI FE QUE TENGO ABSOLUTA CONFIANZA EN MI/NTO PRESENTE Y FUTURO. QUE, DE NUEVO ESTÁ EN RETOMAR MI PASIÓN POR LA VIDA, EN MANOS DE DIOS!. Comparto PARA que los 20´s caigan! Ninguna persona Ni circunstancia POR MUY ADVERSA; DEBERÏA JAMÄS DOBLEGARNOS!!! Mucho menos cuando el Amor de tus seres más amados SON EL MOTOR!! Lo material que perdimos fue DEMASIADO… INVALUABLE, ya que sobre todo tenian Valor económico y Estimativo. PERO, TENGO LO MAS VALIOSO: UN HIJO Y UNA MADRE (Y MI MASCOTA) QUE CONFÏAN EN MI ESCENCIA!! HOY YO SOY GRACIAS Y, A PESAR DE MI PASADO!! Abrazo de Luz!!

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:54 pm

Creo que lo que eres hoy es grandioso y no estoy segura que lo serías si no hubieras pasado por ese “trágico” momento. Confío que esa experiencia, y la fortaleza que te deja será muy valiosa de ahora en adelante, no porque sea mas precavida, sino porque te ha hecho mas fuerte.
Saludos Adriana y gracias por compartirte.

Responder

Beatriz Solarte Felibert Noviembre 23, 2013 a las 10:33 am

Gran parte del huirle o no reconocer al fracaso parte del miedo. Miedo al que diràn, miedo al que te diràs tu a ti mismo, miedo de no se suficiente…en fin, miedo puro y simple. Es muy importante enfrentarnos a nosotros mismo, mirarnos con toda la tolerancia del mundo para poder hacer ese ejercicio que sugiere. Y estoy de acuerdo con Sofìa, es importantìsimo seleccionar los “ojos prestados” porque no todo el mundo tiene el talento para serlo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:43 pm

Hola Beatriz… Gracias por dejar tu apreciación. Cariños

Responder

Julia Noviembre 23, 2013 a las 9:36 am

Gracias Eduardo, el artículo me llego en el momento preciso

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:23 pm

Que bueno Julia. Agradezco tus palabras.

Responder

Connie Valdés Noviembre 23, 2013 a las 8:11 am

Mi querido Sensei
Como siempre tus artículos dañen el clavo.
Tuve una brevísima experiencia al frente de una empresa que estaba en franca picada. Movida por la emoción de trabajar con personas que quiero, acepte ser directora, sin conocer la situación de la empresa. No pensé e cuidar mi prestigio ni en las condiciones de la misma empresa. Estuve ahí menos de dos meses y el dueño me aviso que ya no requerían mis servicios. Después de procesar el golpe a mi orgullo y mi desilusión, estoy rescatando mis aprendizajes. Confieso que he llorado mi derrota y que me permití sentir el dolor de mi supuesto fracaso. Sin embargo también hoy reconozco que estoy reflexionando y aprendiendo de todo lo que ahí sucedió.
Me falta la parte de pedir ojos prestados, pero ahora estoy en franca creación para construir mi 2014, justo como lo quiero.
Gracias por esta reflexión que me empiedra tanto.
Bendiciones
Connie

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:22 pm

Mi Conita Preciosa… que bueno leerte.
Espero que nos veamos pronto, en cualquier parte.
Deseo que esa reciente experiencia que nos cuentas sea historia digerida en aprendizaje, generadora de bienestar. Te mando un abrazo

Responder

victor Noviembre 23, 2013 a las 5:01 am

Es muy bueno el mensaje, de la búsqueda continua del aprendizaje. Tal vez, lo que se debería cambiar la palabra ganar o perder, por la palabra lograr o no lograr. El ganar o perder incluye necesariamente o cosas materiales, o la competencia con otro. En cambio el lograr estaría incluyendo condiciones para algo. Esta palabra dispara pensamientos que van por otro eje..
Desde ya me parece genial este espacio que has generado Eduardo. Un abrazo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:20 pm

Me gustan tus ideas Victor. Buen aporte. Saludos

Responder

LuzMaria Noviembre 23, 2013 a las 3:33 am

Interesante cuestionamiento,gracias por traerlo a la mesa.Siento que el principio del buen fin es con lo que te identificaste.
Un abrazo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:19 pm

Me alegra que te gustara Luz María

Responder

janny Noviembre 22, 2013 a las 10:22 pm

Trabajo en ventas, aunque en otra area distinta a la descrita en su articulo. Lo que me ha permitido avanzar en el area de las ventas es la empatia, me pongo en el lugar de mi cliente, me importa lo que el cliente necesita, le dedico tiempo y lo atiendo, pienso que si a mi cliente le va bien, a mi tambien me va bien, y al hecho de que cada dia me gusta mas mi trabajo, ya que ningun dia es igual al otro y toda esta interaccion con los clientes y sus empleados me dan a nivel humano un aprendizaje invaluable para mi, alli esta mi mayor compensacion, la retribucion viene por anadidura.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:18 pm

Cuando se asume la venta como profesión y la acompañas de ese empatía se viven unos días de realización. Gracias Janny

Responder

Luis Fernando Martínez Noviembre 22, 2013 a las 10:05 pm

Excelente artículo, Eduardo! He sido vendedor “formal” desde los 18 años cuando recibí mi primer entrenamiento en ventas y mi primera huida por mis primeros fracasos con la retahila de excusas…
Muchos llegamos a las ventas porque “no hay nada más que hacer”; porque “no hay horarios y eres más independiente” o por tantas otras; así comenzamos a recibir un entrenamiento que consiste en “vendernos la venta”; nos dan una dosis alta de motivación pero no nos quieren hacer ver la parte dura de la profesión, qué hacer o cómo enfrentar los “NO”; se nos trabaja con motivación pero no se nos permite trabajar con la determinación que, para mí, con el tiempo, he visto como la clave del éxito en todo propósito pero con más fuerza en las ventas. La motivación va de afuera hacia dentro, pero la determinación de triunfar viene de adentro hacia fuera. Alguien puede motivarme ofreciéndome ganarme un viaje y me lo pongo como meta y lo logro, pero después qué… el motivo ya desapareció y, seguramente con él, mis ganas de “echarle piernas”; sin embargo, cuando se trabaja la determinación, mi porqué hacerlo, para qué lograr determinados resultados, cuál es mi propósito, me entreno para enfrentar los reveses y tomarlos como aprendizaje que me ayudarán a crecer y me acercarán más a dicho propósito. Tengo años en la venta y han sido años de crecimiento permanente a pesar de los resultados.
Gracias por compartir tu sabiduría!!!!

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:17 pm

Toda una experiencia reflexionada la que llevas dentro amigo Luis Fernando. Gracias por compartirla.

Responder

janny Noviembre 22, 2013 a las 9:45 pm

Trabajo en ventas, de naturaleza distinta a la expresada en su articulo. Para mi el secreto de mi trabajo es la empatia, me pongo en el lugar del cliente totalmente ya que

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:33 pm

Excelente Janny

Responder

JOSE Noviembre 22, 2013 a las 9:16 pm

Tienes mucha razón Eduardo, haz hablado de mi y te lo agradezco, estoy aprendiendo y me esta costando mucho, permiteme comentarte que el dia de hoy puse un stand en la calle, algo que nunca habia hecho para vender mi producto y al inicio tuve mucho miedo con decirte que no pude dormir de estar pensando como me iba a ir, en el trascurso del dia estuve tranquilo sin saber que hacer solo reparti mis folletos y solo una persona se acerco a preguntarme sobre lo que estaba vendiendo, por favor dame un consejo sobre como debo hacer las cosas cuando estoy en esta circunstancia porque definitivamente lo tengo que volver a intentar. gracias y te mando un cordial saludo

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:36 pm

Creo que te muestras pero no te vendes. Creo que das el paso a la calle pero te escondes. Creo que sientes que haces pero al final no haces. Creo que estas a medias y no por completo.
Creo que te liberas de culpa al estar “haciendo” pero lo importante no es hacer sino lograr… ve a ver que falta José.
Puedo estar equivocado, pero eso es lo que me surge.
Un abrazo

Responder

Ana María Romano Noviembre 22, 2013 a las 8:23 pm

Eduardo, Perseverancia, humildad, enfoque en los sueños, coraje y seguridad en tu potencial sin limites… que conjunto de herramientas tan maravillosas, que sólo se conocen y se usan cuando cometes errores y te detienes a aprender de ellos para seguir adelante en el camino de la realización cierta de tus sueños… nadie puede quitarte la posibilidad de lograr lo que quieres, sólo tu mismo te llevas o te detienes, tu decides a donde quieres llegar y cuanto quieres lograr. Que excelente mensaje de actitud y éxito!! un gran abrazo amigo…

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:37 pm

Amiga mía… de todo eso tu sabes y eres maestra. Un gran abrazo

Responder

Vanessa Diaz Noviembre 22, 2013 a las 8:11 pm

Hola Eduardo… Un placer, como siempre, leerte…

Y como nada es casual, este artículo no pudo haberme llegado en mejor momento que éste. Recientemente di un paso GIGANTE (para mí), para el cual “creía” haberme estado preparando, sin embargo, en el transcurso me ha tocado toparme con obstáculos que no contemplé, resultados “no esperados” y pues inevitablemente llega la frustración. A pesar de que, en ESTE momento me aflige un poco, también es cierto que justamente por ese resultado no esperado, es que MI MENTE se ha dedicado a analizar lo hecho y lo no hecho y al mismo tiempo me ha llevado a comenzar a buscar otras alternativas que trascienden un límite, que sin ser consciente, había puesto a mi proyecto. Obtener este resultado me ha hecho comprender también otros aspectos, que quizás sean la mayor ganancia de este proceso. Uno de ellos es haber experimentado en mi propio SER, la importancia de CREER en mí y en lo que verdaderamente deseo hacer, porque solo eso me hará persistir. “Creer en mí” ya no es un concepto intelectual. Esto me ha permitido DIMENSIONAR el tamaño del reto que tengo por delante y los precios que debo pagar por ello y si te soy honesta, en primera instancia, asusta. Siempre se ha dicho que no es fácil pasar de ser empleada a ser independiente, pero hasta ahora que lo VIVO es que adquiere otra medida. En conclusión, siento que mi proyecto ha dado escasos pasos y a estas alturas, ya las lecciones son de una proporción exponencial respecto al pequeño recorrido, como siempre mostrándome mucho de MÍ. A pesar de este “resultado no esperado”, y lo duro que resulta de “tragar”, de los miedos que genera, estoy segura de que esto, es una parte necesaria para este cambio radical que viene experimentando mi vida desde hace ya varios meses. Creo que nunca había estado frente a un espejo de este tamaño, pero sigo dispuesta a verME. Confío en que esta “pérdida” se transformará en GANANCIA. Gracias por tus escritos. Mi admiración y mi cariño para ti. Un fuerte y sentido abrazo

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:33 pm

Mi querida y recordada Vanessa.
Sabes que eres capaz de mucho y para todo. Desde que te conocí te lo he dicho y aposté a ti.
En lo particular prefiero esa incertidumbre que estas viviendo que la miseria de la certidumbre que tenías antes. La vida es movimiento y transición. Así que pa´lante. Tu sabes que cuentas contigo.
Un gran abrazo

Responder

María Noviembre 22, 2013 a las 8:11 pm

La verdad es que este post me viene como anillo al dedo y pienso aprovecharlo. Hoy viví una experiencia de venta de una idea francamente horrorosa. Me le acerqué a una persona con quien me interesaba muchísimo a hablar y comencé a hacerle mi planteamiento sobre una propuesta. Su lenguaje no verbal, especialmente su cara, fue tan elocuente… Era como si me estuviera diciendo “de qué me estás hablando?”. Fue tan cortante que llegó un momento en el que me preguntó, pero tu que quieres dinero o qué? Realmente, antes de que me hiciera esa pregunta que la tomé como la confirmación de que yo había ido por mal camino, su lenguaje no verbal me hizo sentir tan mal, que se me trabaron las palabras, es como si me hubiera quedado en blanco. A medida que yo iba hablando me sentía como si estuviera parada en un escenario, con los reflectores hacia mí y se me hubiera olvidado lo que iba a decir o peor, como si lo que hacía era del desagrado del público. Aunque quizás esta es una de las veces que lo he sentido con mayor intensidad, no es la primera vez que me siento mal haciendo una venta. Quiero mejorar, quiero acercarme a cada venta con seguridad en que genero interés y credibilidad. Cómo puedo lograrlo?

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:29 pm

Como puedes lograrlo? Con reflexiones como la que acabas de hacer, no conformarte ni buscar culpables afuera. Preguntando y creando salidas a futuras situaciones. perseverando y disfrutando de cada resultado aunque no sea el esperado. Conviértelo en ganancia.
Saludos María

Responder

Juan Carlos Sanchez Noviembre 22, 2013 a las 6:53 pm

Lo importante no es lo que sucede sino lo que haces con lo que te sucede, es cuestión de actitud, si estas verdaderamente enfocado en tus metas ya estas viendo los obstáculos como una oportunidad de aprendizaje, el éxito se paga por anticipado y las cuotas que pagas con experiencia y determinación te van a mantener en el camino de los triunfadores.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:25 pm

Así es Juan Carlos. No es fácil pero ese es el camino.

Responder

Luce Delarosa Noviembre 22, 2013 a las 6:45 pm

Este es un gran mensaje para reflexionar, para salir de la costumbre de llar fracasos a los resultados no esperados. En mi caso, este mensaje llega en unos de los momentos en que es importante tener este tipo de reflexiones, estoy cruzando el paso entre ser empleada a ser independiente.
Estoy muy agradecida con Eduardo Marti por su página en la cual nos permite ser cada día personas mejor preparadas para enfrentar las diferentes situaciones que se nos presentan.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:25 pm

Te deseo éxito en ese nuevo camino Luce. Gracias por tus palabras.

Responder

Irma Noviembre 22, 2013 a las 6:26 pm

Es verdad, siempre se aprende de los errores, algunos dolorosos por cierto.
Pero al final de la carrera, uno se detiene y reflexiona; y uno decide hacerlo de la misma forma o cambiar el método para mejorar.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:14 pm

Así es Irma. Saludos

Responder

Agustin Cervantes Noviembre 22, 2013 a las 6:07 pm

Excelente exposición, el fracaso no debe ser una opción en nuestro camino hacia el éxito, sin embargo es el fantasma que ensombrece los sueños de muchos con temor a intentarlo de nuevo, en lo personal no creo en el fracaso, porque es imposible que alguien con una conciencia de éxito, fracase. Solo necesitamos una actitud correcta para aceptar las oposiciones como una señal de que nuestros planes de vida necesitan revaluación.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:12 pm

Agradezco mucho tu aporte Agustín. Digno de ser leído. Saludos

Responder

Claudia Ochoa Noviembre 22, 2013 a las 6:05 pm

La mejor manera de ganar sin duda es arriesgarnos, solo que mucha gente prefiere ir con la ignorancia que enfrentar su realidad, aceptar sus errores e intentarlo de nuevo.

Hay que aprender a escuchar, pedir ayuda y trabajar sobre ello.

Muy buen articulo Eduardo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:10 pm

Hablas de los demás o hablas de ti? Tienes razón y claras ideas. Ahora a vivirlas. Saludos Claudia

Responder

Domingo Noviembre 22, 2013 a las 5:58 pm

Excelente artículo. Está muy relacionado al concepto que experiencia no es lo que la pasa a una persona, sino lo que hace con lo que le pasó. El éxito no consiste en adquirir muchos conocimientos, sino en lo que se hace con los conocimientos. Y todo esto está muy relacionado con la inteligencia emocional. Las creencias suelen ser limitantes del potencial, tema que conoces muy bien. Por eso, el entrenamiento debe procurar cambios de comportamientos, como el vendedor procura cambios de hábito en los clientes, que abandonen zonas de confort, que aborden lo desconocido, vencer la resistencia al cambio. Un cordial saludo.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:09 pm

De acuerdo contigo Domingo. Las ideas ya están claras y forman parte del saber… el asunto es vivirlas, degustarlas y que nos acompañen en el hacer diario.

Responder

ADELAIDA Noviembre 22, 2013 a las 5:54 pm

EXCELENTE REFLEXIÓN. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO, ASUMIR UNA ACTITUD QUE TE HAGA SALIR EXITOSO ANTE CUALQUIER SITUACIÓN, Y ADEMÁS ACUMULAR APRENDIZAJE, ES VERDADERAMENTE UNA GRAN OPORTUNIDAD DE CRECIMIENTO PERSONAL Y PROFESIONAL.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:07 pm

Así es Adelaida. Gracias por dejar tu comentario.

Responder

Amelia Briser Noviembre 22, 2013 a las 5:29 pm

Muchas felicidades por tu blog Eduardo me encanta, siempre tan atinado y con grandes enseñanzas… Estoy totalmente de acuerdo contigo y coincido en que si aceptamos que no somos perfectos es porque estamos abiertos a aprehender mas y crecer como persona

Responder

Eduardo Martí Noviembre 23, 2013 a las 8:05 pm

Muchas gracias Amelia. Me alegras

Responder

Gonzalo Choque Noviembre 22, 2013 a las 1:38 pm

Los mejores hombres son producto de sus propios errores, todos en esta vida cometemos errores, pero eso tiene que ser superado aprendiendo de ese error

Responder

Eduardo Martí Noviembre 22, 2013 a las 4:53 pm

Si aprendemos deja de ser un error. No te parece Gonzalo? Lo que sucede es lo que sucede. Error es una interpretación de lo que sucede y a veces es lo mejor. Un abrazo.

Responder

Sofía Noviembre 22, 2013 a las 12:47 pm

Es la verdad y la he sentido a veces…Eduardo…Perder no es fracasar…, depende de uno mismo el aprender de las equivocaciones y/o errores en nuestras vivencias…No todo en la vida es “ganar” y siempre uno debe rodearse de buenas “vibras”, personas que no se quejan de la vida, personas que tienen mente positiva…y uno debe “cultivar” los buenos amigos, estas personas que te pueden decir tus errores sin lastimarte y en quien puedes confiar plenamente de ellas….,Muy atractivo e interesante tu blog Eduardo.
Sofía Oviedo

Responder

Eduardo Martí Noviembre 22, 2013 a las 4:50 pm

Hola Sofía. La verdad es que no creo en los fracasos. Son sencillamente resultados no esperados y que pueden tener grandes riquezas.
También coincido con lo de tener amigos no complacientes y que te confronten amorosamente. Eso es importante.
Saludos y gracias por escribir.

Responder

Reynaldo Nuñez Panta Noviembre 22, 2013 a las 10:09 am

Hoy leyendo he aprendido algo muy importante,como se dice “no bajar la guardia”,hay que reflexionar y en verdad es nuestra actitud la que nos habrira la puerta para encontrar muchas experiencias de muchas personas en las que debemos observar la transformacion de ser habiles en el mundo de los negocios por muy simples que sean nos enseñaran a vivir plenamente.
saludos.

Responder

Eduardo Martí Noviembre 22, 2013 a las 4:47 pm

Es así Reynaldo. Por esos lados van los tiros. Siempre reflexionar sobre la acción y pedir opinión de otros calificados.
Saludos y gracias por escribir.

Responder

Leave a Comment

Follow Me

Previous post:

Next post: