Soy un vago, flojo y perezoso

por Eduardo Martí


 

Acabo de disfrutar un montón la cara que puso mi cliente cuando le comenté que mi tercer libro se titularía “Soy un VAGO altamente PRODUCTIVO” y que estaba trabajando intensamente en él.

Le dije, como seguramente algunos de ustedes ya me han escuchado decir, que yo soy un militante de la flojera, y que desde hace tiempo me identifico con los perezosos. A él no le gustó el título del libro ni lo que parecía encerrar. Y lo entiendo.

Él quiere que su gente trabaje mucho y se afanen en sus tareas. Le inquietan esos flojos que no quieren hacer nada y que tiene que estar persiguiéndolos para que trabajen.

Yo me detuve a explicarle mi idea. Estaba de acuerdo con él en que existen haraganes que buscan “echar el carro” y no hacer nada. Esos son vagos… pero parece que él no escuchó lo de “altamente PRODUCTIVO”. Allí empezó a prestarme atención.

Le conté que desde muchos años atrás me he declarado Vago, Flojo, Perezoso y esto gracias a una cita que leí de un tal Heinlein que decía “El progreso lo llevan a cabo los perezosos que buscan formas más fáciles de hacer las cosas”.

Y aunque puede sonar un poco jocoso el asunto, realmente es muy serio. A mi me encanta trabajar pero no pasar trabajo. Tengo muchas cosas que quiero lograr y el tiempo que dispongo es único y hasta limitado. ¡No tengo tiempo que perder!

Me inquieta muchísimo ver gente trabajadora y dedicada, para nada negligente, gente comprometida, ocupada y hasta estresada de tanto trabajar. Gente afanada que inspira admiración por laboriosa. “Gente dedicada a hacer, pero no a lograr”.

Por allá en los principios de los 90, le escuché a un ejecutivo petrolero que si querías tener amigos debías preguntarle cuanto ha trabajado, pero si querías ganártelos como enemigo, debías preguntarle cuanto ha logrado.

Y es que nuestra cultura premia el trabajo, el esfuerzo, el sudor y si viene con lágrimas y sangre, mejor, no necesariamente el logro. Si te fijas bien, pasamos muchos días trabajando intensamente, con esfuerzo, con dificultad para tomar un descanso, y luego, al final de la jornada tienes esa desagradable sensación de no haber logrado gran cosa.

Soy un vago altamente productivo y eso me lo confirmó una de mis suegras (tengo dos, no una, DOS) cuando me criticó fuertemente al decirme que mi dinero no valía tanto como el de sus otros hijos que si trabajaban muchísimo, madrugaban, sudaban, se agotaban… se estresaban. Ese dinero si era bien sudado y ellos merecían su respeto, admiración, sus consentimientos y caricias. Ellos sí trabajaban mucho.

Insisto, ella me confirmó que lo estoy haciendo bien. Soy un vago altamente productivo porque he decidido no pasar trabajo ni sufrir para conseguir los resultados (y dinero) que deseo y necesito. Ella me confirmó que el principio que me rige es: “Mínimo esfuerzo para máximo resultado”. Por eso trato conscientemente de hacer lo que hay que hacer. Lo que realmente me agrega valor y me lleva a los resultados que deseo obtener. No me interesa el hacer por hacer. Hacer para parecer ocupado.

Arthur Schopenhauer decía que “Los hombres superficiales tratan de llenar su tiempo; los sensatos lo utilizan”. Si te fijas, hay una sutíl diferencia que puede ser imperceptible para muchos. Llenar tu tiempo, no necesariamente implica que lo estás utilizando para lo que deseas alcanzar. Estar ocupado no significa ser productivo.

Conozco mucha gente haciendo muy bien algo, que no deben estar haciendo. Eso no es inteligente… aunque sea muy competente para esa tarea. Insisto, prefiero hacer mal lo que si tengo que hacer, que hacer bien lo que no tengo que hacer.

Quiero que te quedes pensando en estas ideas.

Quiero que resuenes conmigo.

Quiero que me apoyes con tus comentarios a enriquecer mi nuevo libro.

Voy a seguir escribiendo sobre este tema, así que prepárate.

Te pregunto: ¿Qué hace falta para ser productivo?

¿Cómo te suena esa combinación entre Vago y Productivo?

¿Qué es lo primero que tengo que hacer antes de iniciar una tarea?

 Te pregunto: ¿Eres un tonto o eres inteligente? “Las personas inteligentes son capaces de simplificar lo complejo; los tontos, en cambio suelen complicar lo sencillo” -Gerard Grumet

Déjame tu comentario para alimentar el debate.

Sabes que los contesto todos.

Publicado el 27 enero 2013 en la categoría Eduardo Martí, Efectividad, Éxito, Gerencia, Tiempo, Visión
Compártelo con otros o guardalo | 255 comentarios

{ 255 comentarios… leer a continuación o añadir uno }

Maria Jose septiembre 3, 2014 a las 4:07 pm

Realmente me siento identificada con este tema de “Vago Productivo” en momento nos esforzamos por lograr buenos comentarios de los demas hacia tu persona por que quizas has sido el que mas has sudado, el que se acuesta mas cansado y se para mas temprano, por ser el que come en des-hora,por ser el que tiene menos contacto con su familia en el día y así fui al principio en mi trabajo actual y ahora es todo lo contrario( jajajaja) y me parece gracioso por que sucede lo ahora solo recibo criticas de algunas persona, pero ahora quiero enfocarme en lograr pequeños metas que me hagan sentir mas grande cada dia, esto me genera menos estres, mas tiempo y muchas ganas de hacerlo lo que realmente me gusta a mi y no a los demas. Excelente tema Eduardo FELICIDADES!!!

Responder

neoo junio 19, 2014 a las 9:25 pm

En si, el vago productivo, por lo general huye del aprendizaje tradicional y se avoca a lo que mas le gusta, ésto es lo que le proporciona un talento sobrenatural en muchos campos. Solo con el hecho de saber leer tenemos la apertura a todo un mundo de información y solo esto nos basta para ser inteligentes. Pero el estudio no hay que desmerecerlo, por que es bueno y te lleva a conocer a fondo sobre un campo determinado y además es tiene el tupé de ser bien visto solo por esforzarse -.-”. Cuando tenemos tiempo libre, podemos aprender de experiencias diferentes ya sea con entretenimiento, competencia y lectura, etc en fin escribí mucho por que no me costó nada.

Responder

neoo junio 19, 2014 a las 9:15 pm

ser vago e inteligente es lo mejor que nos pueda pasar :d

Responder

Alicia junio 3, 2014 a las 2:46 pm

Pues yo si me considero inteligente, pero muy muy floja…..y me pesa porque aun no he llegado a ese momento en el que me da igual lo que me digan y puedes “callar bocas” porque ganas lo mismo que tu cuñado con menos esfuerzo….
Dejé un trabajo que odiaba aunque estaban más que contentos conmigo, por supuesto estaban contentos porque trabajaba como la que más, creyendo que así encontraría satisfacción…y ya sabemos que no….
Hay cosas que me motivan y pienso mucho, demasiado, a veces puedo pasarme el día entero pensando en las cosas que voy a hacer y en como hacerlas…y luego….nada! Me siento poco apoyada por familia y pareja eso sí…pero me encantaría que todo eso me diera igual y la realidad es que nunca es así…me enfrasco en proyectos personales que acabo abandonando porque necesito trabajos estúpidos para tener dinero para luego volver a ellos otra vez con ilusión…y así el pez que se muerde la cola

Responder

Eduardo Martí junio 5, 2014 a las 3:33 pm

Tenerlo claro es un gran avance Alicia.
Que vas a hacer ahora?
Éxitos en ese andar

Responder

andrs noviembre 27, 2013 a las 2:17 pm

Me imagino, que estos conceptos que de alguna manera están relacionado con la eficiencia, con la inteligencia emocional y demás temas que envuelven a una persona realmente creativa, es lo que se necesita hoy en día mas que nunca, uno ve las historias de millonarios jóvenes como Mark Zuckerberg, y se nota que ellos crearon con creatividad e ingenio algo que quizá alguien ya se lo había imaginado pero ellos lo lograron. Fue cuestión de vaguería, lo que desmotivo a los que pensaron que era posible pero, sin embargo no intentaron lograrlo? O simplemente fueron realistas y decidieron no tomar un camino en el que sabían que no tenían la mínima oportunidad. Me imagino que cada caso es único pero a veces estas dudas me vienen a la cabeza, pues yo también soy joven (tengo la edad de Zuckerberg cuando el se hizo millonario, pero existen muchas cosas que desmotivan en mi edad y me gustaría poder tener esa capacidad para lograr realizar las cosas que importan y no “hacer por hacer” como la gran mayoría hemos estado acostumbrados. También me identifico como un vago que le gustan hacer las cosas, pero a veces me tomo mi tiempo…
Excelente blog!!! ;)
Gracias y saludos.

Responder

Eduardo Martí noviembre 30, 2013 a las 9:55 am

Ser vado no significa no hacer nada. Es no hacer lo que no nos toca hacer. Es hacer y hacer mucho lo que si tenemos que hacer. Es trabajar pero no pasar trabajo.
No te yo dudas Andrés que si clarificas lo que de verdad te va a hacer exitoso y te Focalización en ello, tendrás buenos resultados.
Saludos.

Responder

José Lorenzo Moreno López septiembre 3, 2013 a las 5:02 am

Me identifico mucho contigo Eduardo en este post. De hecho, yo en uno de los mios hablo sobre algo similar, el cual he titulado, “Estar Ocupado vs Ser Efectivo”.
Un saludo.

Responder

Eduardo Martí septiembre 3, 2013 a las 2:09 pm

Es la misma onda. Que bueno… Saludos

Responder

Anabel Domínguez julio 30, 2013 a las 10:51 pm

Para ser productiva necesito apartarme de lo que trae inestabilidad emocional a mi vida es decir mi pareja, cambiar de ambiente laboral y domicilio como contar con una casa en Constitución en el D.F. trabajar en la UAM de Iztapalapa en el centro de idiomas o bien la UAEM mas cercana a esta localidad y cursar la maestria en educacion por parte de UAM o tomar cursos dentro del Consejo Britanico o bien en el Instituto EF y tabajar por supuesto en una guarderia del IMSS.

Por otro lado no podria decir que existen vagos ni trato de justificarlo es decir hayalgo que interfiere.
Sin embargo hoy tengo mas capacidad para ser productiva por la experiencia, porque puedo ester dedicada a mi trabajo y preparación
cuyo sacrificio podre realizar en un tiempo que se pasara como agua.

Responder

Eduardo Martí agosto 4, 2013 a las 11:19 am

Lo importante Anabel es que sepas que lo que estás haciendo te acerque a la vida que quieres llevar.

Responder

Nitbelle Aizprua julio 17, 2013 a las 7:59 am

Hola Eduardo, de ahora en adelante me sentire bien al ser una vaga productiva.

Responder

Eduardo Martí julio 25, 2013 a las 8:34 am

A disfrutarlo y disfrutar los logros!!!

Responder

Kelly junio 10, 2013 a las 8:05 am

En sintonía contigo, siempre he sido militante de Simplificar las actividades, así como de el uso del tiempo laboral… Cómo se le hace para obtener el libro??.
ya me siento acompañada en esto de ser vaga productiva!!!
Saludos

Responder

Eduardo Martí junio 12, 2013 a las 6:47 am

jajaja Kelly… no estás sola. Un gran abrazo

Responder

George junio 4, 2013 a las 12:51 am

Hola Eduardo, mi experiencia dice que cuando vemos a una persona que se retira en la hora de trabajo (a su hora de salida), es “floja” y aquella que se queda “trabajando” 2, 3 o más horas, pobrecita tiene mucho trabajo y ese si es un “buen trabajador”, es decir tendemos a enjuiciar, a las personas “por lo que hacen” (MÁS HORAS DE TRABAJO = MEJOR TRABAJADOR) y no por lo que LOGRAN. Acá yo veo un desconocimiento de la EFICIENCIA y RECONOCIMIENTO DEL TALENTO DEL OTRO…LOGRAR MÁS CON MENOS, ESO ES GENIAL !!!
Saludos
George
Te escribí para obtener tu amterial, agradeceré tu respuesta.
Un abrazo

Responder

Eduardo Martí junio 6, 2013 a las 7:31 am

Muy cierto lo que comentas George. Estamos en sintonía. Ya contesté sobre tu petición del material. Saludos

Responder

Javier abril 26, 2013 a las 10:09 am

Hola, hoy estoy en unos de esos dias en los que mi esposa me dice que me ha pegado la luna. Llegue hasta este articulo, porque coloque en google: “Siento que soy un vago”, ahora me siento un poco mejor. Gracias. :) Es interesante el termino Vago-Productivo, realmente siempre he trabajado, aunque en algunas ocasiones como ahora, me paro y reflexiono y pienso que pierdo el tiempo, ya que hay una rutina que cumplir, hay unas horas que cumplir, etc., muy bien, siempre igual, pero como seres humanos, necesitamos avanzar, progresar, usar el tiempo que se nos da, no para malgastarlo, no para perderlo, sino al contrario, para ir adelante, usar las herramientas que tenemos, los dones que nos han fiado, para prender ese motor que esta en reposo en nosotros y que quiere activarse… Quizas somos muy productivos, somos muy trabajadores y debido a eso nuestro cuerpo y mente se cansan, esta muy bien, pero tambien quizas, somos vagos, porque ese motor que esta en ti y en mi y que nos pide a gritos hacer algo que pase de lo ordinario a lo extraordinario, quiere prenderse… y no lo hemos dejado. Como dice el amigo, seguimos empeñados en hacer cosas pero no en lograr cosas. Pues quiero ser un VAGO PRODUCTIVO, aunque nuestro cuerpo se canse menos y por eso nos digan Vagos, estamos segurisimos que estamos siendo Productivos… Suerte. “y no me paren a esta perolata.”

Responder

Eduardo Martí mayo 12, 2013 a las 11:45 am

Que bueno que aterrizaste por aquí Javier y dejaste tu comentario. Ante tanta diversidad de opiniones es difícil saber la correcta. Las escucho, pero al final elijo la mia, que no es sino una mas. Al final, la mejor idea es la que me calza. Un abrazote

Responder

Mariela abril 9, 2013 a las 9:19 pm

Mi suegro le decía a mi esposo: “Quieres hacer algo fácil, dáselo a un flojo y él sabrá cómo lograrlo”… Creo que en el afán de ser eficientes nos vamos con la finta de lo que hacen los demás y nos medimos con sus reglas y no con las nuestras, hemos dejado de ser nosotros mismos, la competencia en todos los niveles y espacios nos ha mareado de tal forma que el vacío es tan grande junto con el miedo a perder lo que creemos tener, que nos llenamos de justificantes en las actividades y dejamos de lado el ser, el estar en armonía y el producir inteligentemente… Gracias por este y muchos artículos que, aunque me hacen sobar la frente por las pedradas, me hacen reflexionar. Un abrazo

Responder

Eduardo Martí abril 13, 2013 a las 8:44 pm

Fantástico lo que escribes Mariela. Ojalá que esta idea germine en ti consistentemente. Un abrazo

Responder

Manuel Cáceres abril 9, 2013 a las 10:09 am

Este tema de ser un vago altamente productivo, me lleva a recordar un caso que me paso años atrás era gerente de una agencia bancaria y tenía analistas de créditos y una de ellas siempre se retiraba a las 6:30 pm hora de salida, pero me molestaba por que era la única que se retiraba a esa hora mientras que sus demás compañeros y mi persona nos quedábamos hora o dos horas más para seguir avanzando, y siempre me decía: jefe ya cumplí con mi trabajo, hoy crecí tanto en colocaciones tengo la cartera atrasada controlada, y estoy en tal % de mi meta que lo cumpliré sin problemas al cierre del mes, y siempre se repetía la escena. Un día me puse a pensar que hace ella que no hacemos los demás, por que ella puede hacer su trabajo en menor tiempo, sin matarse tanto en el trabajo y además obtiene los mejores resultados, y me concepto del trabajo cambio a 180° para mi se convirtió en un buen ejemplo de como deberíamos hacer nuestro trabajo, y se compartió con todos los colaboradores de la agencia.
Y tu idea de esta columna cae perfectamente en este ejemplo, al menos para mí. Yo diría más que vago son artistas del trabajo, siempre salen con algo nuevo, maneras originales de hacer las cosas, el artista en sus momentos de inspiración pareciese que no están haciendo nada, están ociosos y de repente crean una obra que trasciende y todos admiramos y reconocemos la calidad de su obra. En las organizaciones tenemos muchos de estas personas que parecen que hacen el mínimo esfuerzo y con altos resultados, pero se inspiran o crean procesos simplificados que les dan la oportunidad de tener mayor tiempo para seguir creando procesos fáciles de llegar a los objetivos.
Saludos
Manuel Cáceres

Responder

Eduardo Martí abril 13, 2013 a las 8:54 pm

Que bueno lo que relatas y la reflexión que haces Manuel. Gracias por compartirla. Esa es la médula del planteamiento. UN abrazo

Responder

Nora marzo 27, 2013 a las 5:26 pm

Eduardo, no sabés como tus reflexiones enriquecen mi vida, algunas las uso en mis capacitaciones. Este lunes pasado hablé a un grupo universitario de tres cosas que me regalaste: dejar se ser buena gente, ser más estúpida y que Dios me bendiga. Pero hoy me gustó lo de VAGO PRODUCTIVO, ojalá que muchas más personas entiendan el concepto, mientras tanto espero recibir esos regalos tuyos que me ayudan a lograr lo que quiero ser.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:20 pm

Que uses mis escritos y alimentes a otras personas es algo que me honra. Gracias Nora

Responder

Carito marzo 25, 2013 a las 9:07 am

La idea esta perfectamente captada sin embargo al igual que tu cliente el nombre me hizo click en el cerebro, porque estoy totalmente de acuerdo el escribir, ayudar, apoyar y guiar a las personas a ser mas acertivas a la hora de planificar su trabajo y priorizar las tareas en aquello que te llevara al logro de tus metas sin embargo eso no tiene nada que ver con ser vago.

Por otro lado desde el punto de vista PNL esa frase pareciera reafirma que lo los logros no merecen esfuerzo sino viveza y o se será porque en mi país (Venezuela) estoy tan rodeada que la viveza de irse por la ruta fácil, por vagos resulta que ahora es lo correcto.

Ser asertivo, planificado y evaluar la ruta menos critica para alcanzar los objetivos y tener logros, no implica vagancia, y la vagancia hace que por lograr las cosas por la vía fácil lleguemos a hacer cosas indebidas. No se es mi percepción, es muy importante no olvidar la etimología de las palabras y pensar solo captar la atención. Mi humilde opinión.

Carito

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:24 pm

No tienes idea de lo que valoro tu aporte y la visión etimológica y cultural de la palabra Vago. Lo tendré en cuenta. Cariños Carito

Responder

Amanda marzo 24, 2013 a las 9:23 pm

Ser vago es lo contrario a ser productivo, pero me parece interesante la combinacion de ambos, al menos asi evitamos el stres y por ende las infinidades enfermedades que esto genera por hacer mucho y no lograr resultados concretos. Eduardo te seguire por esta via porque me interesa seguri aprendiendo y desaprendiendo QUIERO SER UN VAGO PRODUCTIVO.
Saludos

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:28 pm

jajaja Gracias Amanda. Seguiremos en contacto. Cariños

Responder

Gabriel Manrique marzo 24, 2013 a las 5:56 pm

Me pareció súper interesante este artículo, y es pienso que la holgazanería viene de un gran inconsciente, es una especie de desconexión con lo que es ser adulto, mientras que el vago que produce, quizás sea vago en lo que llamamos esfuerzo físico, pero muy aplicado en el esfuerzo mental, ya que constantemente le está dando la vuelta a las diversas situaciones para conseguir la manera más eficiente de afrontarlas, es lo que llaman la técnica del “Apalancamiento”, producir más con el menor esfuerzo, seria genial aunque seguro controversial un libro con ese título….. Yo lo leería sin dudarlo.

Un gran abrazo.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:31 pm

Esa es la idea central Gabriel. No me refiero a la holgazanería sino a la economía de esfuerzo inteligente.

Responder

Luis Molina marzo 22, 2013 a las 7:39 pm

Hola , me defino Vago, holgazán, pero mi trabajo es altamente productivo, decidí como tu no estresarme, y malgastar mi tiempo, pienso de mas antes de comenzar cualquier trabajo o proyecto, pregunto mucho y así sacio mi necesidad de información a cerca del tema que voy a desarrollar, pero hay otra cara, aunque sé cuales son los resultados o mis logros en los proyectos una parte de mi dice que debo sudar mas para sentirme satisfecho!!!! si te sirve de algo habemos algunos vagos trabajando, saludos

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:35 pm

Que bueno que somos unos cuantos. Aquí hay gente que ha dejado su comentario y ratifican que ese es su principio de vida. No estamos solos. jajaja Saludos Luis

Responder

cesar marzo 22, 2013 a las 6:32 am

buen dia eduardo la verdad que tenes toda la razon yo antes tratava de correr todo el dia atras de lo urguente y dejaba atras lo importante hoy por suerte me he organizado mejor y puedo ver como el tiempo me rinde mas y puedo disfrutar de mi trabajo que antes no lo asia.
saludos desde uruguay.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:37 pm

Sigue adelante César… cada día es una oportunidad para ser mejores y mas satisfechos.

Responder

Maria Alejandra de la Rosa marzo 21, 2013 a las 6:09 pm

Eduardo no habia encontrado en ninguna literatura una mejor manera de describirlo y que bueno encontrar a alguien que piense igual que yo. Particularmente para mi, la clave de éxito es la planificación y estructuración de las prioridades del negocio… no irme a minudencias que pueden ser delegadas y que no traerán un impacto significativo. Soy orientada a resultados y pienso que aquellas personas que no manejan bien su tiempo puedan ser lo suficientemente productivas y son aquellas que pasan TODA su vida sentadas en el escritorio con pocos resultados pero llenas de trabajo.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 1:39 pm

Ya somos varios María Alejandra… que bueno que estás en línea con el escrito. Un abrazo

Responder

Sofía marzo 21, 2013 a las 10:44 am

Me gusta mucho lo que escribes, siempre aprendo algo de tus lecturas y reflexiones.
Escribe sobre el tema de “No dejarse avasallar por nadie por más jefe o autoridad que sea y que tengas que estar a sus órdenes” y sobre cómo tratar a las personas mandonas que creen siempre tener la razón y no saben escuchar”
Quizá tengas lecturas al respecto, si es así, me indicas
Gracias Eduardo Marti

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 3:05 pm

En cuanta Sofía. Un abrazo

Responder

melissa marzo 21, 2013 a las 10:32 am

Siempre me quejaba de que mi novio era algo flojo hacia poco y lograba mucho y creo que alli es donde él tiene mas claro el panorama.. mientras yo peleaba con las cantidades de trabajo y los horarios ajustados y lograba siempre menos … hoy confirmo que tengo que cambiar y salir de los esquemas tradicionales… el mundo esta cambiando y yo debo moverme a su ritmo tambien. Entiendo que lo que tenia con mi novio era pura envidia jajajaja Me encanta su blog!!!

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 3:06 pm

jajajaja que bueno lo que nos muestras y tu descubres. No se si él tenga la razón pero lo importante es lo que tu termines de adoptar. Adelante Melissa

Responder

Lizbeth marzo 18, 2013 a las 5:03 pm

Hola! lo vi en el programa de Fraga y me gustó mucho su apreciación sobre la gerencia emocional… en cuanto a este tema le comento: yo soy profesional de libre ejercicio en el área de ingenieria ambiental, me encantan los temas de autoayuda también, la música entre otros.

Siempre recibo constantes criticas de la gente porque no me ven en una oficina o todo el tiempo ocupada. Debo admitir que la cosa se ha puesto un poco dura en cuanto a proyectos en los cuales trabajar pero cuando estoy en reposo empleo mi tiempo para meditar, leer libros que me interesan en cuanto a superación personal, aprender temas nuevos, salir y relacionarme.

A veces me molesta que la gente tenga una imagen mia de “vaga” porque hay un cliché terrible de que tener trabajo fijo con todos los beneficios es la gloria. Para mi hacerlo durante años terminó siendo un infierno y me siento bien ahora…. no le niego que a veces me preocupa que el dinero no me fluya regularmente pero he aprendido a administrarme y conocer mas de mi dia a dia. Estoy en ese proceso.

Saludos!

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 3:09 pm

MI estimada Lizbeth, si tratas de vivir la vida que los otros quieren que vivas no tendrás a nadie satisfecho. Me importa mucho lo que piensan los otros y lo tomo en cuenta, reflexiono y tomo lo que me sirve. Eso es distinto a buscar complacerlos. Un abrazo

Responder

Grecia Arreaza marzo 18, 2013 a las 12:32 pm

Un caluroso saludo. Interesante planteamiento. Sin embargo, considero con detenimiento el uso del verbo y los procesos que generan, según lo que se trae gravado por aprendizaje y por herencia (palabras “vago, flojo, perezoso”). Es decir, ciertamente hay que romper con esos de ““Gente dedicada a hacer, pero no a lograr”. Por cuanto en eso se pasa el tiempo (la vida misma) y al final de la jornada (independiente o dependiente empresarial) del día o al termino o cierre, solo queda un desatino interno. El cual se suele disfrazar o se genera un engaño sutil haciéndonos creer que hemos cumplido en algo para alguien (hijo, por ejemplo), dejando un sabor de que falta algo. Un algo que no es otra cosa que el minimizado amor por uno mismo, que al pasar el tiempo, termina generando conformismo y menos visión de otras opciones, indistintamente del nivel de preparación que se tenga. Sinceramente, pienso que es necesario generar un suiche (suich), cuyo efecto no tenga que ver con procesos de dolor, pero sí de utilidad combinable que genere atención y estímulo al despertar a los procesos de la satisfacción al logro, rompiendo las barreras del temor. En mis actuales momentos estoy internalizando, comprendiendo desde el sentir, que lo que soy es mi propia creación. Y tiene que ver con los procesos de estar alerta en los pensamiento y la importancia en tratar de mantenerlos positivos, generando la mayor cantidad de verbo también positivo. En este particular, he comprendido que he sido parte de ese gran grupo humano dedicado a hacer, con cumplimiento de metas desde el cansancio y no del entusiasmo personal, bañada del sutil engaño del deber ser. Soy profesional y he decidido comenzar de nuevo en cualquier otro sendero que logre precisar, lo cual aún no sé, pero no tiene que ver con nada de lo ya experimentado (vivido). Espero poder compartir otra de tus lecturas, buena energía y mucha iluminación para tu libro. un abrazo. Grecia.

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 2:55 pm

Voy a tomar muy en serio tu aporte en mis reflexiones. Gracias Grecia

Responder

Diego marzo 12, 2013 a las 8:03 am

Buenas Eduardo, el titulo sin dudas lo mejor, el enfoque muy bueno.
Me considero un vago altamente productivo, un día conoci la regla de Pareto y me acompaña diariamente.

Un gran saludo, y felicidades!

Responder

Eduardo Martí marzo 28, 2013 a las 2:59 pm

Pareto hizo un gran aporte. Yo también lo uso. Saludos Diego

Responder

Déjanos tus comentarios

Marca para recibir por e-mail respuesta y otros comentarios

Publicación anterior:

Siguiente publicación: