Me han pasado tantas cosas últimamente que me han obligado a detenerme y reflexionar.

Te lo voy a contar en el orden en que fueron apareciendo los sucesos.

A finales de octubre pasado me lesioné el tobillo izquierdo mientras hacía una caminata de montaña. Llevaba varios días subiendo cerro para entrenar junto a un querido grupo de amigos. Por estar algo resbaloso el camino empinado de descenso gracias a una reciente lluvia, perdí el paso y me resbalé, cayendo mi pesado cuerpo sobre el pie. El resultado: un esguince muscular que llevó a una inflamación importante. Los médicos me dieron reposo absoluto.

No lo cumplí al detalle. El día siguiente comenzaba un Programa intensivo de Liderazgo e Influencia y no podía suspenderlo. Venían personas de todo el país a recibir el entrenamiento conmigo, afortunadamente estaba bien acompañado por mi equipo de trabajo y tanto Elizabeth como Marilyn sacaron todo su talento para permitir que yo reposara un poco.

Pero mi impaciencia deseosa de controlar que todo saliera bien, me llevaba a estar metido en todo. Mi pie se estaba quejando y yo no lo escuchaba. Continúa leyendo »


En estos tiempos de Año Nuevo quiero invitarte a formular más Propósitos y menos Deseos.

Es curioso pero todos los años nos exponemos a cerrar y abrir frustraciones. Hoy me sigo encontrando gente que va a estar decepcionada nuevamente al final del año 2017. Deja que me explique:

Una de las cosas que más me encanta de la Navidad y el Año Nuevo tiene que ver con la Natividad, Nacimiento, Renovación, Renacimiento… en fin, es un momento simbólico de cierre y apertura. Todo el mundo anda en algo de desear Paz y Felicidad para los demás. Todo el mundo quiere prosperidad, viajes y salud, y todo eso está muy bien, sin embargo, no es suficiente.

Desde hace tiempo vengo insistiendo en lo inocuo que puede ser desear Paz y Felicidad. Eso no sirve de casi nada. Aunque puede encerrar un sincero espíritu, y con mi respeto para quienes tienen un verdadero sentido trascendente, es escaso lo que encierra de práctico y útil. Continúa leyendo »


NY

Él se llama Wilson. Hoy día posee una cadena de supermercados en New York. Su historia es fascinante y por eso quiero contártela.

Salió de su país Ecuador siendo un joven de 16 años con muy pocos estudios. Tuvo que recorrer toda Colombia, Centroamérica y México para entrar ilegalmente a los Estados Unidos. Describir su odisea de la mano de los “coyotes” tomaría muchas páginas por los detalles de sus aventuras y penurias que me estremecieron mientras las relataba. Solo pasar por eso ya merecía toda mi admiración.

Yo no podía creerlo, me estaba tomando un whisky Etiqueta Azul con ese personaje. Apenas logró atravesar el Río Negro y entrar a los Estados Unidos fue atrapado por la policía de inmigración y llevado preso a un retén de menores donde pasó 45 días. ¿Te imaginas a un muchacho pasando por eso? ¡Que experiencia! Continúa leyendo »


-El Eslabón Perdido-

Así introdujo el tema Carlos Fraga para referirse a la importancia del programa La Vida Es Hoy que se trasmite todas las mañanas en la cadena televisiva Televen de alcance nacional en Venezuela.

Te recomiendo ampliamente ver el video (haz click aquí para verlo) . Allí hay una serie de mensajes poderosos que me he atrevido a transcribir aquí para ti. Espero que te sea de utilidad. En mi vida personal ha sido de mucha ganancia y en mis programas de Liderazgo de Alto Nivel se practica.

Son 12 ideas. Las expongo así para que puedas manejarlas una a una. Pero insisto, no tendrán sentido para ti si no ves el video detenidamente.

Idea UNA de DOCE. Diferenciar muy bien Sinceridad de Franqueza. La sinceridad es el compromiso que asumo contigo de que todo lo que salga de mi es verdad conservando mi derecho de no decirlo todo. La Franqueza es un espacio reservado solo para muy pocas personas donde me comprometo a no ocultar nada. Lo digo todo y todo lo que digo es verdad. Continúa leyendo »


Es en serio, llevo más de quince años enseñando a mi gato a ladrar. Con decisión y mucha perseverancia sigo empeñado en mi propósito. Yo sé que eso lo mejor para mi gato y no me desanimaré fácilmente. Tengo la completa seguridad de que mi felino, cuando por fin aprenda a ladrar, será una completa maravilla. Cuando lo logre, yo seré feliz, como debe ser.

Yo merezco ser feliz y soy un ganador que emprende sus batallas con la certeza de ganarlas ya que desde pequeño aprendí que no puedo rendirme ni renunciar. Eso es de cobardes y fracasados.

Mi gato ladrará puedes tenerlo por seguro.

Continúa leyendo »